BARCELONA // CONFIRMADA LA SENTENCIA A FAVOR DE CAN VIES
“El centro social Can Vies ya es del barrio de Sants”

El pasado 1 de febrero era la
fecha en que se fallaba la
sentencia contra Can Vies.
Una okupación con más de
diez años de historia en el
popular barrio de Sants. La
sorpresa fue mayúscula.

, Redacción
07/02/08 · 0:00
Edición impresa

La jueza María Teresa Reig Puigbertran
ha desestimado la demanda
interpuesta por Transports Metropolitans
de Barcelona (TMB) en
la que reclamaba el desahucio de
Can Vies. Una solicitud de uso del
local que okupa Can Vies por parte
de CNT, fechada el 10 de julio de
1984, es el documento que ha paralizado
el proceso. Para Oriol Solé,
que habla en nombre del centro
social, “la verdad es que no lo esperábamos”,
afirma el día siguiente
de la celebración, “éramos optimistas,
pero nunca te esperas que
pueda salir tan bien. Llevábamos
más de un año y medio preparando
el juicio, hemos trabajado mucho
en la defensa del espacio y al
final ha salido bien”.

En un documento, presentado
durante el juicio, se constataba que
la sección sindical de CNT (luego
CGT) en el Ferrocarril Metropolità,
empresa que explota el metro y que
depende de TMB, había solicitado
disponer de un local en la empresa
y que, mientras la dirección estudiaba
la petición, el sindicato podía
utilizar el local de la calle de Jocs
Florals. Para la jueza hay constancia,
ratificada también por un trabajador
de TMB, de un acuerdo para
que el sindicato anarcosindicalista
utilizara la finca, sin que en
todo el proceso el sindicato haya sido
demandado. A partir de 1997 se
constituyó allí el centro social autogestionado
Can Vies, que ha sido
espacio de encuentro de multitud
de iniciativas del barrio de Sants y
del área metropolitana barcelonés,
lo que le ha generado numerosos
apoyos. “Aquí yo siempre digo que
hemos sido políticamente muy promiscuos,
hemos trabajado con gentes
muy diferentes, excluyendo
sólo a los partidos parlamentarios,
y en esas alianzas logramos mucha
de nuestra fuerza. Es la apuesta política
de Can Vies, y ha merecido la
pena”, señala Solé.

Pasar a la ofensiva

En los últimos dos años el proceso
judicial contra el centro social había
logrado que las energías de la
asamblea que gestiona el espacio
se centraran en su defensa (ver
DIAGONAL 43), en acciones de
apoyo al proyecto, en hacer visible
el conflicto, en el que se habían implicado
muchas entidades del barrio,
“de hecho, esta sentencia es
sobre todo un descanso muy grande.
Logra que después de tanto
tiempo nos podamos relajar un poco
con el tema antirrepresivo, además
se nos unió el tema de los presos
del 4-F, o de las luchas contra el
AVE”. Y continúa Oriol, “ahora
TMB tiene que pensar muy bien
por dónde va a volver a entrar con
la cuestión del desalojo. Probablemente
recurran la sentencia, pero
no lo tienen fácil y la vía penal ya
la tienen cerrada. Creo que les va
a llevar tiempo, y a nosotros nos
permite seguir avanzando”.

La decisión de la jueza se conoció
el pasado viernes 1 de febrero,
y al no presentarse por escrito la
gente del centro social se la tomó
con cautela y prudencia. Poco a
poco se fue filtrando la noticia,
apareciendo en diversos medios
de comunicación y corriendo la
voz. “Luego convocamos un brindis,
y algunos en moto y con banderas
fueron anunciándolo por el
barrio, organizamos un pasacalles
espontáneo e hicimos una
fiesta de homenaje en el centro”,
dice Oriol, y concluye: “Can Vies
ya es del barrio, ahora vamos a
por los días”, en referencia a la
lucha que los trabajadores del
transporte metropolitano de
Barcelona están desarrollando
por los dos días de descanso.

Kan Kadena continúa

El pasado día 25 de
enero a primera hora
de la mañana estaba
prevista la ejecución
preventiva del desalojo
contra los habitantes
de Kan Kadena,
una masía okupada
hace ahora diez años
(a pesar de que el
recurso interpuesto
todavía se está tramitando
en la Audiencia
Provincial). El juez ha
aceptado el escrito de
oposición presentado
por los habitantes de
la casa y ha anulado
la ejecución de la
sentencia hasta que
la Audiencia Provincial
responda al recurso
de la misma. Kan
Kadena, situada en
Esplugues de Llobregat
(Barcelona), sirve
como vivienda y centro
social. Tiene un
espacio dedicado al
teatro, un huerto, y en
ella se han realizado
diversas actividades
públicas. El recurso
permite que el proyecto
continúe.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador