ENTREVISTA: ALEXANDRE CARRODEGUAS, COMITÉ CIUDADANO DE EMERGENCIA PARA LA RÍA DE FERROL
“El bipartito no puso coto a un modelo depredador”

La lucha contra la planta regasificadora que desde
2007 funciona en el interior de la ría de Ferrol se ha
convertido en un paradigma del desencanto ante los
poderes que embarga a la red Galiza Non Se Vende.

05/03/09 · 0:00
Edición impresa
JPG - 18.8 KB
REGASIFICADORA. Junto a viviendas./ Pedro Armestre/Greenpeace

Reganosa, la planta regasificadora
ubicada en el interior de la ría de
Ferrol, se enfrenta desde hace una
década a una intensa movilización
social pero conserva todo el apoyo
de la Xunta, que participa en su accionariado
con un 10% del capital.

La instalación, operativa desde
2007, tiene pendientes una docena
de procesos judiciales y acumula
dos sentencias en contra que anulan
los estudios ambientales iniciales.

Alexandre Carrodeguas, del
Comité Cidadán de Emerxencia para
a Ría de Ferrol, nos acerca a esta
realidad y a su lucha ciudadana.

DIAGONAL: ¿Cómo se explica
que la base social que en buena
medida apoyó un cambio en la
Xunta se constituyera a través
de Galiza Non Se Vende en una
voz crítica principal del nuevo
Gobierno?

ALEXANDRE CARRODEGUAS:
Todos pensábamos que una de las
principales tareas del Gobierno era
poner coto a un modelo depredador
del territorio, pero lejos de pararlo,
se continuó con ese modelo,
como se aprecia en los numerosos
conflictos que han surgido en los
últimos años.

D.: ¿La Xunta hizo oídos sordos a
las demandas de la sociedad civil?

A.C.: El bipartito, y en especial el
BNG, en el que había más esperanzas,
se ha homologado a un partido
tradicional. En lugar de mantener
la interlocución con los movimientos
sociales, su obsesión se convirtió
en actuar como correa de transmisión
de los poderes económicos.
En el caso de Ferrol, cuando gobernaba
el PP en la Xunta, tanto el
PSOE como el BNG estaban en contra
de que la planta se ubicara en el
interior de la ría, pero cuando llegaron
a la Xunta, la Consellería de
Industria, en manos del BNG, pasó
a considerar a Reganosa un proyecto
estratégico.

D.: ¿Qué peligros representa la
planta regasificadora?

A.C.: Este tipo de instalaciones
siempre presenta riesgo de accidentes.
Sin ir más lejos, estos días asistimos
al juicio por la planta química
que explotó en Toulouse en 2001,
causando 31 muertos y miles de heridos.
Ésta es una planta regasificadora,
no química, pero de acuerdo
con la legislación (Raminp), debe
existir una distancia de 2.000 metros
a la población y aquí Reganosa
está pegada a casas de Mugardos.
La planta está situada además al lado
de una industria química, Forestal
del Atlántico, lo que supone un
efecto dominó en potencia.

D.: Reganosa manifiesta, en cambio,
que no hay nada que temer.

A.C.: Siempre dicen eso, pero en
2007 su presidente, Félix Alonso,
admitió que la planta “estaría mejor
fuera de la ría”. Aparte de la ubicación
de la planta al lado de casas,
tenemos el peligro de la entrada de
grandes gaseros en una ría con una
bocana muy estrecha. Sólo pueden
entrar y salir en pleamar diurna,
cuando la legislación europea especifica
que los gaseros deben estar
en condiciones de abandonar por
sus propios medios las instalaciones
de la planta regasificadora en el
menor tiempo posible. No podemos
olvidar tampoco los efectos medioambientales
de la planta y su impacto
en el marisqueo.

Tags relacionados: Ferrol
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto