VALENCIA // REPASO A LAS LUCHAS VECINALES
Barrios contra la degradación urbanística

El pasado 13 de diciembre, el pleno del Parlamento
Europeo aprobó el llamado ‘Informe Fourtou’, que supone
un varapalo en toda regla a los responsables del
urbanismo valenciano al demandar una moratoria
que podría suponer la paralización de 150.000 nuevas
viviendas. El área metropolitana de Valencia es un
buen ejemplo del desbarajuste especulativo y de la
acumulación de proyectos improvisados, que han
sembrado de hormigón y asfalto la espléndida comarca
de l’Horta, y la han convertido en un auténtico desastre
urbanístico. Pero algunos barrios se organizan
y luchan por defender su identidad.

08/05/06 · 14:37
Edición impresa
JPG - 48.6 KB
MURALES EN GRUPO. Las calles del barrio del Carmen, en el centro de
Valencia, se llenaron de murales, música en directo y comidas populares
el día 17 de diciembre. Diversos colectivos sociales convocaron el ‘Pintem
Junts’ (Pintemos juntos) para reivindicar el uso de los espacios públicos
por parte de la ciudadanía y para defender la libertad de expresión en un
momento en que los grupos fascistas han incrementado sus amenazas
contra los movimientos sociales valencianos. A lo largo de la jornada más
de mil personas participaron en las actividades como grafiteras, músicas
de charanga, cocineras o paseantes. www.barriodelcarmen.net/pintem. / barriodelcarmen.net

El ‘Informe Fourtou’, elaborado por
el Parlamento Europeo, puede conducir
a una moratoria sobre posibles
megaproyectos urbanísticos en
la Comunidad Valenciana. Pero el
daño en muchos barrios de Valencia
ya está hecho.

NAZARET

El Plan Sur, acometido hace 40
años, y el posterior crecimiento
portuario ha dejado al barrio de
Nazaret absolutamente confinado
en medio de una tupida red de
infraestructuras. Ocupada su playa
por los muelles, limitado por el
puerto y las autovías, rodeado de
contenedores, destruida su huerta
próxima de la Punta, el barrio
padeció recientemente las consecuencias
de una nueva inundación.
A la degradación urbanística
hay que añadir el tráfico de drogas
y la prostitución de mujeres
africanas en las carreteras que
van hacia el puerto. Los vecinos
llevan lustros exigiendo equipamientos
para el barrio, pero parece
que nadie se acuerda de ellos.
En el pleno del Ayuntamiento de
Valencia del 24 de julio de 1998 el
Partido Popular, que goza de mayoría,
y en contra de las demás
fuerzas políticas, aprobó el anteproyecto
de prolongación de la avenida
Blasco Ibáñez hasta el mar. El
proyecto supone la destrucción de
1.651 viviendas, rompiendo la trama
urbana de un conjunto declarado
Bien de Interés Cultural (BIC), al
seccionar la población en dos mitades
totalmente aisladas. Desde hace
ocho años la Plataforma Salvem el
Cabanyal mantiene un fuerte pulso
con el Ayuntamiento para frenar la
destrucción del barrio. Batallas
legales, manifestaciones, actos festivos,
muestras de arte, huelgas de
hambre... por el momento han conseguido
parar los derribos y exigen
un Plan de Conservación y Rehabilitación
de la zona.

PATRAIX

Los vecinos de Patraix luchan para
que la subestación de transformación
eléctrica ST Patraix y el cable
que suministrará electricidad a
220.000 voltios sean trasladados lejos
de las zonas residenciales.
La huerta de Benimaclet ahora es
la Ronda Norte. Los suelos fértiles
que separaban la ciudad y que
conformaban un cinturón verde
ahora son un muro de ocho carriles
de asfalto. La Plataforma Salvem
l’Horta de Benimaclet tiene
su origen en el inicio de las obras
de este megaproyecto y su intención
es la de preservar las escasas
huertas, caminos y alquerías
que quedan.

EL CARME

Pancartas en los balcones que dicen
“queremos dormir” rivalizan
con otras donde se puede leer, “no
molesta la noche, molestan las
obras y los coches”. Diferentes organizaciones
y plataformas de
vecinos se posicionan de una u
otra manera sobre el ocio nocturno
y la especulación que padece el
casco histórico.

ALBORAIA

Vecinos y agricultores protestan
contra el plan del Gobierno municipal
del PP de edificar sobre buena
parte de la huerta del término.
El proyecto urbanístico prevé levantar
un hipermercado y un cine
sobre unos terrenos de 400.000
metros cuadrados dedicados al
cultivo, en los que viven cerca de
un centenar de familias.

RUSSAFA

El más multicultural de los barrios
de la ciudad apenas cuenta con colegios
ni zonas verdes. La Plataforma
per Russafa se moviliza con la finalidad
de exigir al Ayuntamiento que
cubra las necesidades educativas,
deportivas y culturales del barrio.

VELLUTERS

Las asociaciones de vecinos de El
Palleter i El Pilar reivindican un barrio
vivo y reclaman a la administración
que les permita participar de
las decisiones, principalmente urbanísticas,
que están trasformando el
barrio histórico de manera drástica.
Expropiaciones, especulación, solares,
ratas y tráfico de drogas son algunos
de los problemas que encaran.
Desde hace un año mantienen
un huerto urbano en un solar.

Tags relacionados: arte urbano
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto