EL PAPEL CONTINUO // LA TORNA, ATENEU INDEPENDENTISTA I POPULAR DE LA VILA DE GR_ÄCIA
“Aunque se complique,no hay que desistir ni desertar del viaje a Ítaca”

1. La Torna nació en 1996 en el barrio de Gràcia como punto
de encuentro intergeneracional entre un grupo de jóvenes que
salimos del instituto y la generación que vuelve de la resaca
olímpica y del ciclo de luchas de los ‘80 desde el independentismo
de izquierdas de base. En 2002, abrimos un nuevo local
en el casco antiguo, con el apoyo del movimiento cooperativista
catalán, con una sede polivalente de 300 m2 que autodefinimos
como “espacio público no estatal”. Hoy es un espacio de

27/04/06 · 14:09
Edición impresa

1. La Torna nació en 1996 en el barrio de Gràcia como punto
de encuentro intergeneracional entre un grupo de jóvenes que
salimos del instituto y la generación que vuelve de la resaca
olímpica y del ciclo de luchas de los ‘80 desde el independentismo
de izquierdas de base. En 2002, abrimos un nuevo local
en el casco antiguo, con el apoyo del movimiento cooperativista
catalán, con una sede polivalente de 300 m2 que autodefinimos
como “espacio público no estatal”. Hoy es un espacio de
confluencia y convivencia de los movimientos sociales alternativos,
de las luchas vecinales y del independentismo de base del
barrio, con 1.313 socios y un grupo estable de 25 militantes.

2. A corto plazo, en la Barcelona más fashion, clasista y demodé,
“ellos” nos siguen marcando la agenda: la militarización del
espacio público y la reconversión aplastante de los barrios
hacia el ocio y el negocio, el recurso legal contra las ordenanzas
del santo civismo y cinismo, la violencia inmobiliaria... Para el
15 de mayo preparamos un nuevo homenaje popular a Ovidi
Montllor, el cantautor más olvidado y silenciado, y el más lúcido
en la crítica a la transición-transacción política. A largo plazo
no desistir de seguir cambiando y, sobre todo, cambiándonos a
nosotras mismas: incidir sobre todo en la vida cotidiana, en
nuestras vidas cotidianas, demostrando que es posible (sobre)
vivir bajo otras escala de valores y otro modelo de relaciones
sociales. Y eso ya es una ingente tarea.

3. La inercia y el inmediatismo nos arrastran demasiado a
menudo y no está claro si marcamos la agenda o nos la marcan.
Lo urgente no deja paso a lo importante, las condiciones
de vida y trabajo también lo dificultan y lo primero que sacrificamos
es el debate político y la reflexión social. A ello también
contribuye la autogestión diaria del local, que deriva en una militancia
intensiva más en horas de trabajo que en ideas. Además,
en la medida que somos un grupo de afinidad que salimos del
instituto hace 15 años, damos muchas cosas por sobreentendidas
y tenemos vicios acumulados. Y ese es un sesgo real que
nos trasladan a menudo los nuevos compañeros. En el ámbito
colectivo, considerándonos humilde nodo local de una amplia
red social, el reto es mejorar el trabajo en red respetando la pluralidad,
desde el apoyo mutuo y sin autoritarismos.

4. Aportamos -como en otros barrios- la cristalización, visibilidad
y territorialización de un ciclo de luchas que nació con el
desalojo del cine Princesa, y que se ha solidificado en nuevos
espacios liberados y en proyectos de base que han abierto
puertas y ventanas. Y es lo mejor que podía pasar: que no nos
fuéramos a casa. No entrábamos en los planes del poder: y
menos “un espacio público no estatal” construido por la propia
gente joven ante la falta de espacios. Desde aquí, intentamos
reforzar el tejido comunitario y ser más coherentes -que cuesta
lo suyo- en nuestras prácticas. Con el entorno, La Torna es un
espacio integrado en lo social y reconocido como espacio de
disidencia. Y absolutamente autoexcluido de cualquier circuito
oficial o institucional, para seguir viajando a Ítaca. Y donde lo
fundamental sigue siendo cómo hacemos el viaje. Ovidi nos
dejó cantado: “y si todavía dura la vida dura, una vez más, de
parte de los buenos hasta la muerte”. Pues eso.

Tags relacionados: Independentismo autogestión
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto