MADRID : EL PATIO MARAVILLAS EVITA SU ANUNCIADO DESAHUCIO JUDICIAL
Amplio apoyo al Patio contra su desalojo

El pasado 18 de enero estaba previsto el desalojo del Patio Maravillas, en el
barrio de Malasaña. 102 personas se encerraron la noche antes para impedirlo,
mientras cerca de 300 se concentraban en solidaridad en la puerta del centro.

05/02/09 · 0:00
Edición impresa
JPG - 5.9 KB
SE QUEDA. Saludo a los concentrados contra el desalojo / José Alfonso

Hace muchos años que en Madrid
un centro social okupado no es desalojado
el día que tiene fijada la orden
judicial. Sucede, en buena parte,
por la situación que se generó tras el
desalojo del centro social La Guindalera,
el 10 de marzo de 1997, en el
que 150 personas fueron detenidas.
La intervención policial dio paso a
una importante contestación social,
en el marco de una fuerte polémica,
que reflejaron la mayoría de medios
de comunicación. Desde entonces,
los distintos delegados del Gobierno
han preferido evitar el conflicto que
se podía producir en el día fijado para
el desahucio y esperar momentos
menos previsibles, en los que ‘el movimiento’
esté más debilitado.

El 18 de enero, la comisión judicial
se personó en la puerta del centro,
junto con algunos agentes de la
Policía Municipal y un grupo de cerrajeros,
con la idea de ejecutar la
orden dictada por el Juzgado de
Instrucción número 48. Cerca de
cien personas acudieron la noche
anterior al llamamiento de encierro,
en un ambiente de solidaridad
con uno de los proyectos autónomos
que más apoyos –y apoyos más
diversos– ha generado en los últimos
tiempos. Organizaciones como
Médicos Sin Fronteras, Ecologistas
en Acción o la Federación Regional
de Asociaciones de Vecinos expresaron
su desacuerdo con el desalojo,
exigiendo a la Administración
que ejecutara una expropiación del
edificio para un uso público y autogestionado.
Nuevamente, como ha
ocurrido en casos anteriores, el
Ayuntamiento hizo oídos sordos.
Muchos vecinos del barrio, partidos
como IU o Izquierda Anticapitalista,
y decenas de colectivos sociales
también han manifestado su apoyo
al Patio, donde se han desarrollado
multitud de actividades y que sirve
como sede a grupos como la Oficina
de Derechos Sociales o la Bici-
Crítica de Madrid. La comisión judicial
fue recibida con música de
Stravinsky, KOP y la ópera rock de
Pink Floyd The Wall a un volumen
considerable, mientras las 300 personas
concentradas en la puerta esperaban
una intervención policial
que al final no se produjo.

Ahora, y tras una exitosa manifestación
que tuvo lugar el 31 de enero,
queda por ver si la Delegación del
Gobierno decide actuar por sorpresa
o si se produce alguna anomalía que
haga cambiar la decisión del juzgado.
Al contrario de lo que informaron
algunos medios, no es necesaria
una nueva orden judicial para ejecutar
el desalojo. Según Richard Martínez,
miembro del centro, “queremos
abrir un foro de encuentro sobre
ciudad, democracia y organización
política. Con la voluntad de seguir
construyendo redes sociales de
intervención, contra la especulación
y la imposición”.

Tags relacionados: centros sociales Okupación
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto