Balance
Las nueve luchas sociales que agitaron el año

Aunque ha habido varios intentos de movilizar a la ciudadanía, el año 2016 ha estado copado por la política parlamentaria e institucional. Los focos de este año han estado en el Congreso de los Diputados o el Parlament de Catalunya, pero rescatamos algunas de las movilizaciones que han saltado la barrera de lo institucional y han devuelto, tímidamente, el protagonismo a las calles.

27/12/16 · 14:15
Protestas contra la violencia machista en los San Fermines. / Ekinklik

1. Rechazo social a la violencia sexual

El siete de julio, miles de personas se concentraron en la plaza del Ayuntamiento de Pamplona para mostrar su rechazo a las agresiones sexuales en las fiestas de San Fermín. Habían pasado unas pocas horas desde la brutal violación por parte de cinco jóvenes de una joven de 19 años. Los casos de agresiones y violaciones se han repetido, año tras año, en los principales festejos del país. Por ello, muchos Ayuntamientos han iniciado campañas de información y condena de los casos de violencia sexual. Al mismo tiempo, las manifestaciones y minutos de silencio han frenado en seco la consigna de que en fiestas “todo vale”.

2. Por el cierre de los CIE

Las movilizaciones que exigen el cierre de los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) no han dejado de crecer en los últimos años, siendo especialmente remarcable el 2016. Madrid y Barcelona han capitaneado este movimiento contra el limbo legal en el que se encuentran las personas encerradas, sin cometer delito alguno, en estas cárceles. Los motines de los CIE de Aluche y Zona Franca, unidos a la fuga de alguno internos de las instalaciones de Murcia, han alentado el movimiento y han vuelto a poner en primera plana un problema que no acaba de resolverse, a pesar de algunos pasos dados por administraciones locales que pretenden encauzar la situación hacia el cierre definitivo de estos centros de reclusión.

3. Rodea el Congreso contra el ‘blindaje del Régimen’

Desde septiembre de 2012, cuando el 15M aún estaba en plena eclosión, no se veía en las inmediaciones del Congreso una protesta como la vivida el 29 de octubre en las calles de Madrid, con réplicas en otras ciudades del Estado. Más de 20.000 personas secundaban un nueva edición del Rodea el Congreso, mientras Rajoy era investido en el interior de la Cámara Baja tras el golpe de Estado interno en un PSOE en sus horas más bajas que daba el portazo definitivo a Pedro Sánchez. La movilización secundaba el llamado de una asamblea integrada por diferentes colectivos que protestaba por lo que consideraba "una gran alianza para blindar el régimen del 78 ahora que se tambalea".

 

4. Manifestación multitudinaria en Alsasua

El 26 de noviembre, una gran manifestación, que convocó a diez mil personas según la organización, recorrió la localidad navarra de Alsasua (de 7.600 habitantes). Protestaban contra el procesamiento de nueve jóvenes por parte de la Audiencia Nacional, después de que un efecto bola de nieve transformase una pelea de bar el pasado 15 de octubre en una causa por delitos relacionados con el terrorismo (odio, atentado y lesiones). A la marcha acudieron representantes de partidos, cargos institucionales y los familiares de las víctimas que denuncian como “esquizofrénica” la causa abierta en Madrid por unos episodios que “nunca debieron salir” de la Audiencia Provincial.

 

45.000 personas se manifiestan en Granada por la salud pública from Diagonal on Vimeo.

5. Granada y Vigo, en defensa de sus hospitales públicos.

El ritmo de exitosas protestas alcanzado por la Marea Blanca en defensa de la sanidad pública en diferentes comunidades desde 2012 ha sido relevado en 2016 por movilizaciones multitudinarias en defensa de centros médicos concretos. La ciudad de Vigo veía una de las manifestaciones más multitudinarias de su historia en octubre, cuando más de 200.000 personas, según la policía, protestaban por el cierre del hospital Xeral y por la del nuevo centro Álvaro Cunqueiro. En Granada el ambiente también ha estado caldeado en lo que a derecho a la salud se refiere. El 27 de noviembre la urbe vivía su tercera manifestación masiva contra la fusión de los tres hospitales que hasta ahora existían en el antiguo edificio clínico en el nuevo Parque Tecnológico de la Salud, unas protestas que han dado sus frutos, aunque la crisis aún no está cerrada, ya que el acuerdo firmado entre algunos sindicatos y la Junta es rechazado por el Sindicato Médico y la Unión Sindical de Auxiliares de Enfermería.

6. El desalojo del Banc Expropiat

Las protestas contra el desalojo del Banc Expropiat, en el barrio de Gràcia de Barcelona, han sido el mayor acto de desobediencia del año que se acaba. En noviembre se producía una “reokupación” de unas pocas horas del inmueble. Pero la chispa se había prendido en mayo, con el inicio del desalojo del inmueble de Catalunya Caixa por parte de los Mossos d’Esquadra. Desde ese momento se inició un movimiento de resistencia que confrontó directamente con los Mossos, al tiempo que se producía una batalla política entre el Ayuntamiento que dirige Ada Colau, Convèrgencia –que había pagado el alquiler al banco para evitar problemas– y el PP, que utilizó el caso para desarrollar su campaña electoral en Catalunya. Las personas que participan en el proyecto participan también en el movimiento la Gràcia que volem (la Gràcia que que queremos) para denunciar los efectos de la gentrificación y la especulación en este distrito.

7. Teleoperadores: un sector en lucha

El 6 de octubre y el 28 de noviembre, prácticamente nadie atendió el teléfono de los call-center de las principales empresas y bancos del país. En esas dos jornadas, los trabajadores de telemarketing se movilizaron para mostrar su fuerza antes de la firma del nuevo convenio del sector, asociado a bajos salarios, precariedad, despidos cotidianos y horarios imposibles. La manifestación del 28 de noviembre convocó a representantes de partidos políticos y sindicatos, especialmente de CGT, que ha movilizado a un sector caracterizado por la temporalidad y la alta rotación.

8. La PAH vs Goldman Sachs

Si hay un colectivo que no ha dejado de movilizarse –y conseguir miles de éxitos en un goteo constante de daciones en pago, entre otros triunfos– es la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH). La lucha que los activistas por el derecho a la vivienda mantienen con los fondos buitre llegó en noviembre a un nuevo capítulo. Unas 150 personas se encerraban en la sede madrileña del banco de inversiones Goldman Sachs, una acción con la que exigían la paralización de los desahucios en las 3.000 viviendas del antiguo Instituto de la Vivienda de Madrid (IVIMA), vendidas a éste y otros fondos de inversión a precio de saldo en los último tiempos de la administración autonómica de Ruiz-Gallardón. 

 

9. Huelga de hambre por la libertad de Bódalo

El 16 de mayo, 18 activistas del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) iniciaron una huelga de hambre para protestar por el encarcelamiento, el 30 de marzo, de su compañero Andrés Bódalo y para exigir su puesta en libertad. Entre los huelguistas se encontraba el hoy diputado Diego Cañamero. Cientos de personas se acercaron al campamento itinerante del SAT para mostrar su solidaridad con los activistas y se unieron durante unas horas a la huelga. El 12 de junio, Cañamero anunciaba el fin de la acción, tras una asamblea de más de 200 personas en la finca de Somonte, recuperada por el sindicato en Córdoba.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0