Opinión
El Patio Maravillas como desafío político para Madrid

Tras el desalojo del pasado sábado, el autor recuerda la deuda de los movimientos y la política madrileña con el espacio Patio Maravillas.

, Universidad Nómada
14/11/16 · 11:31
Tres jóvenes inspeccionan el espacio recuperado el pasado sábado por el Patio Maravillas. / Álvaro Minguito

Con el ejecutado en la madrugada del domingo, ya son varios los desalojos fulminantes y desproporcionados por parte de la Delegación del gobierno madrileña contra la apertura de centros sociales okupados en Madrid. Ese ensañamiento ha sido manifiesto en el caso del Patio Maravillas, que lleva más de un año intentando infructuosamente continuar una experiencia política, social y vital que ya ha cumplido más de una década.

La precipitación y la justa rabia podrían llevarnos a pensar que no hay nada especial en ello, que el gobierno de Rajoy y la Delegación ya han acreditado su autoritarismo, su prepotencia y su desprecio por los movimientos populares de base. Pero no es eso lo que sucede en realidad. En la madrugada del domingo, uno de los mandos de la UIP que desalojaba el nuevo Patio Maravillas lo decía con claridad: aquí no hace falta orden judicial, basta la orden política de la delegada del gobierno.

En esto no hay diferencias entre Cifuentes o Aguirre: la derecha madrileña sabe lo que algunos parecen olvidar. Que se entiende muy poco de la vida política real de los últimos diez años en Madrid sin el Patio Maravillas. Desde su inicio, con él cristalizó un proceso que se remonta a hace casi 20 años y que llevó a la transformación de los centros sociales okupados en espacios abiertos de participación ciudadana directa, de cooperación y de luchas entre los más vulnerables de la sociedad, entre precarios y migrantes, vecinos desalojados por el poder inmobiliario y juventudes sin futuro, heteros y lgtb, hackers y agricultores urbanos, activistas de base y personas abandonadas por partidos e instituciones políticas. Se ha dado así vida a espacios muertos con la potencia que da la pobreza, convirtiéndolos en un desafío contra la oligarquía madrileña de la renta parasitaria y la corrupción rampante.

Quienes lo vivieron a fondo saben que no se puede entender el 15M madrileño sin el papel de los centros sociales okupados y en particular del Patio Maravillas, antes y después de aquella fecha que ha cambiado la faz de esta ciudad y de este país. En él se reunía DRY Madrid mientras preparaban aquella manifestación; las gentes del Patio aportaron como una más su experiencia y saber hacer en la organización de aquella acampada; y, tras la acampada, el Patio de la calle Pez 21 se quedaba pequeño para acoger tantas reuniones, actividades e iniciativas del pueblo nacido o reaparecido gracias al 15M. Nunca ha sido un mero local, sino más bien un útero en el que se ha gestado, cuidada por todos, la mejor creación política y cultural de esta ciudad.

El Patio nos pertenece a miles y miles de personas. Y la deuda que tenemos con quienes continúan la experiencia es una deuda con nosotros mismos, una deuda de las que es justo y necesario pagar como se merece. Nadie que represente hoy el cambio en las instituciones madrileñas puede dejar de reconocer que, sin el Patio Maravillas, tantos impulsos e ideas dispersos no habrían podido unirse para desalojar a la derecha del ayuntamiento, ni para ponerles en serios aprietos en otras instituciones de la ciudad.

Y hoy son Aguirre y Cifuentes, las supuestas rivales que fueron una sola mujer cuando se trató de acosar, criminalizar, multar y detener personas del 15M, las que saben que las deudas de la historia política de la ciudad no prescriben. Y que su contumacia en la represión policial de toda tentativa de reconstruir, con el Patio, ese ecosistema de cooperación e imaginación social tiene razones sólidas y estratégicas. Impiden en primer lugar que renazca un laboratorio estratégico del cambio social y, sobre todo, con su provocación permanente quieren que sus hijos nos peleemos, empezando por el grupo de Ahora Madrid en el ayuntamiento.

¿Estaremos a la altura del desafío? Lo que la derecha salvaje quiere que sea una provocación y una trampa, ¿sabremos convertirlo en una derrota social y política de los patricios corruptos de la capital del Reino? La enorme fuerza política e institucional de las redes del cambio tiene aquí una posibilidad única de darle la vuelta a la situación de bloqueo político e impunidad social de los saqueadores de la riqueza común. Y tiene además la posibilidad de pagar con creces la deuda con el común que se expresa materialmente en la historia viva y ejemplar del Patio Maravillas.

Necesitamos que el Patio o sus nuevos vástagos continúen si queremos que el cambio institucional no sea solo una anécdota en un camino de destrucción de la ciudad democrática. Es preciso converger, y desobedecer pacíficamente, para que la provocación se encuentre con una mayoría social que pone su empeño y su cuerpo para recuperar algo del común para la vida común de Madrid. Ello interpela directamente a representantes y cargos electos, periodistas y juristas del cambio, y por supuesto a los movimientos sociales y a la ciudadanía que han atravesado y han sido atravesados por el Patio Maravillas. Si la derecha salvaje está dispuesta a orquestar en su beneficio un estado de sitio para impedir que recuperemos el Patio, entonces ello significa que estamos cerca de ganar una batalla democrática decisiva. De desalojar el miedo y la insensatez ya se encargaron las gentes del Patio desde el primer día de su andadura.

Tags relacionados: 15M Madrid Patio Maravillas
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0