'Sergi Llibertat', contra la entrada en prisión de un joven antifascista de Badalona

El militante antifascista Sergi Hernández se enfrenta a una pena de tres años por agresión con el agravante de odio ideológico. En menos de un mes ha de entrar en prisión, algo que pretende evitar la campaña 'Sergi Llibertat'.

30/06/15 · 11:50
Rueda de prensa de la campaña 'Sergi Llibertat'. / Carla Casitos

La campaña antirrepresiva 'Sergi Llibertat', que persigue evitar el ingreso en prisión del activista libertario y antifascista Sergi Hernández, condenado en noviembre de 2014 por la Audiencia Provincial de Barcelona a dos años de cárcel por agresión con el agravante de odio ideológico, arrancó ayer por la tarde con una rueda de prensa en la que el joven badalonés expuso su caso, acompañado por su abogada Begoña Casado, la regidora de la CUP en el Ayuntamiento de Barcelona María José Lecha y varios compañeros de Sant Andreu, Gràcia, Guinardó y Badalona.

Gisela, portavoz del grupo de apoyo, leyó un comunicado sobre los hechos por los que se condenó a Hernández y a otro joven.

El 12 de octubre de 2011 una contramanifestación convocada para impedir un concierto organizado por la formación neonazi Democracia Nacional en el barrio de Poble Neu de Barcelona terminó en disturbios. Uno de los organizadores del concierto, el conocido fascista y militante de Plataforma X Catalunya Alejandro Fernández, sufrió algunas lesiones.

"Consideramos que se trata de una sentencia de un juicio político que representa un nuevo caso de represión contra quienes luchamos y nos organizamos. Sergi fue condenado por ser antifascista", expuso la portavoz.

El denunciante recurrió la sentencia al Tribunal Supremo y éste resolvió aumentar la pena a tres años, en sentencia firme contra la que no caben recursos. Esto supone la entrada en prisión del militante antifascista en menos de un mes.

La abogada Begoña Casado argumentó que la sentencia condenatoria reconocía las contradicciones en las que incurrió Alejandro Fernández, que adecuó su versión de los hechos a los nombres de los detenidos, pasando de hablar de un agresor a dos.

Casado también denunció "la paradoja jurídica que supone la condena con el agravante de odio ideológico, cuando precisamente el denunciante representa el concepto de 'odio ideológico' que el legislador expuso en el preámbulo de la ley que introdujo esta figura en el Código Penal".

Hernández aprovechó la presencia de los medios de comunicación para llamar a la participación en la concentración del jueves 2 de julio en la plaza Orfila de Sant Andreu de Palomar y terminó su intervención diciendo que "Barcelona ha sido, es y será la tumba del fascismo. Volveremos a gritar 'No Pasarán'".

Artículo publicado originalmente en La Directa.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Boletín