CAMPESINADO // EL MST CELEBRA SU ANIVERSARIO CON LA DEFENSA DE SU AUTONOMÍA Y UN DISCURSO NETAMENTE ANTICAPITA
25 años de lucha por la tierra en Brasil

Tras el ascenso de Lula, algunas voces pronosticaron el fin del MST. Se equivocaron. Decepcionado por una promesa de reforma agraria que nunca llega, se ha convertido en el referente de los que menos tienen.

Isaac Giribet i Bernat / Estado de S_£o Paulo

02/07/09 · 0:00

El Movimiento de los Trabajadores
Rurales Sin Tierra (MST) aparece
hoy como el movimiento más importante
de los que actúan en el
campo brasileño en lucha por la
aplicación de la Reforma Agraria.
A pesar de que su fundación oficial
se produjo en 1984, se estructuró a
finales de la década de los ‘70 en un
contexto marcado por las grandes
transformaciones económicas y
por un proceso acelerado de industrialización
y mercantilización de
las actividades agrícolas. Este proceso
supuso un aumento acelerado
de las desigualdades sociales, que
empujó a la pobreza más absoluta
a una parte importante de la población
rural, que tras perder sus tierras
se vio obligada a emigrar en
dirección a las grandes ciudades.

El objetivo principal de las acciones
que realiza el MST es presionar al
Gobierno para que destine aquellas
grandes extensiones rurales que permanecen
improductivas a campesinos
sin tierra, ya que de esta forma
se favorece la democratización de la
renta y se puede generar un cambio
en el padrón de propiedad rural consolidado
históricamente, caracterizado
por una gran concentración en
manos de una pequeña minoría.

A lo largo de su historia, el MST
ha creado y reproducido unas dinámicas
antagonistas de acceso a la tierra
que le han dado a conocer como
sujeto social. Dinámicas tan incisivas
y apegadas al terreno como la ocupación
de tierras, la construcción de
campamentos y la consolidación de
éstos mediante la creación de asentamientos
de reforma agraria.
Para llevar a cabo la ocupación de
tierras y los desdoblamientos que de
ella se derivan, el MST se basa en la
“función social” (productividad mínima)
que según la Constitución deben
cumplir todas las grandes propiedades
agrícolas. El Movimiento
defiende que dicha función sea ejecutada
mediante un amplio proyecto
de Reforma Agraria, es decir, a través
de la división de los latifundios
improductivos en establecimientos
rurales de carácter familiar que consigan
dar respuesta al conflicto agrario
larvado desde el período colonial.

El MST se ha caracterizado por
hacerse propio un proyecto de transformación
social que transciende los
objetivos que llevaron a su fundación,
pasando también de forma progresiva
a luchar contra el contexto
político, económico y social que los
llevó a la exclusión.

A partir de la entrada en escena del
MST la lucha por la tierra pasó a ser
mucho más que lucha por tierra: detrás
de sus caminatas reivindicativas
y de las ocupaciones de tierra o de
edificios gubernamentales se encuentra
la firme voluntad de construir
un nuevo horizonte que ayude a
transformar la sociedad brasileña,
mediante la apertura de un debate
público sobre la verdadera democratización
de los derechos sociales.

En el duro camino recorrido en estos
25 años, no exento de las más diversas
formas de persecución política,
el MST ha construido una organización
autónoma bajo el control directo
de sus bases, capaz de dinamizarse
a través de los procesos de
lucha que protagoniza, convirtiendo
la injusticia en acción directa y la acción
directa en transformación social.


OTRAS CLAVES:

EL ORIGEN: CASCABEL, 1984

Estimulados por el trabajo de la Comisión Pastoral de
la Tierra y después de cinco años de ocupaciones de
parcelas agrarias en todo el país, líderes campesinos
de 16 estados brasileños se reunieron en enero de
1984 en Cascabel (Paraná). Tras cinco días de discusiones
y reflexiones colectivas, fundaron el MST.

BRASIL: EL 1% CONTROLA EL 46% DE LAS TIERRAS

En Brasil, el quinto país del mundo en extensión, a día de hoy el 1%
de los propietarios controla el 46% de las tierras. Más del 70% de las
grandes propiedades son improductivas y por tanto potencialmente
expropiables para fines de reforma agraria. Por otro lado, el 86,6%
del campesinado trabaja en pequeñas unidades de producción, mientras
que las grandes generan menos del 2,5% del empleo rural.

COOPERATIVISMO Y PEQUEÑA INDUSTRIA

El MST ha puesto en marcha 79 cooperativas de producción
agropecuaria, 50 de comercialización y prestación de servicios,
28 de asistencia técnica y cuatro de crédito. Además, ha
generado 140 agroindustrias de pequeño y mediano porte (frutas,
cereal, leche) y consolidado programas de producción de
semillas agroecológicas y cursos de capacitación de todo tipo.

LA EDUCACIÓN, UNA DE LAS CLAVES DEL ÉXITO

La extensión de la enseñanza, basada en modelos como el de Paolo
Freire, siempre ha sido uno de los caballos de batalla del MST. En las
2.000 escuelas que ha abierto en sus campamentos estudian más de
200.000 niños y jóvenes y se ha alfabetizado a más de 50.000 personas
adultas. El periódico Jornal dos Sem Terra, que se publica desde la
creación del movimiento, y 20 radios comunitarias completan esta labor.

FORTALEZAS

PROYECTO FORMATIVO Y
EDUCATIVO

_ La educación ha sido un elemento
central en la andadura del MST,
como demuestra la conquista de
2.000 escuelas para niños y adultos
o el convenio con 13 universidades.

CONSTRUCCIÓN DE
ALTERNATIVAS REALES

_ El discurso igualitario y anticapitalista
del movimiento se ha materializado en
más de cien cooperativas de producción,
servicios y crédito y 140 pequeñas
y medianas agroindustrias.

RECUPERACIÓN DE LA
DIGNIDAD CAMPESINA

_ Miles de campesinos depauperados
han recuperado una dignidad pisoteada
durante siglos. El concepto
'campesino' se ha actualizado
desde una óptica anticapitalista.

DEBILIDADES

ACOMODO DE LA
PERSONA ASENTADA

_ En algunos casos, tras la larga y
dura etapa de la ocupación y una
vez que se consigue la tierra, el
«asentado» deja de involucrarse con
la lucha social y política del MST.

DIFICULTAD PARA
INCORPORAR A JÓVENES

_ A pesar del potente papel educativo
desplegado por el MST y de su empeño
por formar cuadros, muchos jóvenes
rechazan incorporarse activamente
a la estructura de la organización.

DIFÍCIL COMPETENCIA
EN EL MERCADO

_ La falta de potentes redes alternativas
de distribución y la escasez de
medios hacen que sea muy difícil
'competir' contra los productos de
la agroindustria.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto