Iniciativa Legislativa Popular sobre la Renta Básica
"Hoy el trabajo pagado ya no se garantiza y los salarios cada vez garantizan menos"

Diferentes colectivos presentan la Iniciativa Legislativa Popular sobre la Renta Básica. Hablamos con Isabel Franco, una de las promotoras de la ILP, y con el sociólogo Jorge Moruno.

13/12/13 · 11:41

El Movimiento Contra el Paro y la Precariedad. Por una Renta Básica Ya se constituyó en asamblea el pasado día 1 de julio de 2013, desde entonces trabaja en la puesta en marcha de una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) por la Renta Básica individual: una propuesta para que todo ciudadano o residente tenga garantizada por parte del Estado la renta necesaria para vivir una vida digna.

A lo largo de los cinco meses que van desde julio a diciembre, han tenido lugar multitud de asambleas y actos a lo largo y ancho del Estado para poner en marcha la ILP por la renta básica. La tarde del viernes se presenta en el centro social madrileño La Tabacalera.

¿De que trata la propuesta?

Desde el Movimiento Contra el Paro y la Precariedad iniciamos un trabajo conjunto que consistente en promover una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) a nivel estatal para promover la puesta en marcha de una Renta Básica. Se trata de una propuesta de ley que tiene como fundamento el protagonismo de las personas en la lucha contra el paro y la precariedad. En este sentido, consideramos la Renta Básica como una herramienta para este fin, así como para garantizar la consecución de una existencia digna. Se trata, por tanto de una ILP como herramienta para la construcción de un movimiento social, no de un movimiento social como herramienta para la puesta en marcha de una ILP. La fecha de presentación ante la Mesa del Congreso la fijamos, en la última asamblea, para el día 15 de enero de 2014. Con ello, abriríamos el procedimiento legal para la recogida de firmas.

El texto recoge un único artículo que define la Renta Básica como un derecho individual,  incondicional y universal de las personas a percibir una cantidad periódica que permita la cobertura de sus necesidades básicas. La cuantía que la ley recoge en concepto de Renta Básica es la correspondiente a la establecida por Eurostat como “umbral de la pobreza”. Esto equivale a 645,33 euros mensuales que se actualizarían a la vez que dicho umbral.
 

La cuantía que la ley recoge en concepto de Renta Básica es la  correspondiente a la establecida por EUROSTAT como “umbral de la pobreza”La aplicación de la Renta Básica se establece en el texto en dos fases. Una primera a la que se podrían acoger tanto las personas que no dispongan de ningún tipo de ingresos, como aquellas que aun disponiendo de ingresos, no lleguen al mínimo establecido como Renta Básica. A estas últimas, correspondería la diferencia entre su renta mensual y la cuantía de Renta Básica.

 
¿Donde radica la importancia de establecer una separación entre la renta y el trabajo, es decir, que supondría la situación de recibir un salario sin realizar un trabajo a cambio?

El capitalismo funda gran parte de su poder bajo la idea de que la necesidad de un ingreso estable y suficiente y la búsqueda de reconocimiento social, de actuar ante los ojos de otros, en definitiva, de llevar a cabo una actividad, deben ser indisociables. Por lo tanto, no hay ingreso que no pueda venir dado por un trabajo pagado, no hay actividad que no pueda ser un trabajo pagado: de ahí que la necesidad del ingreso se consiga solo a través del trabajo pagado. Asentar como normal esta lógica es la base ideológica del poder capitalista sobre el trabajo. Decía Marx que el trabajador libre es virtualmente un pobre, pues para alcanzar los medios de subsistencia necesita conseguir los medios de empleo y para ello, precisa que el capitalista lo encuentre valorizable y pueda extraer plusvalor de su actividad. Cuando no lo consigue cae en la pobreza. Separar los medios de subsistencia de los medios de empleo implica dinamitar la lógica sobre la que ha funcionado el capitalismo.

Hoy el trabajo pagado ya no se garantiza y los salarios cada vez garantizan menos. La reducción del trabajo socialmente necesario para producir más riqueza es un hecho, pero aun siéndolo, se sigue midiendo el ingreso a través del trabajo, lo que nos lleva al efecto embudo/zanahoria. No falta trabajo, sobran beneficios, falta la distribución del trabajo que hoy se precisa y falta la distribución de la riqueza socialmente producida. Recibir una renta independientemente de tener un empleo pagado, en primer lugar aumenta el poder de negociación del trabajo sobre el capital, la necesidad apremia menos. En segundo lugar cuando el ingreso ya no depende del trabajo estable, la actividad tampoco depende de ser pagada, por lo que el trabajo se incorporaría dentro de todo un abanico de multiactividad que se despliega sin la necesidad imperiosa de ser remunerada. La separación entre ingreso y trabajo redefine la relación entre flexibilidad y vida, consiguiendo que el trabajo discontinuo pueda combinarse con un ingreso continuo y amortiguar la precariedad. Pero sobre todo, disputa la gestión del tiempo ya que o bien se permite hacer muchas cosas al margen del trabajo o por el contrario, nos obligan a hacer muchas cosas en el trabajo. Cuando el tiempo de la necesidad empresarial deja de ser el tiempo dominante y pasa a serlo el tiempo autónomo social e individual, podemos pensar en una sociedad mucho más democrática y capaz de desarrollar actividades y relaciones no mercantilizadas y sometidas al dogma de la rentabilidad.

¿Conocéis la campaña europea por la ILP? estáis trabajando de forma conjunta con esta iniciativa?

Sí, conocemos la Iniciativa Ciudadana Europea. Hay compañeros de la campaña europea que se unieron a la ILP estatal de Renta Básica y trabajan muy activamente en ella. Además, en las asambleas estatales, decidimos que para lograr unidad en la lucha, apoyaríamos aquellas campañas y a aquellos colectivos que tuviesen elemento en común con el Movimiento Contra el Paro y la Precariedad. En ese sentido, en la última asamblea realizada a finales de noviembre, decidimos apoyar a la iniciativa europea en su último mes de campaña, ya que ésta termina el 14 de enero.

¿Nos podrías contar algo sobre las experiencias en lugares en los que esta demanda se haya hecho realidad? los casos del Euskadi, Iran, el Alaska Permanent Fund o el programa Bolsa Familia en Brazil?

La Renta Básica es un concepto que se ha ido convirtiendo en una realidad en las últimas décadas, con aplicaciones diferentes. En algunos casos, se trata de rentas con contraprestación. En otros, como es el caso de las experiencias de Brasil y Euskadi (salvando diferencias), se tratan de rentas mínimas dirigidas a familias con insuficiencia de ingresos y que han de ser revisadas periódicamente.

En Alaska, el concepto es diferente. Se trata de una contrapartida sobre la acumulación de beneficios devenidos, entre otras actividades, del petróleo. Además, en este último caso, se trata de un derecho cercano a la universalidad. Con todos ellos compartimos diversos elementos, como la erradicación de la pobreza o, al menos, la reducción de las desigualdades sociales. En concreto, respecto de los elementos que tenemos en común con todas estas rentas mínimas, destacamos que, tanto la Renta de Garantía de Ingresos de Euskadi como ILP de Renta Básica que estamos promoviendo, nacen como una iniciativa que emerge del pueblo, articulada por la movilización social. La primera, a través de la Carta por los Derechos Sociales y la que se está poniendo en marcha a nivel estatal, se trata de una Iniciativa Legislativa Popular. Este hecho es importante, ya que al tratarse de un movimiento surgido del pueblo genera el empoderamiento y la emancipación de éste, algo muy necesario a la vez que imprescindible en las sociedades democráticas.

La presentación tendrá lugar hoy 13 de diciembre a las 19:00h en en Centro Social Tabacalera C/Embajadores 53 <M> Embajadores

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador