La fecha abierta implica que las familias pueden ser expulsadas cualquier día a partir del 27 de noviembre
PAH catalanas critican la decisión del bloque de Salt de priorizar la resistencia ante el nuevo desalojo

Las habitantes del bloque del 'banco malo' en Girona resistirán el nuevo desalojo mientras las PAH catalanas que participan en la campaña por la recuperación de viviendas vacías apuestan por forzar a la Generalitat a aceptar más realojos. Habitatge ha ofrecido de momento 5 alquileres de entre 50 y 80 euros, según PAH Girona, de un total de 16 hogares afectados.

26/11/13 · 16:39
Habitantes de los bloques recuperados por la PAH se concentraron el 5 de noviembre frente a la Generalitat en demanda de más realojos y en apoyo al bloque de Salt. / PAH Barcelona

El bloque de viviendas vacías del banco malo recuperado por la PAH en Salt (Girona) se enfrenta a una nueva orden de desalojo a partir del 27 de noviembre. Para evitarlo, PAH Girona está llamando a volver a defender el bloque como en el anterior intento de desalojo del 16 de octubre. Pero dos circunstancias han cambiado: la orden de desalojo es abierta (puede efectuarse en cualquier momento desde el 27 de noviembre, lo cual obligaría a una permanencia por lo menos hasta el 5 de diciembre, fecha en la que el Parlament discute en pleno una moción por el realojo en pisos de la Sareb presentada por ERC, ICV y CUP). Y por otro lado, el resto de PAH catalanas implicadas en la Obra Social no comparte la estrategia marcada a partir del mismo 16 de octubre desde PAH Girona. Ese día el Tribunal de Estrasburgo paralizó el desalojo de forma cautelar y conminó a las administraciones a demostrar que ofrecían un realojo a todas las familias antes de levantar esta suspensión. Una vez que el abogado del Estado aportó información --muy parcial--sobre los realojos, el TEDH permitió al juzgado que estableciera una nueva fecha para desalojar a las 43 personas que viven en el bloque.

La portavocía de PAH Girona defiende que el realojo en el mismo bloque del banco malo es positivo para las familias, formadas en su mayoría por mujeres inmigrantes y los menores a su cargo. Allí, aseguran, han encontrado no sólo un techo sino un lugar para el apoyo mutuo en otras tareas de la ida cotidiana como la cocina o el transporte. El resto de 50 PAH's de Cataluña implicadas en la campaña de Obra Social hace valer el consenso marcado en las reuniones de la propia campaña, donde participa PAH Girona, que da por buenos los realojos en otros pisos de las administraciones. Algo a lo que, entienden, estaba forzada la Generalitat después de la sentencia del TEDH. Desde esta postura, con su idea de resistir al desalojo PAH Girona “rechaza de facto la posibilidad de conseguir un realojo para todas las familias por parte de la Generalitat”.

En conversación telefónica con DIAGONAL, la portavoz de PAH Girona, Marta Afuera, asegura que la oferta de realojo de la Generalitat sólo ha llegado a 5 de las 16 familias que viven en el bloque y que “en ningún caso se trata de un alquiler social sino de un contrato en cesión de uso”. Afuera añade además que una de las cláusulas del contrato señala que Habitatge [la oficina de vivienda del Gobierno catalán] se reserva el derecho a rescindir el contrato si lo justifican circunstancias sobrevenidas de interés público. “Hace unos días se ha sabido que la Generalitat venderá 14.000 viviendas públicas, ese tipo de circunstancias son las que les pueden llevar a rescindir el contrato”, opina. El precio de lo alquileres oscila entre los 50 y los 80 euros, si bien la Generalitat no ha aclarado, señala Afuera, si se hará cargo de otros gastos importantes como el alta de la instalación de gas.

En un comunicado emitido la mañana del martes, la PAH asegura que “no aceptar la posibilidad de estos realojos nos pone en una situación de debilidad ante la administración y la opinión pública: no podemos – en cumplimiento de la medida del TEDH – exigir realojos para las más de 700 personas que habitan en bloques de la campaña si cuando nos los ofrecen, los rechazamos”. Las PAH que participan en la campaña de la Obra Social –pensada para legalizar ocupaciones de pisos vacíos en manos de la banca o la Sareb- insisten en que es posible extender la propuesta de la Generalitat al resto de las familias y temen que el precedente anule una de las vías que abría la sentencia del TEDH: forzar, en este caso a la Generalitat, a extender los realojos de personas sin alternativa de vivienda que hayan entrado en alguno de los bloques o pisos recuperados por la PAH. Afuera asegura que esa posibilidad no está cerrada e informa de que el miércoles 27 tendrá lugar una nueva reunión con responsables de Habitatge. Por su parte, las PAH cierran su comunicado deseando buena suerte a PAH Girona con su estrategia. “Nadie discute la legitimidad de sus decisiones. Sin embargo, es igualmente legítimo que las PAH’s catalanas apostemos por proteger una lucha colectiva”, concluyen.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Tienda El Salto