MADRID // OKUPACIÓN
10 años en La Casika

A principios del mes de diciembre,
el centro social okupado y autogestionado
La Casika de Móstoles
(Madrid) cumplía diez años. Para
celebrarlo, su asamblea organizó
unas jornadas con pases de vídeo,
charlas debate y una serie de actividades
de calle que sirvieron para reafirmar
la implantación en el pueblo
de uno de los espacios autónomos
con más solera de la región. Este espacio,
situado en uno de los pocos
inmuebles que quedan del casco viejo
de la localidad, empezó a caminar

27/12/07 · 0:00
Edición impresa

A principios del mes de diciembre,
el centro social okupado y autogestionado
La Casika de Móstoles
(Madrid) cumplía diez años. Para
celebrarlo, su asamblea organizó
unas jornadas con pases de vídeo,
charlas debate y una serie de actividades
de calle que sirvieron para reafirmar
la implantación en el pueblo
de uno de los espacios autónomos
con más solera de la región. Este espacio,
situado en uno de los pocos
inmuebles que quedan del casco viejo
de la localidad, empezó a caminar
el 5 de diciembre de 1997. Creado
por diversos colectivos locales, ha
conseguido aglutinar en este tiempo
una infinidad de proyectos e iniciativas
autoorganizadas. No sólo ha sido
un importante referente social y
cultural en Móstoles, con gran apoyo
vecinal, sino que ha participado
muy activamente en propósitos más
amplios como la desaparecida Coordinadora
de Colectivos Lucha Autónoma,
la Coordinadora Antifascista
de Madrid o la Semana de Lucha
Social, entre otros.

El 27 de mayo de 2006, cerca de
2.500 personas marcharon por las
calles de Móstoles en apoyo al centro
social, que sigue amenazado por
los planes de reestructuración del
barrio donde se sitúa. Un plan aprobado
por el Ayuntamiento de la localidad
que, gobernado por el Partido
Popular, trata de cambiar la
composición social de la zona mediante
la edificación de grandes bloques
de viviendas. Un nuevo plan
especulativo que contó con el apoyo
de los concejales adscritos al
grupo municipal de Izquierda Unida
en la pasada legislatura. Casi dos
años después La Casika sigue en
pie y con una gran actividad a pesar
de la amenaza, recabando numerosos
apoyos que piden su permanencia
en el barrio.

Mes de celebraciones

Durante el mes de diciembre, otros
tres centros sociales madrileños celebraron
sus aniversarios. El centro
cultural La Piluka, un referente de
autogestión de la zona norte de la
ciudad, cumplió el día 15 su séptimo
aniversario. Ese mismo día, el CSOA
Eskuela Taller festejaba sus cuatro
años de andadura en el municipio de
Alcorcón, con diversas actividades
culturales que culminaron en un
concierto de punk rock. Por su parte,
en Villalba, localidad de la sierra
de Madrid, cumplió su primer año
de vida el CSOA La Fábrica de
Sueños. La existencia y buena salud
de éstos y otros centros muestra que,
a pesar del hostigamiento y los desalojos
sufridos en los últimos meses,
el tejido social madrileño mantiene
referentes que trata de ampliar.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto