EL FUTURO DEL PERIODISMO (II)
MEDIOCRACIA

DE ALTAMIRA A INTERNET. PERIODISMO CANALLA

09/10/09 · 0:58
Edición impresa

Si hubiera que buscar un
ejemplo de la indigencia
cívica del periodismo
actual, tal estaría en el
hecho de que algunos periodistas
publican en sus blogs las noticias
que no aparecen en los medios.
Caso del gran reportero y fotógrafo
Gervasio Sánchez, en su denuncia
de la supeditación del gobierno de
España a los intereses de Repsol
en Guinea. Un asunto que se ha
convertido en el paradigma del
modus operandi de muchos
medios, y que se suma a la larga
lista de afrentas que la multinacional
petrolera ha aportado por cooptación
crematística (los grandes
anunciantes son los accionistas
encubiertos de los media) a la
reciente historia de la infamia del
periodismo español.
Es la crisis, pero no una crisis creciente;
es un cáncer largamente
anunciado que amenaza la propia
esencia de las democracias. Porque
es una crisis gradual y deliberada,
que tiene dueños y objetivos.
Un matarile a la veracidad que ha
hecho que no haya ya apenas distinción,
ni casi matices, entre los
medios de referencia y la prensa
amarilla. Cada vez más los contenidos,
el tratamiento informativo, el
sesgo de los titulares, la impronta
gráfica se confunde con ese ingente
alud de material pornográfico y
banal que vomitan la televisión y
las tertulias a todas horas. El abismo
que separa a la realidad y el
infoentretenimiento que aparece en
los medios de comunicación de
masas no tiene límite, y por su propia
lógica, como en la geometría
variable, son vectores paralelos
que se encuentran en el infinito.
Tengo escrito hace muchos años
que en la sociedad del conocimiento
se está produciendo un
traspaso de la representación política
reglada a la representación
mediática, carismática, vitalicia y
monetarizada. De un servicio público
a uno privado y contingente.
Claro que, como en el origen de
toda gran fortuna hay un crimen, a
decir de Víctor Hugo, esta saga-fuga
de la galaxia mediática también
deja su fétida huella ecológica. Sólo
hay que interpretar los hechos
secundarios para percibir el verdadero
alcance del instinto depredador.
Caso Gürtel. Caso Palma-
Arena. Caso Camps. En todo ellos,
muescas de la corrupción que
puede llevar a la derecha cavernaria
de derrota en derrota hasta la victoria
final, porque la corrupción cotiza
al alza en las urnas, hay pillada una
empresa de medios, publicidad,
eventos, marketing, prensa y demás
costosísimas comidas de coco. Los
agiotistas de la burda política realmente
existente saben que hoy más
que nunca el medio es el mensaje.
Aquello tan rancio de que la ideología
dominante es la ideología de la
clase dominante no ha perdido su
eficacia. Medios y fines juntos y
revueltos. Multimillonarios dueños
de medios y directores de medios
multimillonarios. Y sobre todo sistemas
de dominación placebos. La
democracia tiene muy mala prensa
porque la misión de la prensa es
publicitar una democracia sin
demócratas. Se llama mediocracia.

Tags relacionados: Número 110
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto