PORTUGAL: DENUNCIAN LA AUSENCIA DE POLÍTICAS DE INTEGRACIÓN SOCIAL Y ECONÓMICA
Marginación institucional a la comunidad rom en el Alentejo

La exclusión que sufre
esta comunidad en el
sur de Portugal no ha
cambiado desde que en
el año 2005 el municipio
de Beja levantara un
muro para separar a
unas 50 familias del
resto de la ciudad.

- Los roms, carne de cañón para Sarkozy

17/02/11 · 15:42
Edición impresa
JPG - 92.8 KB
 
Foto: David Martín Marcos

El rechazo a la comunidad gitana
en Portugal –que se calcula que
está formada por unas 50.000
personas
– alcanzó una de sus cotas
más altas en el año 2005 con
la construcción de un muro en la
ciudad de Beja que aisló a 50 familias
de esta minoría del resto
de sus vecinos.

Desde entonces, la comunidad
rom del barrio de las Pedreiras vive
apartada del resto de la población
del municipio y con grandes
dificultades de acceso a servicios
públicos como la sanidad.

“En abril se cumplirán seis
años desde la construcción del
muro, y aunque el Ayuntamiento
ha prometido su demolición, no
creo en ellos porque cada año dicen
que van a tirarlo y ahí sigue”,
explica José Sebastião, residente
en las Pedreiras.

Ciudadanía de tercera

El barrio es “un cementerio de vivos
donde nos tienen encerrados
a los gitanos”
y las casas, construidas
poco antes que el muro,
“parece que tuvieran 40 años”,
afirma el propio Sebastião.

Para Bruno Gonçalves, presidente
de la Asociación Gitana de
Coimbra, el caso de Beja es una
muestra de “lo poco que cuentan
los gitanos en Portugal”, a quienes
el Gobierno trata “como ciudadanos
de tercera” escudándose
en la crisis económica.

El Alto Comisariado para la
Inmigración y el Diálogo Intercultural
(ACIDI) de la Unión
Europea está al corriente del episodio
pero para Gonçalves su respuesta
“ha sido insuficiente” y
sus peticiones al ejecutivo portugués
para que ponga freno a estas
acciones, “desoídas sistemáticamente”.

Mientras tanto, prácticas como
la colocación de ranas de barro
en las puertas de las tiendas o los
restaurantes para evitar la entrada
de gitanos en esos establecimientos

son habituales en Portugal. En la cultura gitana ese
animal porta malos augurios y “si
vemos uno, aunque sea una figura,
nos apartamos de él”, explica
Alexandre, otro habitante del barrio
de las Pedreiras.

Posibilidades de cambio

Prudencio Canhoto, mediador
municipal en el Ayuntamiento de
Beja para la comunidad rom,
cree, sin embargo, que la situación
puede mejorar
“si se apuesta
por el diálogo” y alaba la labor
de la ACIDI, que desarrolla la iniciativa
intercultural en la que él
participa.

“Yo soy gitano y ejerzo de
puente entre ambas comunidades”,
explica Canhoto, cuya misión
es hacer llegar a unos las
opiniones de los otros, y viceversa,
con objeto de fomentar el
buen entendimiento.

El programa ha sido saludado
con optimismo por la ONG SOS
Racismo, donde lo consideran
“un paso importante” para lograr
la integración de la comunidad
gitana aunque creen que aún se
está “muy lejos” de alcanzar una
solución.

José Falcão, miembro de ese
colectivo, sostiene que, pese a
que “no se puede estar de acuerdo
con todos los usos gitanos”, el
bajo nivel de escolarización o el
machismo sólo se pueden combatir
mediante el diálogo y la integración.

Marginación institucional

Construir un muro no es la forma
más adecuada de integrar a una
comunidad. El aislamiento que
produce el muro –junto a la falta
de oportunidades laborales o las
dificultades para el acceso a la vivienda

empuja a algunos individuos
al ejercicio de actividades
delictivas.

El robo o el tráfico de drogas son
dos de esas prácticas que la opinión
pública asocia con el colectivo rom
pero, para la socióloga alentejana
Dores Correia, esas actividades “no
son exclusivas de la etnia”.
En su opinión, “de los roms solamente
se señala lo negativo,
y
en Europa nadie busca el enriquecimiento
cultural mediante el
diálogo con esta comunidad porque
es mucho más fácil marginar
que respetar al otro”.

En una sociedad en la que se
educa a los hijos “exclusivamente
para que alcancen el éxito económico”,
como indica Correia, la
marginación que azota a la comunidad
gitana sigue sin despertar
el interés de la ciudadanía y,
menos aún, cuando a día de hoy
en las Pedreiras niños de esta etnia
deambulen libremente sin ir
a clase en días lectivos.

Información relacionada:

- [Seminario 'Gitanos: descolonizando el mito de un pueblo'.->http://nocionescomunes.wordpress.com/2011/02/04/gitanos-descolonizando-e...

Tags relacionados: Número 144 Portugal Roms
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Foto: David Martín Marcos
separador

Tienda El Salto