Represión
Los 5 de Zarréu: "Bueno, y estos ¿por qué fue?"

En los últimos meses, la campaña por los 5 de Zarréu ha trabajado por romper el silencio y el estigma dibujado por los medios mayoritarios de una realidad que jalona la geografía asturiana

, Diagonal Asturias
15/05/15 · 8:00
Edición impresa

Los 5 de Zarréu son un ejemplo palpable de un gran número de luchas que desde 2011, en plena efervescencia social, se han venido castigando y convirtiendo en causas judiciales abiertas que desde hace tres o cuatro años se están cerrando, siendo éste el momento en el que compañeros y compañeras se enfrentan a penas de cárcel y grandes multas económicas, repercutiendo duramente estas situaciones en sus vidas laborales, personales y familiares. A pesar de ello, la lucha obrera parece estar en modo de letargo. Grandes sindicatos negocian en despachos y paralizan protestas públicas, por lo que el colectivo de trabajadores y trabajadoras siente una falta de apoyo que se traduce en desmotivación y precarización.

Dificultades

La campaña se ha configurado en torno a objetivos. El primero y prioritario es denunciar la situación que estos mineros están viviendo desde el momento de la denuncia y la imputación, considerada injusta y arbitraria por la defensa. El contexto ofrece algunas dificultades añadidas, como sus particularidades geográficas ya que se trata de un entorno rural muy alejado de los principales núcleos urbanos de Asturies. Otra es la criminalización que desde los poderes judiciales y políticos se configura en torno a la idea del delito y de la cárcel por la organización de movilizaciones y protestas en las calles.    
Casos como los cinco de Arcelor denotan una falta notable de implicación de los sindicatos mayoritarios
Desde principios de 2015, y coincidiendo con el tiempo que hay entre el juicio y el recurso de la Audiencia Provincial, el movimiento pone en marcha diferentes ofensivas populares que van desde concentraciones a la puerta de los juicios, hasta acciones a través de redes sociales o merchandising. Como eventos centrales, destaca la manifestación del 10 de abril en Uviéu, y las casi 50 charlas divulgativas que han celebrado en ciudades, pueblos y aldeas de toda Asturies ya que, como explica Manu Nieto, del sindicato CSI, "lo primero es informar, la prensa oficial no informa, la información está tergiversada". Durante estos meses también han recibido muestras de apoyo desde distintos frentes ciudadanos y culturales. Unas de las más llamativas fueron los cortes en autopistas y carreteras, como las del Corredor del Nalón y la entrada de Xixón, que provocaron fuertes atascos de tráfico. Las redes sociales también se convirtieron en espacio de lucha, y bajo el hashtag #Llibertá5de Zarréu se compartieron mensajes y fotografías de solidaridad, llegando hasta las más de 1.500 adhesiones dentro y fuera de Asturies.
 
¿Próximas acciones? Además de continuar con las actividades de divulgación, se prepara una nueva manifestación en Cangas de Narcea; y una espera activa hasta la sentencia final. "Se contestará en las calles, la contestación será acorde a la agresión que recibimos; si la agresión son 20.000 euros de multa se contestará de una manera, si la agresión es que la gente entre en prisión se contestará de otra manera", afirma Manu Nieto. Para analizar la repercusión de esta campaña no podemos olvidar el trabajo que desde hace años se viene haciendo en organizaciones y convergencias de todo tipo, ya no solo en contra de la represión, sino también en torno a otras necesidades como el paro, la precariedad o los desahucios. Todo ello ha generado un potente caldo de cultivo que ha permitido una unión de esfuerzos y un apoyo sin precedentes. David Tejerina, de Asturies en pie, habla de la trascendencia del nombre elegido y de llamar la atención a aquellas personas que desconocen que se encuentra detrás de los 5 de Zarréu: "te preguntan, 'bueno, y estos ¿por qué fue?', y entonces les cuentas todas la historia con pelos y señales, era muy complicado de sintetizar". 

La cárcel como amenaza

El panorama, dicen, es complicado para el futuro de las movilizaciones. La ley mordaza, unida a penas pendientes y no prescritas que responden al anterior código penal, pueden derivar en un número considerable de personas con varias causas que, unidas, acabarán siendo motivo de cárcel. Por otro lado, los sindicatos mayoritarios no están actuando. Casos como el de los 5 de Arcelor, condenados en torno a cuatro años de cárcel (de las mayores penas del estado), que están siendo obviados y silenciados denotan una notable falta de implicación por parte de los núcleos sindicales de la empresa. Estos trabajadores luchan prácticamente en solitario y sin apenas repercusión.
 
Otro de los objetivos de esta campaña es, precisamente, no dejar solos a las personas procesadas y dar apoyo económico a las familias de aquellos y aquellas que puedan cumplir condenas de privación de libertad. Gracias a las cajas de resistencia y al dinero obtenido en charlas, fiestas y demás actividades organizadas por el Comité de apoyo, se asegura la posibilidad de pagar multas económicas e incluso de mantener hipotecas, pagos pendientes y manutenciones.
 
¿La solución? Manu Nieto y David Tejerina lo tienen muy claro: "No pedimos indultos; ¿arrepentirte?, ¿tener que pedir perdón y encima reconocer lo que no hiciste?... No puede ser la solución, para todos  pedimos amnistía para la lucha social".
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Movilización por los 5 de Zarréu. / Pablo Lorenzana
separador

Tienda El Salto