"PROTESTAS UNIVERSITARIAS en ITALIA: LA SEGUNDA FASE DE LA ""LEY GELMINI"""
Llega la tercera ola de reformas de Bolonia

Desde octubre la comunidad universitaria se moviliza,
ha ocupado emblemáticos lugares y se ha unido a las
protestas contra la compra de votos en el Parlamento.

- INGLATERRA: La movilización estudiantil debilita
al Gobierno tory de David Cameron

23/12/10 · 8:00
JPG - 131.7 KB
 
Foto: Cau Napoli Collettivo.

La Universidad europea empieza a
vivir una nueva oleada de reformas
neoliberales. Y su mayor repudio se
está viviendo en Inglaterra e Italia.
En este último país, la segunda “ley
Gelmini” es el paradigma de la tercera
generación de cambios que se
avecinan. Innovaciones legislativas,
orgánicas y económicas que inciden
en el modelo universidad-empresa
ver DIAGONAL nº139. La
integración de las instituciones de
enseñanza superior en el capitalismo
cognitivo sigue su curso, tal y
como anticipaba Carlos Sevilla en
su libro La fábrica del conocimiento,
fortaleciendo la presencia del
sector privado en la financiación y
gobernanza de las universidades.

Si la primera reforma Gelmini
(2008) supuso un recorte en Primaria
y en Secundaria, el tijeretazo
se ha cebado en esta ocasión con la
Universidad. Si hace dos años la
universidad pública italiana dejó de
recibir 8.000 millones de euros del
Estado, de nuevo los bolsillos de los
estudiantes tendrán que hacer un
esfuerzo extra. La dotación pública
para la financiación de las becas
disminuye de 246 millones de euros
a 25,7 millones, lo que supone que
el 80% de los estudiantes que tenían
derecho a beca se quedan sin ella.
Además, esta asignación en 2012 se
rebajará hasta los 13 millones. ¿Y
alguien sale ganando? Los bancos,
gracias a la instauración del “prestito
d’onore”, una beca-préstamo a la
que recurrirán los estudiantes.

En lo que se refiere a la gobernanza,
la reforma contempla la creación
de un Consejo de Administración
para las universidades similar
al de las empresas. Además, este
nuevo mapa de poder se acompaña
del recorte del 80% del Fondo de
Financiación Ordinario. Lo que
abre las puertas a la dependencia
de fondos privados, y que estos decidan
en que son empleados a través
del Consejo de Administración.

La respuesta estudiantil

La ley Gelmini también afecta a los
investigadores ver DIAGONAL nº
136
. En Italia, éstos son las personas
encargadas de dar clase, pero
con remuneraciones mínimas y
quienes comenzaron esta vez las
protestas. Su precaria situación no
sólo no mejora, sino que la reforma
añade un plan para despedir a más
de 80.000 en tres años.

Las movilizaciones estudiantiles
arrancaron a finales de octubre. Las
ocupaciones simbólicas han sacado
el conflicto de las facultades, dando
un salto cualitativo en la contestación
respecto a 2008. Entonces, el
movimiento estaba fuertemente estructurado
por las dos grandes áreas
de la autonomía organizada en Italia:
Uniriot (sector autónomo afín a las
tesis de Toni Negri) y RedNet, a través
de su organización estudiantil
Atenei in Rivolta (autónomos con
un discurso más obrerista). También
estaba presente Sinistra Critica, organización
de órbita trostkista.
Mientras que Rifondazione Comunista
estuvo completamente fuera.

La Onda anómala, espacio de
coordinación de todos estos y otros
colectivos, fue la que entonces articuló
la mayoría de protestas. Pero el
movimiento se desactivó en mitad del
curso 2008/2009. Francesco Longo,
estudiante de Milán, afirma que son
muchos los que creen que fue una
decisión tomada desde las “cúpulas”
del movimiento, que lo consideraron
como una opción estratégica.

El movimiento siguió de manera
más tranquila, asentándose y centrándose
en conseguir cuotas de representatividad
en la Universidad.
Sin embargo, la lucha se reactivó
con fuerza gracias a la inercia de la
incorporación a la misma de los investigadores,
doctorandos y otros
aspirantes a académicos. En asambleas,
con amplia presencia de estudiantes
no militantes, se decidieron
bloquear desde estaciones de
trenes a monumentos como Il
Coliseo o la torre de Pisa [ver recuadro al final].

Sin coordinación estatal

En esta ocasión, la oleada de protestas
no se ha construido a través de
una coordinación estatal. El movimiento
se ha generado en cada
Universidad con sus dinámicas internas
propias. Incluso los estudiantes
italianos que están fuera de Italia
han conseguido movilizarse. Cervelli
in fuga, que así se denomina esta alianza de estudiantes dispersos por
Europa, se concentró en Madrid, a
las puertas del Prado, el 12 de diciembre.
Y los estudiantes también
se han sumado a otras reivindicaciones
como el rechazo al voto de confianza
que ganó Berlusconi, los afectados
de L’Aquila o las plataformas
de rechazo al mayor vertedero del
continente, situado en Nápoles.

AL 'ABORDAJE' DE LAS INSTITUCIONES

Alfredo Almendro / Madrid

El 24 de noviembre, días antes
de la votación de la «ley Gelmini»,
se produjeron varias ocupaciones
de centros de poder
político en Roma. Grupos de
manifestantes se dirigieron
hasta la sede del Senado, y
lograron ocuparlo. Incluso
habrían llegado hasta el propio
salón de debates de no ser por
una durísima intervención de
la policía, que consigue cerrar
las puertas en el último
momento. Los altercados prosiguieron
en las puertas de la
Cámara alta, hasta que los
manifestantes decidieron dirigirse
al palacio Grazzoli, residencia
del Primer Ministro italiano.
Aquí encontraron otro
dispositivo policial, que les
impidió la entrada, y se tuvieron
que conformar con denunciar
irónicamente: «Aquí sólo
pasan las velinas», en referencia
a los escándalos sexuales
de Berlusconi. Las ocupaciones
no sólo tuvieron lugar en
Roma. En ciudades como
Turín, Perugia y Salerno, estudiantes
y profesores lanzaron
proclamas desde los tejados
de las facultades ocupadas.

«PREOCUPADOS POR LA CULTURA»

A. A. / Madrid

El 25 de noviembre las protestas
volvieron a tomar las
calles. En esta ocasión, las
ocupaciones se dirigen hacia
los centros turísticos y culturales
del país, aunque no será
la única vez. En Pisa se consigue
ocupar el icono de la ciudad:
la torre inclinada. Allí se
desplegó una pancarta de
varias decenas de metros. El
mismo día se produce en
Roma una multitudinaria ocupación
pacífica del Coliseo.
En este intento de extender el
conflicto de la cultura a lugares
turísticos o culturales
conocidos mundialmente hay
que destacar otra fecha: el 7
de diciembre. En la inauguración
de la temporada de
ópera en la Scala de Milán,
los estudiantes, con el apoyo
de trabajadores del teatro y
otros sectores artísticos protagonizan
duras protestas en la
puerta del edificio. Incluso
Daniel Baremboim, que dirigía
la orquesta, manifestó antes
del inicio del concierto: «Estamos
profundamente preocupados
por el futuro de la cultura
en Italia y Europa».

Tags relacionados: Educación Plan Bolonia
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Foto: Cau Napoli Collettivo.
separador

Tienda El Salto