MADRID //
Violencia policial en Lavapiés

Texto de A.CH.

La plaza del céntrico y populoso barrio madrileño de Lavapiés es un lugar muy concurrido por las tardes.Demasiado concurrido como paraque, el 30 de enero, una espectaculardetención de un menor de edadpor siete policías pasara desapercibida.Sobre todo si, como afirmannumerosos testigos, el detenido erareiteradamente golpeado aunque noofrecía resistencia. A partir de ahílos acontecimientos se precipitaron.

20/04/06 · 0:33
Edición impresa

Texto de A.CH.

La plaza del céntrico y populoso barrio madrileño de Lavapiés es un lugar muy concurrido por las tardes.Demasiado concurrido como paraque, el 30 de enero, una espectaculardetención de un menor de edadpor siete policías pasara desapercibida.Sobre todo si, como afirmannumerosos testigos, el detenido erareiteradamente golpeado aunque noofrecía resistencia. A partir de ahílos acontecimientos se precipitaron.

 

Un grupo de viandantes empezó
a increpar a los policías nacionales
exigiendo que pararan los golpes.
Siempre según los testigos, los agentes,
visiblemente nerviosos, arremetieron
a porrazos e hirieron a varias
personas. Uno de los viandantes,
asustado, echó a correr y fue perseguido.
Según el relato recogido en la
denuncia por malos tratos presentada
ante un juzgado de guardia,
E.M.B. dijo: “Eché a correr, siendo
perseguido por los agentes sin que
en ningún momento se me diera el
‘alto’, (...) fui golpeado por uno de
los policías con un objeto duro y pesado,
lanzándome con violencia
contra una señal de tráfico. Inmediatamente,
se acercaron unos cuatro
agentes que me rodean y comienzan
a golpearme con patadas y porrazos,
sobre todo en la zona de las
piernas. (...) Los agentes me insultan
y me colocan las esposas. Me
conducen hasta un coche de policía.
En el interior está el chico que habían
detenido primero. Nos trasladan
hasta la comisaría de Leganitos”.
Siempre según la denuncia “en
la comisaría, junto a un tercer individuo
(también de aspecto árabe,
como el otro) nos sientan en la entrada,
custodiados por unos seis
policías. Uno de ellos dice: ‘¿Estos
son los de Lavapiés?’. Para, seguidamente,
insultarme como ‘rojo de
mierda’ y, refiriéndose a los árabes,
‘moros de mierda’. Al pedir los
árabes que por favor les aflojen las
esposas, una agente de policía le
propina una patada en la cabeza a
uno”. E.M.B. denuncia que fue reiteradamente
golpeado por diferentes
policías. Su estancia en la comisaría
fue breve, apenas 45 minutos
hasta la llegada de la unidad
del Samur llamada para atender
sus lesiones. Esa misma noche ingresó
en el Doce de Octubre, aunque
no recibió el alta hasta cuatro
días más tarde tras ser intervenido
quirúrgicamente en el codo.

Mientras E.M.B era detenido,
en la plaza de Lavapiés unas doce
dotaciones de antidisturbios hicieron
acto de presencia y protagonizaron
en sucesivas cargas,
siempre según numerosos testimonios,
nuevas agresiones a personas
que protestaban por los golpes
o a simples viandantes.

La brutalidad policial ha revolucionado
el barrio de Lavapiés. Hay
diferentes iniciativas para preparar
una protesta. Por lo pronto, para
respaldar la denuncia judicial,
E.M.B. busca conseguir más testimonios
narrados o gráficos de lo
ocurrido.

Para contactar con ellos:
infolavapies@yahoo.es

Tags relacionados: Lavapiés Violencia policial
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto