INVESTIGACIÓN // LOS TEJEMANEJES DE SECTORES DEL PP CON LA EXTREMA DERECHA VALENCIANISTA
Los ultras regionalistas consiguen un escaño en Valencia gracias a un tránsfuga

El líder de la extrema derecha, Juan García Sentandreu ha conseguido que su pequeño partido, Coalición Valenciana (CV), logre un escaño en Valencia sin necesidad de que nadie les vote.

07/05/06 · 23:43


En el congreso inaugural de CV el 12
de noviembre, el diputado por
Castelló y alcalde de Alcora, Javier
Tomás, anunciaba su salida del PP y
su ingreso en CV. El tránsfuga que
pasará de cobrar 4.500 euros mensuales
a unos 10.500, formará el grupo
mixto en las Cortes, y abrirá así
las puerta del Gobierno valenciano a
los ultras regionalistas.

La presentación pública del nuevo
partido, antes de su congreso, tuvo
lugar en un hotel de Valencia en un
acto organizado y presidido por
Minuto Digital, la web que dirige
Fontanella y otros miembros de la
Falange Vasca, y contó con la presencia
del escritor Sánchez Dragó; también
estaban la ex directora del periódico
Las Provincias, Maria
Consuelo Reyna; el director de El
Diario de Valencia y ex jefe de prensa
de Zaplana, Jesús Sánchez Carrascosa;
y el presidente de la Diputación
de Valencia, Fernando Giner.
Además de sus buenas relaciones
con la Falange, Sentandreu mantiene
vínculos con España 2000 (activo
partido fascista. Ver DIAGONAL nº
16) y la empresa Levantina de
Seguridad, colaborando en la organización
de manifestaciones.

Todo un personaje

Sentandreu, que fue miembro de
Falange Española y del Sindicato de
Estudiantes Universitarios (SEU), ha
sido durante décadas la imagen más
irracional del blaverismo (ver recuadro).
Desde el Grup d’Acció Valencianista
(GAV) alentaba actos vandálicos
contra la universitat, partidos
políticos y organizaciones de izquierdas,
y ha presidido numerosas asociaciones
de corte folklórico que recibían
sustanciosas subvenciones.
Sentandreu no solo opera en
Valencia; a través de la Plataforma
Constitucionalista y Autonomista, de
la que es presidente, realiza campaña
anticatalanista y contra el Estatut
en Mallorca, Huesca o Barcelona.
Este abogado posee dos empresas
inmobiliarias y una empresa de
arrendamientos náuticos creada ex
profeso para la Copa América. Pero
su principal fuente de ingresos se la
dan las personas discapacitadas.

Sentandreu es socio o apoderado de
numerosas empresas que regentan
residencias y centros de empleo para
discapacitados y edita una revista
sobre este tema. Estas empresas se
benefician de exenciones del 100%
de la Seguridad Social y no pagan
impuestos, a pesar de que alguna de
ellas ha recibido denuncias por aplicar
jornadas laborales de 15 horas,
mala alimentación y carencias pedagógicas.
Gracias a estas empresas
Sentandreu es el presidente de la Federación
Valenciana de Centros
Especiales de Ocupación y desde allí
tiene representación en la Confederación
Empresarial Valenciana.

Pero ni su fortuna personal, ni el
apoyo de empresarios blaveros, como
Lladró o Velarte, justificaban el
gran despliegue de medios económicos
anteriores a la presentación del
tránsfuga. El 4 de diciembre, el periodista
Pedro Muelas afirmaba en el
diario Levante-emv que “el señor
Zaplana anda recabando por ahí financiación,
dineros, vamos, para las
campañas de propaganda y actos y
gastos diversos en los que se está metiendo
CV”, a lo que continúa, “el ex
presidente habría pedido que parte
de las donaciones que iban para el PP
ahora deberían de dirigirlas a CV y
que fueran reservándose para poder
acoger a futuros diputados del PP en
las Cortes Valencianas, que se quedarían
sin trabajo por la causa zaplanista
en un futuro y a los que habría que
acoger con cariño como recompensa
por su sacrificio”. El periodista da la
clave en lo que se venía argumentando
en numerosos medios de comunicación:
el PP utiliza a la extrema derecha
en sus luchas intestinas por el
poder. En el 2007 serán la elecciones
autonómicas y el ahora tránsfuga
no iba a repetir en las listas electorales
(tal como anunció el presidente
del PP en Castelló, Fabra), lo
mismo les ocurrirá con otros peperos
valencianos de corte zaplanista
y enfrentados al ahora presidente
Camps. Debilitar a Camps favorecería
la vuelta de Zaplana y, sobre
todo, la creación de un grupúsculo
regionalista (tal como ocurrió con
Unión Valenciana) permitiría gobernar
en coalición frente a una
probable victoria socialista.

'EL PACTO DEL POLLO'

1995
El PP gana las elecciones autonómicas
pero para gobernar necesita
apoyo de Unión Valenciana, representante
político del blaverismo, lo que
se denominó el 'Pacto del Pollo'.

1996
El PP gana las elecciones generales
españolas. CiU presiona a los populares
para desactivar el conflicto político
sobre la lengua catalana al País
Valenciano a cambio de su apoyo.

1998
El PP aprueba la ley de creación de
Academia Valenciana de la Lengua
(AVL). En la operación UV queda marginada,
lo que provoca una división
interna en el partido. Numerosos cargos
electos de UV ingresan al PP. Se
vive una aparente debacle del movimiento
blavero, con multitud de escisiones,
tránsfugas y traiciones políticas.

2004
Sentandreu, líder del blaverismo
militante y violento, crea la fundación
Nou Valencianisme como plataforma
para reactivar un movimiento
que se daba por finiquitado.

2005
Se presenta Coalición Valenciana.

UN FASCISMO MUY PARTICULAR

El blaverisme hace referencia
a los partidarios, durante
la Transición, de incorporar
la franja azul a la histórica
bandera 'senyera'. Arraigó
especialmente en sectores
afectos al franquismo, principalmente
de clases medias
y altas que veían el hundimiento
de sus valores y
creencias en medio de la
efervescencia política de los
años '70. Desconcierto
materializado en una irritación
creciente hacia los sectores
progresistas; en esos
momentos, partidarios de
manera general, de la recuperación
de signos de identidad
como el reconocimiento del
catalán como lengua oficial,
etc. Será a partir de las condiciones
especiales de la sociedad
valenciana de la época,
que se configurará un modelo
autóctono de fascismo bastante
particular. El discurso blavero
se fundamentaría en unos
reflejos emocionales y en un
contexto cultural y político
muy ventajoso para las antiguas
élites políticas y económicas.
Es desde entonces un
movimiento político españolista,
populista y folklórico
cuyos principales caballos
de batalla son la politización
de la lengua y el anticatalanismo.
Siempre ha ido
acompañado de una acción
violenta pública y protegida
desde el poder.

Tags relacionados: Fascismos Memoria
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto