BÉLGICA // EN UN MOVIMIENTO DE AMPLITUD SIN PRECEDENTES
‘Sin papeles’ se encierran en cerca de 30 iglesias

Fruto de un largo proceso organizativo, inmigrantes sin papeles de diferentes países protagonizan nuevas protestas para reivindicar un amplio proceso de regularización. El Gobierno responde endureciendo su legislación de Extranjería.

03/06/06 · 11:57
JPG - 31 KB
 
1 DE MAYO. Unas 1.200 personas (muchas de ellas inmigrantes sin papeles) se manifestaron en Bruselas reclamando “papeles
para todos” y reivindicando el derecho al trabajo. / Manos

Al cierre de esta edición continuaban
con fuerza las movilizaciones
de inmigrantes en Bélgica centradas
en reclamar “derechos para vivir
y trabajar de una manera legal”.
Veintisiete sedes o locales, la
mayoría iglesias, han sido ocupados
por inmigrantes aunque también
se han producido encierros
en tres mezquitas y algunos “centros
laicos” (sedes de la red de organizaciones
sociales que reivindican
la laicidad del Estado).
Según Anwar Misattari, portavoz
de los inmigrantes de origen iraní:
“Mucha gente que se está movilizando
lleva en Bélgica muchos
años, por lo que tienen todo tipo
de nexos con la sociedad belga”.

El 2 de mayo se produjo la, hasta
entonces, última ocupación. En este
caso, se trataba de un “centro laico”
frente al mismísimo Parlamento
belga, en Bruselas. En la cámara
belga estaba previsto debatir en la
segunda quincena de mayo el proyecto
de ley presentado por Patrick
Dewael, ministro del Interior, en
una aparente respuesta represiva a
las protestas. El proyecto modifica
la Ley de Extranjería en vigor desde
1999, e incluye importantes recortes
en materia de asilo, refugio y
derechos de los inmigrantes. Paralelamente,
Dewael ha lanzado
una instrucción que permite la regularización
de los refugiados
que hubieran solicitado antes de
junio del 2003 sus papeles. La medida
afectaría a entre 20.000 y
25.000 personas. Según declaró a
DIAGONAL Oscar Flores, portavoz
de la Coordination pour la
Régularisation (CRER): “Es una
medida insuficiente, que busca dividir
a las organizaciones que están
coordinadas en esta lucha.
Las organizaciones de solidaridad
con los inmigrantes estimamos
entre 100.000 y 150.000 el
número de sin papeles en Bélgica;
luchamos por un proceso de
regularización para todos ellos”.
Los protagonistas de los encierros
son fundamentalmente originarios
de países africanos, Oriente
Medio y del Este de Europa, siendo
los inmigrantes latinos el sector más
minoritario. En casi todas las ciudades
belgas existe un colectivo organizado
de sin papeles y su correspondiente
comité de apoyo formado
por personas de muy variadas
organizaciones y sensibilidades políticas.

El movimiento de inmigrantes
reivindica, aclara Flores, un proceso
de regularización que tenga en
cuenta cinco criterios básicos: “La
larga estancia en el país, la imposibilidad
de retorno por razones humanitarias,
la integración en la sociedad
belga, su situación económica
y en casos de personas enfermas,
el que no puedan ser tratadas debidamente
en sus países de origen”.
Los inicios del actual movimiento
de sin papeles se remontan a hace
unos dos años, cuando se constituyó
la Unión de Defensa de los Sin
Papeles (UDEP), organización que
reclama la regularización de los inmigrantes,
incita a su sindicación y
llama a la unidad de lucha junto a
la población belga consciente.

Sin embargo, la presente oleada
de movilizaciones de los inmigrantes
se inició en la segunda mitad del
año pasado y tuvo su punto culminante
en la ocupación de la iglesia
de San Bonifacio en Ixelles, cerca
de Bruselas, que se prolongó desde
el 19 de octubre de 2005 hasta finales
del pasado marzo. Aunque en
este encierro varios de los ocupantes
fueron detenidos, e incluso Vincent
Aleini, un sin papeles de origen
rumano, fue deportado, los 130
inmigrantes que se mantuvieron en
la lucha, protagonizando incluso
una huelga de hambre de tres semanas,
finalmente consiguieron su
regularización. El pasado 25 de febrero,
en pleno encierro de San
Bonifacio, los inmigrantes hicieron
una importante demostración de
fuerza, cuando unas 10.000 personas
se manifestaron por la regularización
de los sin papeles, contra las
expulsiones y por el cierre de los
centros de internamiento. La victoria
que significó la regularización
de esos 130 sin papeles ha
propiciado que los inmigrantes en
Bélgica se hayan lanzado a esta
nueva, y sin precedentes, lucha.

Incrementar
expulsiones

_ El 27 de abril, en Luxemburgo,
los ministros de Interior
de la UE acordaron aumentar
el número de vuelos conjuntos
con inmigrantes repatriados
organizados por los países
Schengen. Serán
coordinados por Frontex, la
agencia comunitaria de fronteras.
«El Consejo Europeo
hace un llamamiento para
incrementar el uso de vuelos
conjuntos como medio de
demostrar el compromiso de
la UE en relación a una mejor
utilización de recursos, lo que
aumentará la tasa de reenvío»,
indica su comunicado.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto