PRISIONES // LA INICIATIVA PARTE DE RECLUSOS ITALIANOS
Protestas de presos en tres países contra la cadena perpetua

A primeros de diciembre, en diferentes cárceles de Italia,
Alemania y del Estado español, cientos de presos
han protagonizado huelgas de hambre y ayunos para
reclamar mejoras y el fin de las penas a perpetuidad.

, Redacción
11/12/08 · 0:00
Edición impresa



Según aclara Kike, que trabaja en
iniciativas de apoyo a las personas
presas, “realmente no creo que podamos
hablar de una campaña a nivel
europeo muy organizada. Simplemente
los presos italianos quisieron
hacer extensible su movilización
a otros países de Europa. Ha sido en
el Estado español y en Alemania
donde se han sumado otros presos”.
Aunque resalta: “Es muy positivo
que se haya conseguido coordinar a
presos y que se englobe en un marco
más general, como es el de la UE”.

Los ‘ergastolanos’

En diciembre de 2006, a iniciativa de
presos condenados a ergastolo (cadena
perpetua) empezó en las prisiones
italianas una campaña, Mai
dire mai (nunca digas nunca), contra
la cadena perpetua. En el marco de
esta campaña varios centenares de
presos mantuvieron diversas protestas
colectivas, hasta que, en diciembre
de 2007, cerca de 800 reclusos
condenados a perpetuidad y unas
1.300 personas más, entre presos, familiares
y simpatizantes, realizaron
una huelga de hambre. Esta protesta
contó con cierto apoyo en la calle y
en diversos países, incluido el Estado
español, donde hubo algunos testimonios
de solidaridad. Aunque
dicha huelga fue desconvocada a los
14 días de su inicio por la asociación
Pantagruel, que se encargaba de su
coordinación, y fue considerada un
fracaso por sus convocantes, sirvió
de experiencia de coordinación en
torno a unos objetivos comunes y,
además, en varios países a la vez.
Por eso, cuando los presos impulsores
de la campaña Mai dire mai
plantearon una nueva protesta, propusieron
una movilización a nivel
europeo. En Italia, hay unos 1.300
‘ergastolanos’ recluidos en unas 40
cárceles, la mayoría de ellas de máxima
seguridad. La movilización que
han escogido ha sido de nuevo la
huelga de hambre. Como afirmaba
uno de sus impulsores: “Nosotros
para llamar la atención tenemos sólo
una manera: no comer”. Pero es rotativa,
poniéndose en huelga los presos
de una región cada semana. Iniciada
el 1 de diciembre, está previsto
que la protesta abarque 20 regiones
y se prolongue hasta el próximo
marzo con la participación de unos
800 presos.

El eco en Alemania de esta iniciativa
“nos llega por un preso anarquista
que está allí, Gabriel Pombo Da
Silva, que es español, y nos ha dicho
que bastantes presos iban a hacer un
ayuno los tres primeros días de diciembre.
Aunque ahora mismo no
sabemos más”, explica Kike.

En el Estado español, los colectivos
de apoyo a las personas presas
tienen constancia de que 21 presos
iban a secundar las protestas los tres
primeros días de diciembre, con ayunos,
huelgas de patio y chapeos (los
reclusos se niegan a salir de sus celdas).

Además diversos presos han
mostrado su intención de mantener
otras formas de protestas hasta marzo,
cuando termina la huelga rotativa
en Italia. Dadas las limitaciones
para comunicarse con el interior de
la cárcel, al cierre de esta edición todavía
no se conocía el alcance de la
movilización.

Además de apoyar la peticiones
de los ‘ergastolanos’, las demandas
de los presos del Estado español se
centran en la derogación de las reformas
penitenciarias y del código
penal de 2003, “ya que dicha reforma
suprime o restringe casi todos
los beneficios y redenciones”, afirma
Kike. “Además reclaman la excarcelación
de todos los presos enfermos
graves, la libertad para los presos
con más de 20 años de prisión cumplidos,
el fin de los malos tratos y la
derogación de las leyes, sentencias y
tribunales de excepción. Sobre todo
la doctrina Parot que se aplica para
alargar las penas” enfatiza Kike.

Tags relacionados: cadena perpetua Cárceles
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto