Censurados dos canales de televisión iraníes
El PP se quita del medio a Press TV e Hispan TV

La emisión de ambas cadenas es suspendida en Hispasat y la TDT, y su audiencia aumenta en internet.

10/02/13 · 12:17
Edición impresa

El pasado diciembre Hispasat recibía la orden de interrumpir la señal en el Estado español de Hispan TV y Press TV, dos canales propiedad de la televisión pública iraní que emiten en castellano e inglés respectivamente. Hispan TV ofrece programas como A la calle, El color de dinero o, más recientemente, Fort Apache –del equipo de La Tuerka– con un alto componente de crítica social, que en adelante podrán seguir viéndose en internet, donde la censura ha disparado las visitas. Sin embargo, también incluye el programa Irán Hoy, en el que Press TV, –aunque no Hispan TV, según señala la productora–, emitió confesiones forzadas como la de Sakineh Mohammadi Ashtiani , mujer iraní sentenciada a muerte por adulterio y asesinato. En enero, Canal 33, que emitía Hispan TV en la TDT madrileña, recibía la misma comunicación con la amenaza de un expediente sancionador.

La orden ha partido del secretario de Estado de Telecomunicaciones, Víctor Calvo-Sotelo, que pidió que se bajara la señal de ambos canales en cumplimiento de una directiva del Consejo de la UE que, en abril de 2012, establecía "medidas restrictivas" contra Irán, sobre todo debido a su plan nuclear. En la directiva se incluye una ‘lista negra’ en la que se encuentra Ezatollah Zarghami, presidente de IRIB, la Organización de la Radio y la Televisión de la República Islámica de Irán, a la que se acusa de emitir confesiones forzadas y juicios mediáticos, algunos denunciados por organizaciones como Human Rights Watch o Amnistía Internacional. Sin embargo, según Press TV, el pasado octubre, Maya Kosyanchich, portavoz de la jefa de Política Exterior de la UE, Catherine Ashton, les comunicaba, a colación de la bajada de su señal en Francia, ahora ya restablecida, que las medidas “ se centran en las finanzas, la energía, el comercio y el transporte, no en las telecomunicaciones".

Para Mahmud Alizadeh, encargado de Hispan TV en Madrid, lo destacable es que la orden, que considera un guiño al lobby judío, haya partido del Estado: “¿Cómo un Estado se mete? Normalmente es la empresa privada, que tiene todo el derecho a hacerlo, pero ¿un Estado?”, señala. Por su parte, la diputada de IU, Ascensión De las Heras, que interpeló al Gobierno tras el cierre preguntando  si consideraba que “se ha vulnerado la libertad de expresión”, remarcaba en su intervención parlamentaria que Michel de Rosen, franco-israelí directivo de Eutelsat, – que posee un 33% de Hispasat–, “está inculpado por la reciente ola de ataques contra los medios de comunicación iraníes en Europa”. No casualmente, David Harris, presidente del Comité Judío Americano, se ha congratulado de la medida, que llega justo un par de meses después de su entrevista con el ministro de exteriores, José Manuel García Margallo.

“Por supuesto, vamos a respetar y a cerrar la producción de programas”, explica Alizadeh. El Gobierno iraní ha presentado una queja formal e Hispan TV también tiene prevista una demanda. Alizadeh insiste en que Hispan TV “no era un canal ni pro gubernamental ni pro integrista”: “Con Press TV pueden interpretar que han emitido algún juicio, pero Hispan TV no ha hecho absolutamente nada en lo que puedan fundarse”, señala.

Para Enrique Riobóo, director de Canal 33, a través del que se emite Hispan TV en la TDT madrileña, se trata de “un caso habitual de censura de los medios de comunicación en España, especialmente radios y televisiones, que dependen de una licencia administrativa y están sometidos a un férreo control político”. Riobóo destaca que Canal 33 siempre ha sido “incómoda tanto para gobiernos del PSOE como del PP” por su “contenido vecinal, participativo y social” y que ya tuvieron problemas por emitir TeleK. “Si en Hispan TV se emitieran  programas que vulneren derechos humanos”, apunta, “nosotros seríamos los primeros en retirarlo”.

Por su parte, el presentador del programa de debate Fort Apache, en Hispan TV, y también conductor de La Tuerka, en TeleK, Pablo Iglesias, subraya que “el Gobierno español, en nombre de la marca España, ha promovido relaciones con Estados que en ningún caso superarían un test de derechos humanos”. A su juicio: “Esta televisión, por una serie de razones geopolíticas concretas, ha decidido dar espacio a programas críticos que se atreven a decir lo que otros no dicen, en particular respecto a lo que está ocurriendo en España. Eso es lo que más preocupa al Gobierno”.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0