AGRESIONES FASCISTAS / DENUNCIAN ATAQUE A CLÍNICA QUE REALIZA ABORTOS
Piden prisión en Valencia para el líder de España 2000

José Luis Roberto Navarro
fue juzgado por la
convocatoria de una
manifestación en la que se
corearon gritos de “Moros
no, España no es un zoo”.

18/01/07 · 0:00
Edición impresa
JPG - 10.9 KB
CLÍNICA ISADORA. Manifestación en repulsa a las agresiones recibidas por esta clínica
madrileña donde practican el aborto./José Alfonso

El pasado 10 de enero empezó en la
sala 20 de los juzgados valencianos
el juicio contra José Luis Roberto
Navarro, líder del partido fascista
España 2000, por un supuesto delito
de apología del racismo. La acusación
particular, ejercida por la Plataforma
per Russafa, pide para él
una pena de dos años y seis meses
de prisión y una multa de 198.000
euros. Es la primera vez que una
denuncia de este tipo llega a juicio.

En marzo de 2002, la organización
de extrema derecha convocó
en el barrio valenciano de Russafa
una manifestación bajo el lema “No
a la droga, no a la delincuencia, no
a la inmigración ilegal”, y durante
la misma se corearon gritos del tipo
“Moros, no, España no es un
zoo”, “Hitler, Hitler” o “Sudacas de
mierda”. Varias organizaciones
unidas en la Plataforma per
Russafa presentaron una denuncia
contra España 2000 por “apología
del racismo ” porque, a su juicio,
buscaba “provocar a la discriminación,
el odio y la violencia racista”
en el barrio con mayor número
de inmigrantes de Valencia.

En la vista oral, que se prolongó
toda la mañana, y que al cierre de
esta edición iba a continuar el 15 de
enero, declararon representantes
de una y otra parte, así como policías
y periodistas. Hasta tres testigos
señalaron a Roberto como la
persona que “apuntaba consignas”
y “alentaba” a los manifestantes
que lanzaron gritos racistas en la
manifestación. Otros vecinos que
presenciaron la marcha desde las
aceras declararon haber visto bates
de béisbol, además de los enormes
cirios que llegaron a lanzar a la gente.
José Luis Roberto negó cualquier
responsabilidad y no quiso
responder a las preguntas de la acusación.
Durante la vista, numerosas
personas convocadas por los denunciantes
y por la organización
fascista se concentraron en los pasillos
del edificio de la Ciudad de la
Justicia. Simpatizantes de España
2000 fotografiaron y amenazaron a
los convocados por la Plataforma
per Russafa y a algunos periodistas.
Por la tarde, un centenar de antifascistas
desplegaron una pancarta
ante la puerta del Ayuntamiento.
Convocados por Antifeixistes de
l’Horta, exigían del delegado de
Gobierno que acabe con la impunidad
de los grupos fascistas que cometen
“una agresión semanal en
la comarca”.

Por otro lado, en Madrid, el 12 de
enero, más de 200 personas se manifestaron
para denunciar el ataque,
el pasado 28 de diciembre,
contra la clínica Isadora, especializada
en abortos de bajo y alto riesgo.
La manifestación, convocada
por la Coordinadora Antifascista y
apoyada por los colectivos de mujeres
Trece Rosas y Mujeres Autónomas,
recorrió el barrio entre consignas
contra las agresiones y en
defensa del derecho al aborto hasta
la clínica atacada. Empar Pineda,
portavoz de la clínica, declaró a
DIAGONAL que “no es la primera
vez que sufrimos pintadas o amenazas,
pero esta agresión ha sido la
más brutal y violenta. Utilizaron
piedras de gran tamaño que rompieron
los ventanales de varias consultas”.
Para Pineda no hay duda
de que estos ataques son obra de
grupos fascistas, y considera que
“éste ha sido un atentado contra
uno de los derechos fundamentales
de la mujer, como es el derecho a
abortar”. La clínica Isadora ha denunciado
el ataque en comisaría.

Esta agresión fascista no ha sido
la única en diciembre en la región.
El 25, un ciudadano rumano de 42
años era apaleado por varios nazis
en la localidad de Coslada. El 30 de
diciembre, cuatro jóvenes eran
agredidos por un grupo de 12 fascistas
en Moncloa. “Vimos a un grupo
de neonazis amenazar con una
botella rota a unos chavales. Cuando
les dijimos que parasen nos atacaron”,
comenta a DIAGONAL uno
de los jóvenes agredidos, que tuvo
que ser operado de urgencia por rotura
de tibia y peroné, a causa de
los golpes recibidos. Dos de los ultraderechistas,
I. C. E. M., de Aravaca,
y A. N. R., de Pozuelo y con causas
judiciales pendientes, fueron
identificados y denunciados judicialmente
por los agredidos, “les conocemos
bien, son fascistas de la
zona oeste de Madrid, en donde vivimos”,
añade el joven agredido.

Tags relacionados: Antifascismo Fascismos Grupos nazis
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto