MADRID // DENUNCIAN CARENCIAS EN LA SEGURIDAD
El Orgullo de Chueca ya es más empresarial

El respaldo del Ayuntamiento a las empresas que organizan el llamado “orgullo comercial” se plasmó en junio con su declaración como festejo popular de Madrid.

04/10/12 · 0:00
Seguridad privada controla el acceso al barrio de Chueca durante el Orgullo 2012

Desde hace años, AEGAL, la asociación empresarial de
lesbianas y gays que gestiona el espacio público de Chueca durante las
fiestas del Orgullo gracias a una concesión del
Ayuntamiento, venía solicitando a las autoridades municipales la
declaración de esta fiesta con la categoría de festejo popular. Esto
permitirá la legalización de situaciones irregulares que hasta ahora se
han venido
dando, como el monopolio que esta
organización tiene para decidir qué
bares pueden tener una barra exterior y cuál es el precio que tienen que
pagar a ésta por ello
. El visto bueno
municipal a esta vieja reclamación
empresarial se ha producido finalmente con secretismo. El 25 de junio,
la Junta del Distrito Centro celebraba una votación con carácter de
urgencia y sin que estuviera incluida
en el orden del día previo. Con los
votos a favor de PP, PSOE y UPyD, y
la abstención de IU, salía adelante
una propuesta que va a tener importantes consecuencias.

Anticipándose a esta medida, y a
falta de delimitar cuál será el perímetro que ocupará en la ciudad el
Orgullo, AEGAL ya se ha apresurado a solicitar nuevas plazas y calles
del centro de Madrid con el fin de
partir con una posición de ventaja.
Esta solicitud permitirá al Ayuntamiento rechazar con mayor respaldo legal otras peticiones realizadas
por colectivos vecinales y LGTB
(lesgay-trans-bisex) con el fin de realizar
diferentes actos culturales y reivindicativos en plazas de Chueca, como
ha ocurrido en años anteriores.

Además de este nuevo apoyo institucional, AEGAL ha contado con tres
páginas de publicidad municipal en
su nueva revista y una apuesta
renovada del Ayuntamiento por mirar hacia otro lado ante las ilegalidades denunciadas. Tal y como se
muestra en la fotografía que ilustra
este artículo, en la última celebración
del Orgullo, nuevamente la seguridad privada contratada por esta organización empresarial acota las entradas al barrio y, sin la presencia de
policía municipal, revisa el contenido de bolsos y mochilas
para evitar
la entrada de botellas.

Otra de las irregularidades más
importantes en las que incurre el
Ayuntamiento respecto al Orgullo es
la ausencia de exigencia de que dicho evento cuente con planes de
autoprotección. La presencia de estos
planes es obligatoria, tal y como marca la Ley de Protección Civil, sin
embargo, en ninguno de los expedientes comprobados hasta 2011 figuraba
tal documento. Las denuncias acerca de la peligrosidad del
Orgullo se centran en que los controles de seguridad privada denunciados
vienen acompañados por un
vallado de los accesos al barrio en el
que no hay vallas “antiavalanchas”
,
elementos “muy necesarios ante tal
aglomeración de personas en unas
calles tan estrechas” señalan los grupos denunciantes, que recuerdan
que “el ejemplo de lo ocurrido en el
Love Parade [de Duisburgo en 2010]
debería hacer reflexionar a mucha
gente, sobre todo a los empresarios
y a los políticos que los apoyan”.

Este hecho, denunciado por parte del grupo de trabajo Toma el
Orgullo, ha sido desoído un año
más por parte de las autoridades
municipales. No obstante, la crítica
de este colectivo hacia la privatización del barrio durante las fiestas
del Orgullo se volvió a hacer visible en las calles. Durante el pregón
realizado por AEGAL y colectivos
oficialistas afines, una enorme
bandera arcoíris se desplegó cubriendo una fachada de la plaza de
Chueca con el lema “Nuestros derechos no son un negocio”.

Tags relacionados: homofobia Madrid Número 182
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Tienda El Salto