CONTROL SOCIAL // HAY CENTROS EDUCATIVOS QUE ADEMÁS UTILIZAN SEGURIDAD PRIVADA
Numerosos institutos recurren a sistemas de videovigilancia

Vigilar que no entren
ladrones, prevenir el
vandalismo, atajar la
violencia escolar o acabar
con los graffitis son
algunas de las razones
que esgrimen los centros.

15/10/06 · 19:09
Edición impresa
JPG - 20.4 KB
MUCHOS CENTROS de Secundaria poseen sistemas de videovigilancia y/o guardias
de seguridad sin que exista ningún tipo de control sobre ellos. // Sam3

En ocasiones las cámaras de videovigilancia
están enfocadas hacia
fuera, otras se encuentran en los
patios y pasillos. Numerosos institutos
de Secundaria poseen sistemas
de videovigilancia y/o guardias
de seguridad sin que exista
ningún tipo de control sobre ellos
y sin que ni siquiera haya datos
sobre cuántos institutos tienen estos
sistemas de vigilancia en cada
Comunidad Autónoma.

El debate sobre la regulación del
uso de cámaras de videocontrol en
los institutos se ha abierto en Andalucía.
Allí todos los centros TIC
(Tecnología de la Información y la
Comunicación), es decir los institutos
de Secundaria dotados con
ordenadores para los alumnos y
sistemas informáticos para la educación
tienen sistemas de control
por videovigilancia y un total de
250 guardas de seguridad privada.
Además de estos 150 institutos, muchos
otros, en esta comunidad autónoma,
poseen cámaras que controlan
pasillos, patios e incluso aulas.
Las competencias para la instalación
de cámaras dependen únicamente
de los consejos escolares de
los centros, que utilizan sus partidas
de libre disposición para pagar
instalaciones de entre 1.800 y 3.000
euros con de cinco a nueve cámaras
(los hay que cuentan con 16). El
Defensor del Menor andaluz, José
Chamizo, cree que estos sistemas
de videocontrol violan la intimidad
del menor. Chamizo declaró a la
prensa local que había recomendado
su instalación en el exterior
“siempre que esté justificado, para
controlar el vandalismo. Pero muy
distinto es que estén dentro. Dudo
de su legalidad y creo que debería
pronunciarse la Comisión de Videovigilancia
de Andalucía”. A pesar
de estas declaraciones y de otras similares
realizadas por parte de
UGT y de la Confederación Andaluza
de Padres de Alumnos (CODAPA),
el fiscal jefe del Tribunal de
Justicia de Andalucía y miembro de
la citada comisión afirmaba que no
ha recibido ninguna notificación
para discutir el particular.

Pero no sólo en Andalucía se vigila
con cámaras a los estudiantes.
Todos los institutos de Torrevieja,
Alacant, poseen cámaras exteriores;
pero en el próximo curso podrían
comenzar a colocarlas en el
interior de los centros. En esta población
la decisión fue respaldada,
a raíz de algunos casos de violencia
escolar, por la inspección educativa
a pesar de que algunos profesores
defendían que ésa no es manera de
atajar los problemas de violencia en
las aulas. La instalación de estos sistemas
de videovigilancia en la comarca
de la Vega Baja y otras zonas
de Alacant motivó que la Junta
docente provincial que representa
a todo el profesorado de Alicante
haya acordado a instancias de STEPV,
el sindicato mayoritario, reclamar
a la Conselleria de Educación
que redacte una normativa específica
al respecto.

En Bilbao, el colegio Miribilla ha
instado videovigilancia a raíz de la
agresión de una madre a la directora
del centro. En Asturias al menos
14 centros cuentan con sistemas de
videocontrol, la mayoría exteriores
pero algunos con la clara finalidad
de controlar que los adolescentes
no salgan a la calle en el recreo.

Ésta es una situación que se repite
en la mayoría de institutos de
Secundaria de todas las Comunidades
Autónomas.

MÁS DE MIL NUEVAS CÁMARAS CONTROLARÁN LAS CALLES VALENCIANAS

La Universidad Politécnica de
Valencia junto con el Ayuntamiento,
además de otros organismos
como la Agencia Espacial
Europea, han puesto en
marcha el Plan Dyvine que
convertirá a esta ciudad en la
primera localidad europea en
donde se implementará un
plan de redes visuales dinámicas.
El plan, que cuesta un
millón y medio de euros, estará
en marcha para la fase final
de la Copa América. El Ayuntamiento
invertirá 50.000
euros y el resto será una subvención
europea.
A las 565 cámaras ya instaladas
que controlan el tráfico,
las de los bancos y cajeros
automáticos, organismos
oficiales, edificios públicos
y empresas privadas,
habrá que sumar mil nuevas
'cámaras inteligentes' que
vigilaran las calles de
la ciudad.
El proyecto ha sido
impulsado desde la Escuela
Técnica Superior de Ingenieros
de la Telecomunicación, en el
nuevo estilo de I + D de las
universidades en colaboración
con la industria armamentística
y ahora también de control
ciudadano. Durante los dieciocho
próximos meses los técnicos
de la Universidad Politécnica
y de la Policía Local
tendrán que ponerse de
acuerdo sobre dónde y
cómo colocar las más de
mil cámaras.
El responsable de Seguridad
Ciudadana del Consistorio
valenciano se apresuró a
aclarar, en la rueda de prensa
de presentación del proyecto,
que las cámaras «son sólo
para evitar catástrofes, como
por ejemplo seísmos, riadas y
accidentes industriales; y para
controlar la celebración de
grandes eventos».
Pero no sólo Valencia instalará
cámaras. Otras ciudades se
han sumado a la moda de la
videovigilancia como supuesta
forma de prevención de la
delincuencia. Moda que, por
cierto, da suculentos beneficios
a las empresas de
seguridad privada y telecomunicaciones,
que son quienes
las comercializan.
Alicante ha licitado un concurso
por importe de 343.650
euros por dos años para adjudicar
la instalación de cámaras
y contratar guardias de
seguridad. Esta ciudad ya
cuenta con 33 cámaras en
parques públicos. En el municipio
de Crevillent, el Consistorio
del PP ha solicitado instalar
cámaras en las calles
donde se congregan los inmigrantes
magrebíes. Esta
población vive continuas tensiones
debido al carácter
xenófobo de su alcalde y policía,
en una de las poblaciones
con mayor porcentaje de inmigrantes
magrebíes del País
Valencià. El proyecto de Crevillent
ha sido finalmente rechazado
por el Tribunal Superior
de Justicia de la Comunidad
Valenciana. Las otras dos propuestas,
las de Valencia y Alicante,
ya han pasado por la
comisión autonómica que les
tiene que dar luz verde.
En Valencia, en breve, más de
mil ojos nos vigilarán.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto