ENTREVISTA | SAMIRA KINANI, DIRECTORA DE LA ORGANIZACIÓN HUMANITARIA DE DERECHOS HUMANOS AMDH
“No son valores del islam, sino valores de una sociedad machista”

Sindicalista y representante de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos, Samira Kinani habla del suicidio de una joven violada y del machismo de la sociedad marroquí.

07/12/12 · 11:08
Edición impresa

En marzo la joven Amina Filali, de 16 años, se quitó la vida en Marruecos, después de que fuese violada y casada a la fuerza con su violador. Según las leyes marroquíes, un violador puede librarse de la pena si se casa con su víctima en conveniencia con los padres de la misma. El suicidio de la joven dio lugar a una ola de indignación y a protestas de feministas y de organizaciones de la sociedad civil.

DIAGONAL: La atención alrededor del caso Filali ha desaparecido. ¿Qué ha pasado desde marzo?

SAMIRA KINANI: La violación de niñas y el matrimonio forzado son un fenómeno social extendido en Marruecos. Esta problemática es un tema tabú. Para ello tuvo que morir primero una adolescente, hasta que la gente se decidió a salir a la calle a denunciarlo. En realidad, las organizaciones que defienden los derechos de la mujer deberían hacer todo lo posible por acabar con dichos tabúes. Desde el caso Filali la sociedad civil parecía haber despertado. En Facebook, por ejemplo, se discutió intensivamente. Sin embargo, la ley que permite que un violador se case con su víctima no se ha cambiado. La explicación esgrimida es que se trata de una “peculiaridad cultural”.

La ministra marroquí para Solidaridad, Mujer, Familia y Desarrollo Social, Bassima Hakkaoui, aseguró después del suicidio que se realizaría un debate para cambiar la ley. El punto de disputa es el artículo 475 del Código Penal, que libera al violador de la pena si se casa con su víctima con el consentimiento de sus padres. En discusión está también el artículo 20 de la ley familiar, que permite el casamiento de menores.

D.: ¿Se trata de una reforma o sólo de acabar con ese artículo?

S.K.: Como le he dicho, no se ha hecho nada concreto hasta ahora. Aparte de algunas conferencias sobre el caso y la violación de menores, no se habla más del tema. Tengo la sensación de que la movilización en internet y el interés en el tema han decaído.

D.: ¿Cómo ha actuado ante el caso el Partido islámico para la Igualdad y el Desarrollo (PJD), la mayor fuerza en el Gobierno?

S.K.: El PJD es la mayor fuerza, pero en Marruecos el Gobierno no tiene el poder, sino el ‘makhzen’, que relaciona a la Casa Real, a las finanzas y al aparato del Estado. Es un Gobierno de cartón piedra. Como partido se ha pronunciado, y aseguró que no se trataba de un tema relacionado con la violación sino de una historia pasional.

D.: ¿De quién es víctima Amina Filali en última instancia?

S.K.: Es víctima de toda una sociedad y de su ideología, que ve a la mujer como un objeto. Por una parte la chica es la víctima de una sociedad patriarcal, machista, que no protege mediante la ley a las mujeres. Es víctima también de un entorno, porque se la casó, para evitar un así llamado escándalo, ya que las mujeres que no son vírgenes y no están casadas son repudiadas en Marruecos, sobre todo en el campo.

D.: ¿Qué rol juegan los valores islámicos en la sociedad?

S.K.: No son valores del islam, sino valores de una sociedad machista. De hecho, el derecho marroquí proviene del francés, de ahí que no se pueda hablar simplemente de islam. El machismo es un mal que ahoga cualquier atisbo de esperanza en una sociedad en la que hombres y mujeres puedan vivir en igualdad. No es una cuestión de religión, ya sea ésta el islam, el cristianismo o el judaísmo, sino del poder masculino dominante. En nuestra sociedad son aún los hombres quienes hacen las leyes y quienes se favorecen con ellas.

D.: ¿Qué significa la liberación de las mujeres en Marruecos hoy?

S.K.: Amina Filali era una joven marginalizada en un Marruecos en el que no hay trabajo. No se puede hablar de la liberación de la mujer únicamente a través de leyes. La liberación ha de ser tal en sentido económico y cultural también. Le pongo un ejemplo: se podría escribir en la ley que un hombre no tiene derecho a tener una segunda mujer si su mujer actual no está de acuerdo. Pero si esa mujer depende económicamente de él, ¿tiene la opción realmente? Para una liberación económica de las mujeres el pueblo ha de poder elegir lo que quiere. Y ése no es el caso de Marruecos. Si queremos luchar por la liberación de las mujeres en Marruecos, por su dignidad, entonces debemos luchar por la determinación propia del pueblo marroquí.

“EN EL 20 DE FEBRERO LAS MUJERES ESTÁN MUY PRESENTES”

DIAGONAL: El Movimiento 20 de febrero pide reformas democráticas, una modernización del país. ¿Qué rol juegan las mujeres en este movimiento?

SAMIRA KINANI: En el Movimiento 20 de febrero las mujeres están muy presentes, sobre todo las mujeres jóvenes y las adolescentes procedentes de barrios obreros pobres y que con mayor fuerza reclaman un cambio. Piden la igualdad de sexos y una vida digna. Por otro lado, el movimiento de las mujeres conservadoras, asociaciones que trabajan con planes de desarrollo muy influenciados desde el exterior, no está realmente representado.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

  • |
    ABd
    |
    12/05/2012 - 9:00am
    El problema del derecho civil marroquó es precisamente que no se ajusta a la legislación islámica sino al código civil napoleúnico. Conforme a la legislación islámica un violador debe ser ajusticiado, a no ser que medie el perdó de la víctima. Así mismo, conforme a la legislación islámica, una mujer no puede ser casada en contra de su voluntad, de lo que resulta la invalidez legal de tal matrimonio. Los padres no pueden decidir el matrimonio de sus hijas segó esta legislación, aunque aconseja que la joven que va a contraer matrimonio por primera vez consulte a sus padres lo acertado de su elección antes de tomar la decisión de casarse. Si la ley islámica se aplicase en marruecos, serían los violadores, y no sus víctimas, quienes encontrarían la muerte.
  • |
    Maria
    |
    12/05/2012 - 9:00am
    En la Edad Media, en España, existían leyes similares, por ejemplo, se ve en uno de los "Usatges" de Barcelona. Por lo tanto, es un tema patriarcal y machista, y nada más.
  • Inicie sesión para comentar
    Samira Kinani.
    separador