Reclaman el fin de la dispersión y de la cadena perpetua de facto para condenados por terrorismo
Miles de personas piden en Bilbao el fin de la excepción carcelaria en el País Vasco

La manifestación por los derechos de los presos del conflicto vasco reunió el sábado en Bilbao a una multitud y a representantes de la mayor parte de fuerzas políticas.

, Bilbao
14/01/13 · 9:28
Vista hacia adelante de la calle Autonomía, desde la cabecera de la marcha, antes de comenzar. / Igor del Barrio

Ya es tradición que, al inicio de un nuevo año, se marche en Bilbao en favor de los derechos humanos de los presos y refugiados políticos del conflicto vasco. La manifestación de 2012 parafraseaba un poema de Joseba Sarrionandia, “Sarri” (quizá el escritor en lengua vasca más reconocido y premiado, fugado desde 1985) y llamaba a convertirse en una cita colosal. La de este año volvía a convocarse sobre unos versos de Sarri que Josu Zabala (ex Hertzainak) convirtió en canción, llamando a volver al pueblo. Y así, este año Bilbao ha vuelto a ser el epicentro silencioso de ese clamor por el cambio en la política penitenciaria.

Según Herrira, organización en favor de los derechos de los presos convocante de la marcha, más de 300 autobuses llegaron a Bilbao desde todos los puntos del Estado: también llegaron desde Catalunya, y resulta significativo que este año llegara también un autobús desde Madrid. Desde el nuevo escenario generado por el alto el fuego de ETA y las sucesivas apuestas por la solución del conflicto vasco, no ha parado de aumentar el apoyo social para que haya un cambio en las políticas de Madrid y París.

Sin embargo, no sólo siguen intactas las leyes de carácter político (como la dispersión y la ley 197/2006 que establecía la conocida como “doctrina Parot” o cadena perpetua “de facto”) sino que también el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, declaró que la Audiencia Nacional no debía haber permitido la manifestación del sábado.

Para Beñat Zarrabeitia, portavoz de Herrira, la movilización tuvo “un carácter histórico, tanto en lo cuantitativo -probablemente fue la manifestación más grande celebrada en Euskal Herria- como en lo cualitativo”. Zarrabeitia definía la fotografía de ayer como “un colorido puzzle de diferentes sensibilidades”. La marcha contó con una amplia representación política (especialmente diverso desde el ámbito vascofrancés, que contó con la visita de la recientemente excarcelada Aurore Martin) y cultural: durante las últimas semanas hubo más de 450 adhesiones de personalidades de la sociedad vasca.

La aglomeración de gente que llenaba las calles de Bilbao desde una hora antes de la salida de la manifestación rediseñó involuntariamente el protocolo habitual de estas marchas. Así, en lugar de ir encabezada por los familiares de los presos, esta vez quedaron en la cola (junto con las furgonetas que cada semana trasladan a los familiares hasta las prisiones más lejanas) y fueron abriéndose paso como pudieron entre los aplausos.

La movilización del sábado 12 fue el colofón de una agenda de movilizaciones que en proceso. Zarrabeitia comentaba el siguiente objetivo: “que, por un lado, las instancias que tienen que dar pasos tomen cuenta de la fotografía de hoy; y, por otro, que la dinámica actual de esta fuerza personal y colectiva de hoy sea reforzada en focos más cercanos, para seguir impulsando y que esto se siga llevando a pueblos, barrios y ciudades”.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

2

  • | |
    14/01/2013 - 9:21pm
    Esto no sale en los medios de masas, porque no saben como tragarlo. La protesta por la crisis y privatizaciones la tienen asumida y enlatada, esta no, esta es un problema para el sistema.
  • |
    Morrix - Jose Luis Mateos
    |
    14/01/2013 - 4:32pm
    El año pasado ya fue también un autobús de Madrid. Este año, además han ido más gente en coche, desde los barrios.
  • Tienda El Salto