Ley pionera contra la violencia machista

Pese al avance que significó la aprobación de una legislación
contra la violencia de género, muchas agresiones
quedan sin castigo. El retraso en su aplicación explica
que más del 40% de las causas sean sobreseídas.

08/01/09 · 20:59
Edición impresa
JPG - 6.9 KB
FUTURO. Niños y niña en el barrio caraqueño León Roz Blanco.

La Ley por el Derecho de las Mujeres
a una Vida Libre de Violencia,
aprobada el 25 de noviembre de
2006, tipifica hasta 19 formas de
violencia de género (entre ellas, la
violencia obstétrica perpetrada por
personal de salud, la mediática, institucional
y simbólica y la prostitución
forzada) y habilita a nueve
órganos policiales y judiciales para
recibir denuncias. Su aplicación
implica crear tribunales y fiscalías
especiales sobre Violencia contra
la Mujer en los 23 Estados del país
y capacitar a la judicatura. Pero,
desde su entrada en vigor, en marzo
de 2007, sólo se han implantado
tribunales en siete Estados del país
y, por ahora, sólo está previsto
crearlos en seis más. Aunque se
han creado 60 fiscalías y capacitado
a 200 fiscales para instruir denuncias,
en tres Estados aún no hay
y las reciben las fiscalías de familia.

En Delta Amacuro, Amazonas y
Bolívar sólo se reciben denuncias
en la capital. Pese a que la ley insta
a gobernaciones y alcaldías a crear
casas de abrigo, únicamente se han
creado tres, financiadas por
Inamujer y la petrolera estatal
PDVSA. Pese a lo limitado de estos
recursos, Inamujer cifra en más de
mil las vidas que se han salvado.
Hasta octubre de 2008, los tribunales
especiales recibieron más
de 75.000 denuncias. Más del 17%
se archivaron y poco más de 3.000
derivaron en acusación. Esto se debe
a que la Ley concede a la Fiscalía
cuatro meses de plazo para investigar
las agresiones, pero la falta de
forenses que las certifiquen provoca
demoras. Entonces las denuncias
pasan a la fiscalía superior, que en
muchos casos no investiga.

Según la feminista Asia Villegas,
representante permanente de Venezuela
ante el Comité de Expertas de
Seguimiento de la Convención Interamericana
Belém Do Pará para
Erradicar la Violencia contra la Mujer,
“hay que crear un mecanismo
de seguimiento de sentencias de los
tribunales que las revise, no vaya a
ser que se esté creando una nueva
forma de impunidad”. Por ahora, en
Venezuela, una comisión de organizaciones
de mujeres y representantes
institucionales monitorea la aplicación
de la ley para mejorarla.
Pese a sus límites, Villegas cree
que la ley invita a “romper el silencio,
[lo que es] básico para que se
haga efectiva”. Casi 25.000 venezolanas,
desde 1999, han llamado al
0800, la línea telefónica de Inamujer
que brinda atención psicológica
y legal sobre violencia de género y
que en noviembre amplió su horario
a todo el día. Se estima que sólo
una de cada diez mujeres denuncia.

Tags relacionados: Feminismos Violencia de género
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

FUTURO. Niños y niña en el barrio caraqueño León Roz Blanco.
FUTURO. Niños y niña en el barrio caraqueño León Roz Blanco.
separador

Tienda El Salto