DINAMARCA / MUESTRAS DE APOYO EN DIFERENTES CAPITALES
La Ungdomshuset de Copenhague sigue resistiendo

Permanecen en prisión cuatro de los casi 200 detenidos tras los enfrentamientos con la policía para evitar el desalojo de un emblemático centro social.

15/02/07 · 0:00
Edición impresa
JPG - 11 KB
 
SOLIDARIDAD CON UNGDOMSHUSET. Concentración en Barcelona el 12 de enero./Indymedia Barcelona

El pasado 16 de diciembre una manifestación
en defensa del Centro Social
Ungdomshuset de Copenhague,
Dinamarca, amenazado de desalojo,
acabó en disturbios y durísimos enfrentamientos
con la policía. Más de
200 personas fueron arrestadas. Casi
dos meses después, cuatro de ellas
siguen encarceladas.

Ungdomshuset -la casa de la juventud-
fue okupada hace 20 años, y
posteriormente cedida a sus usuarios
por el Ayuntamiento. La relación
con la municipalidad desde hacía
años era tensa, pero los problemas
se intensificaron en 1999 cuando las
autoridades locales vendieron el edificio
sin consultarlo, a una organización
cristiana fundamentalista. Los
procesos judiciales, iniciados entonces,
desembocaron en una orden de
desalojo del centro utilizado por los
grupos autónomos, libertarios y alternativos
de la ciudad. Los activistas
del centro denunciaron una maniobra
para aumentar la presión sobre
uno de los pocos espacios políticos y
culturales independientes que quedaban
en Dinamarca. El 16 de diciembre,
fecha límite para el abandono
voluntario del edificio, tras una
manifestación de protesta y los enfrentamientos
con policías antidisturbios,
fueron arrestadas más de
200 personas, muchas de ellas extranjeras
que se habían desplazado a
Copenhague para solidarizarse con
el Centro (ver DIAGONAL nº 45). De
los detenidos, cuatro continúan en
prisión acusados de desordenes
públicos y ataques a la autoridad policial.
Los extranjeros -sobre todo
finlandeses, suecos, holandeses, alemanes
y portugueses- fueron deportados
rápidamente para deshacerse
de una situación “incómoda”.

Sin embargo, el conflicto sobre el
Ungdomshuset sigue sin resolverse.
El Ayuntamiento ha propuesto a sus
okupantes que se trasladen a un nuevo
local, lo que ha sido rechazado
por éstos. Han decidido resistir “hasta
el final” en el edificio. Mientras, el
17 de enero, tras una manifestación
encabezada por una pancarta con el
lema “Por más casas de juventud”,
fue okupado un nuevo edificio, en
la zona noroeste de Copenhague.
Desalojado a los pocos días, la policía
encontró una resistencia pacífica.
Hubo una decena de detenidos
que quedaron en libertad a las pocas
horas. Por su parte, los medios
de comunicación daneses están criminalizando
tanto las iniciativas
de apoyo a los detenidos como las
que reivindican espacios autogestionados,
relacionándolos con los
disturbios de diciembre. Por otro
lado, las muestras de solidaridad
con Ungdomshuset se han extendido
por medio mundo. En Melburne
(Australia), Bergen (Noruega), Moscú,
Helsinki, Ámsterdam, Atenas o
Barcelona se han producido concentraciones,
actos de apoyo y ocupaciones
de consulados. En Barcelona, un
“grupo de apoyo autónomo a la Ungdomshuset”
ocupó temporalmente el
consulado danés.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto