SIN PAPELES // LA INMIGRACIÓN IRREGULAR, CONVERTIDA EN DELITO
La nueva ley italiana obliga a denunciar a los ‘sin papeles’

Desde el 14 de enero, entrar en Italia sin documentación
es un delito, castigado con una
multa de entre 5.000 y 10.000 euros. La ley
aprobada por el Senado italiano forma parte
del pacchetto sicurezza (paquete de seguridad),
un conjunto de medidas propuestas por
el Gobierno que la cámara italiana irá debatiendo
a lo largo de los próximos meses.

22/01/09 · 0:00
Edición impresa
JPG - 17.2 KB
PROTESTAS PREVISTAS. La Red ha llamado a la movilización, bajo el lema “Nosotros no tenemos miedo: no aceptamos la sociedad del racismo, de la explotación y del control”. Una de sus grandes citas será una manifestación en Roma el 31 de enero.

Con el objetivo explícito de evitar
“aquellos comportamientos que
desatan un miedo difuso en la sociedad
civil”, las propuestas legislativas
de la gobernante coalición
de derechas pretenden introducir
cambios radicales en las políticas
de inmigración. Ya antes del verano,
cuando fue anunciado por
Gobierno, el proyecto suscitó feroces
críticas por parte de organizaciones
de apoyo a los inmigrantes,
movimientos sociales y ONG. En
vano, ya que varias de las medidas
ya han sido aprobadas.

Según denuncia en un manifiesto
la Red contra del Paquete de
Seguridad –plataforma de asociaciones
recientemente constituida
cuando el conjunto de medidas esté
aprobado, “quien no tenga permiso
de residencia no podrá ser
atendido en los servicios médicos
de urgencia ni acceder a una asistencia
médica correcta porque
médico estará obligado a denunciarlo;
no podrá reconocer legalmente
a sus hijos, ni casarse, ni
darse de alta en el sistema nacional
de salud porque no podrá inscribirse
en el registro civil; no podrá
recibir ni enviar dinero porque
el dueño de la oficina de cambio
estará obligado a denunciarlo”.

El paquete incluye, además,
otras numerosas medidas polémicas:
la detención en los Centros de
Internamientos de Extranjeros podrá
extenderse hasta los 18 meses
y las reagrupaciones serán cada
vez más difíciles. Por lo pronto,
Gobierno ha anunciado que tiene
previsto no conceder ningún permiso
de residencia durante 2009.

En cuanto a los cerca de cuatro
millones de inmigrantes que sí tienen
permiso de residencia, serán
sometidos a una presión constante.
Su permiso será transformado
en una tarjeta “por puntos” que se
van perdiendo con cada delito
sanción administrativa, y que, al
agotarse, caduca automáticamente.
El Gobierno también quiere introducir
una tasa de entre 50 y 400
euros, definida como “contribución”,
a pagar para renovar el permiso
de residencia.

Según diferentes movimientos
sociales, este proyecto de ley tiende
también a la criminalización de
cualquier estilo de vida que pueda
calificarse de “diferente”. Resaltan
que una de las reformas impondrá,
para poder inscribirse en el registro
civil, la obligación de presentar
un certificado de habitabilidad para
demostrar que se vive “en condiciones
dignas”, condiciones que
serán definidas por la Ley. La Red
contra del Paquete de Seguridad
afirma que “esta norma golpea tanto
a los migrantes como a las personas
que no tienen un lugar estable
donde vivir, como a los ocupantes
de casas, o a las personas que no
pueden alquilar una”. El ejecutivo
pretende también crear un registro
de personas sin hogar.

El “paquete de seguridad” también
atribuirá la facultad a las administraciones
locales de colaborar
con asociaciones voluntarias
de ciudadanos en el control de la
seguridad del territorio, lo cual
legalizaría de facto las “rondas
ciudadanas”. Los grupos de ciudadanos
que patrullan las calles
son un fenómeno bastante extendido
sobre todo en el norte de
Italia y se han significado por la
violencia que han desplegado hacia
inmigrantes, prostitutas y drogodependientes.
“Queda claro”, sostiene el manifiesto
de la Red “que la única inmigración
que ellos quieren es la
que está ligada al trabajo domestico:
en los últimos cupos, de las
150.000 llegadas, 104.000 han sido
reservadas para empleadas del
hogar y para las personas que cuidan
ancianos”.

La Red ha llamado a la movilización.
Bajo el lema “Nosotros no
tenemos miedo: no aceptamos la
sociedad del racismo, de la explotación
y del control”. Una de sus
grandes citas será una manifestación
en Roma el 31 de enero.

Tags relacionados: Fronteras Migrantes Sin papeles
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

PROTESTAS PREVISTAS. La Red ha llamado a la movilización, bajo el lema ‚ÄúNosotros no tenemos miedo: no aceptamos la sociedad del racismo, de la explotación y del control‚Äù. Una de sus grandes citas será una manifestación en Roma el 31 de enero.
PROTESTAS PREVISTAS. La Red ha llamado a la movilización, bajo el lema ‚ÄúNosotros no tenemos miedo: no aceptamos la sociedad del racismo, de la explotación y del control‚Äù. Una de sus grandes citas será una manifestación en Roma el 31 de enero.
separador

Tienda El Salto