Auge del discurso antigitano en países europeos como Hungría, Bulgaria, Francia o España
La Europa que estigmatiza a las minorías

El partido griego Amanecer Dorado marca el ritmo del discurso xenófobo en Europa, que se focaliza en ataques a migrantes y minorías étnicas.

, Valencia
19/03/13 · 15:27
Edición impresa
Imagen del fotoreportaje 'Lo poco que sé de las gitanas' de José María Lander / Éric Roset

“Vamos a hacer jabón con los inmigrantes y a volver a abrir los hornos”, afirmaba sonriente un representante del partido nazi griego Amanecer Dorado ante las cámaras del canal británico Channel 4. Una de tantas soflamas incendiarias que cada semana lanzan los miembros de este partido que ya es la tercera fuerza en las encuestas de intención de voto en Grecia (12%), y que ya son habituales en las noticias sobre el país heleno. Miembros de este partido se presentaron amenazantes hace unas semanas en la sede de la ONG Médicos Sin Fronteras para advertirles de que dejaran de prestar ayuda a los inmigrantes. Ilias Panagiotaros, uno de los miembros del partido, ya dijo en un mitin en Atenas que si ganaban las elecciones al Parlamento griego “haremos redadas en los hospitales y guarderías y echaremos a los inmigrantes y sus hijos a la calle”. Pero no les ha hecho falta ganar para empezar a imponer su ley. Esa misma semana, empezaron las cacerías también dentro de los hospitales.

Pese a que la irrupción de Amanecer Dorado ha sido reciente, el auge neofascista lleva años produciéndose en otros rincones de Europa. El éxito del partido Jobbik en Hungría, que hoy cuenta con 44 diputados en el Parlamento y tres eurodiputados, es un precedente, ya que en 2010 consiguió escalar hasta convertirse en la tercera fuerza del país. Con un discurso ultranacionalista, contrario a la Unión Europea, a la inmigración y a las minorías judías y gitanas, ha sido denunciado en reiteradas ocasiones por organismos de derechos humanos, que han lanzado una campaña para frenar las subvenciones que este y otros partidos ultras presentes en el Europarlamento reciben cada año. La campaña pide que no se financie a los partidos que difunden el odio, y señala directamente a los miembros de la Alianza Europea de Movimientos Nacionalistas (AENM) de la que forma parte Jobbik.

El pasado mes de febrero se conoció la existencia de listas de judíos en el Consejo de Estudiantes de la Universidad de Budapest, en sintonía con la petición que hizo uno de los diputados de Jobbik, Márton Gyöngyösi, exigiendo listas de judíos residentes en Hungría, a los que consideró “una amenaza para la seguridad nacional”. Ya desde hace años existe en Hungría un constante asedio a la población gitana que provocó trágicos episodios durante 2009, cuando grupos organizados incendiaron poblados gitanos y asesinaron a tiros a varios de sus habitantes, entre ellos a un niño de cuatro años y su padre. Estos pogromos se suceden desde entonces, y están alentados por los discursos racistas que señalan al ‘crimen gitano’ como la mayor amenaza para la convivencia, una de las banderas propagandísticas de Jobbik.

Pero estos discursos no son sólo patrimonio de los ultraderechistas: el fundador de Fidesz, el partido del primer ministro Viktor Orban, hizo una llamada el pasado mes de enero para “exterminar a los animales Rom” (gitanos). Otros países de Europa son todavía hoy un terreno hostil para la población gitana, como el caso de Eslovaquia, donde un activista gitano miembro del partido Unión Romaní fue decapitado por tres hombres el pasado mes de enero, o Rumanía, donde grupos ultras se ofrecen para pagar la esterilización de mujeres gitanas. Igualmente, las expulsiones de gitanos rumanos patrocinadas por el ex presidente francés Nicolas Sarkozy han sido repetidas por el socialdemócrata Hollande, y el discurso antigitano del alcalde de Badalona, García Albiol (PP), que le ha costado una denuncia por incitación al odio, no han sido desautorizadas tampoco por la dirección de su partido.

Palabra de gitano

Mientras, algunos programas de televisión no dudan en aportar su granito de arena. La cadena española Cuatro decidió lanzar a antena el programa Palabra de gitano, donde se retrata la vida de algunas familias gitanas españolas, ahondando en los estereotipos y reforzando los tópicos, según han denunciado activistas gitanos. Tanto el Consejo Estatal del Pueblo Gitano como la Fundación Secretariado Gitano criticaron públicamente el programa por perpetuar clichés y estereotipos mediante el sensacionalismo, descontextualizando la vida de los protagonistas y casi caricaturizándolos. Según Demetrio Gómez, miembro del Foro Europeo de Jóvenes Gitanos (FERYP) y del colectivo Ververipén, este tipo de programas “extrapolan y generalizan comportamientos hacia todo el pueblo gitano, queriendo sentar verdades y autenticidades que más corresponden a la confirmación de estereotipos y prejuicios que se tienen del exterior que a la vida cotidiana de la gran mayoría de los gitanos y gitanas.” Los medios de comunicación, según refleja el informe anual de 2012 de la Fundación Secretariado Gitano, han protagonizado gran parte de las denuncias por discriminación del pueblo gitano en España. En concreto, se denuncia la mención de la etnia en determinadas informaciones donde este dato no es relevante para la información, reforzando así los prejuicios sobre todo el colectivo. “Somos muchos los Rom que tratamos de luchar contra males endémicos como el machismo, la ignorancia, la intolerancia… que afectan a toda la sociedad, no sólo a nuestra minoría”, afirma Gómez, que añade que estos programas “no contribuyen en nada a facilitar nuestra labor de eliminación de la romafobia y el antigitanismo en nuestra sociedad ni a facilitar la vida de miles de gitanos y gitanas que cada día nos enfrentamos a una discriminación estructural y a una completa ignorancia sobre nuestra realidad diversa”.

Amanecer Dorado y su “obra social”

La mayoría de las agresiones que están teniendo lugar en Grecia no se conocen, ya que las personas migrantes no se atreven a acudir a la policía a denunciar, ni siquiera a pedir ayuda en los centros públicos de salud. Como ya retrató la cadena BBC en un reportaje,  crecen las sospechas sobre la complicidad de la policía con los nazis, que actúan ante los agentes con total impunidad. A la caza de inmigrantes e izquierdistas se suma la “labor social” que desempeña Amanecer Dorado, un partido admirado por el resto de ultraderechistas europeos: reparten comida entre los griegos, ofrecen seguridad a los ancianos, realizan donaciones de sangre sólo para griegos y han creado su propia ONG: Médicos Con Fronteras. Además, ofrecen clases de formación nacionalista a menores de entre seis y diez años.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

1

  • |
    Manuelherrero
    |
    21/03/2013 - 4:58am
    Desde luego que los fascistas, como amanecer dorado son el enemigo. Pero a partir de ahí...Resulta que son organismos internacionales como el FMI o la OIT quienes promueven las migraciones, y que es bajo el gobierno de partidos derechistas como el de Sarkozy o el de Aznar cuándo se incentiva la afluencia masiva de mano de obra extranjera. Defender los derechos de los migrantes, sea, los CIES, cárceles ilegales, deben desaparecer, como las redadas<br />como toda esa represión racista. Pero a esto debemos acompañar una crítica feroz a los que promueven que los pueblos se vean obligados a migrar. Lo dice uno que se ha tenido que largar de España, a por curro, y lleva dos años lejos de su familia y de sus amigos. Y que conoce un buen de gente, de muchos lados, que preferiría estar con los suyos. Cuándo vuelvo y paseo por el barrio donde crecí, me pierdo, no queda nada de el, en Usera, por la calle Gabino Jimeno se ve el espectro postmoderno de la migración motivada por el capitalismo. &iquest;Dónde queda el discurso de Fanon?&iquest;Dónde la liberación del tercer mundo, en el que el estado Español, pese a la ilusión siempre estuvo? Tal vez mas uno me considere un facha, un nazi, lo que le de la gana, pero si algo aprendí en este tiempo, es que migrar es una puta mierda, que a casi nadie le gusta, y que contra lo que digan los sociólogos de izquierda y derecha, no es un proceso natural, es una obligación impuesta por la necesidad, en este caso artificial: El capital.