G-8 ITALIA // DOBLE RASERO EN LOS PROCESOS RESULTANTES DE LA CONTRACUMBRE
Los juicios de Génova siguen 5 años después

Las movilizaciones contra la reunión del G-8 y la represión policial para impedirlas han dado lugar a numerosos juicios que se suceden casi a diario y cuyas sentencias pueden sentar peligrosos precedentes.

29/04/06 · 13:37
Edición impresa

De los diferentes procesos abiertos
contra miembros de las fuerzas del
orden, el que más atención está suscitando
es el de la violenta irrupción
y requisa en la escuela Díaz en la noche
del 21 de julio 2001. Veintinueve
agentes, entre ellos los más altos
cargos de la Policía italiana presentes
entonces en Génova, están acusados
de lesiones graves por la brutalidad
desatada contra los detenidos,
calumnia y falso testimonio por
la introducción en el colegio de dos
cócteles molotov que se atribuyeron
a los arrestados. Aunque la vista oral
del juicio comenzó a finales de octubre,
los fiscales Zucca y Cardona,
que llevan la acusación pública, presentarán
más de 200 testigos. A razón
de dos sesiones semanales, el
juicio se anuncia largo.

Otro gran proceso es el que aborda
la violencia en el centro de detención
de Bolzaneto, donde más
de 300 manifestantes de toda
Europa fueron duramente maltratados.
Aunque la violencia que relatan
los manifestantes era sistemática,
sólo se ha podido reconocer a 45
funcionarios. Además, los acusados
no se enfrentan a graves penas: al
no existir el delito de “tortura” en la
ley italiana los delitos imputados
son menores. Y dada la lentitud del
proceso, éste puede terminar sin fallo
judicial ya que los delitos prescriben
dentro de dos años y medio.

Cabe también destacar el juicio
contra Alessandro Perugini por la célebre
escena en la que le da una fortísima
patada en la cara a un joven ya
tirado en el suelo y rodeado de policías.
En el momento de los hechos
Perugini era el vicejefe de la Jefatura
de Génova, y a pesar de estar también
acusado en el proceso de Bolzaneto,
ha sido promovido a dirigente
de la DIGOS (policía política). No
es ninguna excepción: la mayor parte
de los altos cargos que dirigieron
la represión en Génova han sido premiados
por su actuación.

Y entre estos procesos, brilla por
su ausencia el del carabinero que
mató a Carlo Giuliani. El sumario
nunca pasó de la fase de instrucción
que la jueza E. Daloiso concluyó
con la decisión de que se había
actuado en legítima defensa. La
impunidad del carabinero que durante
una manifestación apunta
con un arma contra la cabeza de
un manifestante sienta precedente.

También están siendo juzgadas las
masivas movilizaciones contra la
cumbre. Las acusaciones han dado
lugar a un centenar de juicios ‘menores’
por hechos acaecidos durante
las manifestaciones, aunque el llamado
proceso contra los 25 puede
suponer un cambio. Los fiscales
Canepa y Canciani acusan a 25 manifestantes
de los delitos de “devastación
y saqueo” con penas de 8 a 15
años de prisión. Para la defensa, este
tipo de acusaciones mayores contra
manifestantes es una peligrosa novedad
y temen que, si el resultado de
este proceso “test” es positivo para la
acusación, se desencadene una avalancha
de juicios. En la jefatura provincial
de la Policía de Génova, la oficina
Ufficio-G8 continúa aún hoy investigando
e identificando a manifestantes.
Para los grupos de apoyo
es significativo que las penas que
arriesgan estos manifestantes por
haber sido fotografiados rompiendo
vidrios es mucho mayor que la que
arriesgan cualquiera de los policías
acusados; y que este juicio se encuentra
más avanzado que cualquier
otro de los de Génova. En más de año
y medio de vistas ya han declarado
casi todos los testigos de la acusación
en el juicio oral y ahora empezarán
los testigos de la defensa.
Aunque a finales de febrero este juicio
ha sido aplazado seis meses por
razones administrativas, esto no tendrá
apenas consecuencias ya que la
gravedad de los delitos impide el que
prescriban hasta dentro de 10 años.

El otro proceso que marca un precedente
es contra 13 activistas de la
Rete del Sud Ribelle. A raíz de escuchas
telefónicas antes del G-8, se les
acusa de asociación subversiva,
conspiración y asociación con ánimo
de delinquir en el contexto de las manifestaciones.

Tags relacionados: Carlo Giuliani
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto