CATALUÑA / CRECE LA SOLIDARIDAD CON LA ACTIVISTA SOCIAL Y LAS CRÍTICAS A ICV
El juez mantiene en prisión provisional a Núria Pòrtulas

La detención, incomunicación
y encarcelamiento
de Núria Pòrtulas desde
el 7 de febrero lleva camino
de convertirse en el
primer ‘escándalo represivo’
de ICV, que dirige el
Departament d’Interior.

12/04/07 · 18:52
JPG - 10 KB
 
BARCELONA. Las demostraciones de apoyo, como la marcha del 24 de febrero en Barcelona, se han multiplicado. Lluis Lach dijo: “Ya está bien que pasen estas cosas”./Teo

El encarcelamiento de la activista
social de Girona, tildado ya por las
asambleas de apoyo como “secuestro
preventivo”, ha entrado en una
deriva política, social y mediática
en Cataluña que se dirime jurídicamente
en la Audiencia Nacional.

A finales de marzo, el juez Juan
del Olmo decidió levantar el secreto
de sumario y mantener la prisión
preventiva para Núria Pòrtulas,
acusada ahora de un único delito
genérico de integración en banda
armada. La activista fue detenida
en base a una triple orden cursada
por los Mossos d’Esquadra, sin embargo
dos de aquellas acusaciones-
entre ellas, tenencia de explosivos-
se desvanecieron tras el registro
de su domicilio. Dos meses después,
el Departament d’Interior no
ha sido capaz de presentar pruebas
adicionales en su contra. Tampoco
ha determinado la “banda armada”
en la que Pòrtulas estaría integrada,
ni ha aclarado el difuso delito
de “terrorismo” que se le imputa. Y
eso a pesar de disponer también de
todas las llamadas efectuadas desde
su móvil en los últimos dos meses
y haber clonado y rastreado sus
ordenadores. Paradójicamente,
tras la petición retroactiva de control
de llamadas hecha por los
Mossos, ha quedado acreditado
que el móvil de Pòrtulas ya estaba
siendo intervenido por la Guardia
Civil desde hacía tres meses, sin
que la investigación del cuerpo desembocara
en acción penal.

Una libreta azul

El único elemento utilizado por el
Area d’Informació Interior de la policía
catalana como indicio en el primer
y único informe remitido a la
Audiencia Nacional, son las direcciones
postales de tres administraciones
públicas, que tenía Pòrtulas
y que los investigadores de los Mossos
consideran blanco de futuras
acciones. Las tres direcciones presentadas
como “objetivos sujetos a
vigilancia” estaban recogidas en
una libreta personal azul, requisada
a Pòrtulas en un control de tráfico
en Besalú (Girona) -de carácter
“rutinario” según la policía autonómica-,
y que està siendo utilizada
para mantenerla presa. El resto es
sabido: esta joven es una reconocida
activista social que participó desde
diciembre pasado y hasta su detención
en la articulación de la campaña
de solidaridad con Juan
Surroche, vecino de su pueblo detenido
el 21 de diciembre y extraditado
a Italia para cumplir una condena
de siete años de cárcel por el
incendio de un vagón de Trenitalia
en una protesta contra la deportación
de inmigrantes.

Para una formación que durante
25 años se ha posicionado reiteradamente
contra la legislación antiterrorista,
contra la excepcionalidad
penal y contra la política de dispersión
penitenciaria, la detención
de Pòrtulas por la policía que está
bajo su dirección política desde el
pasado noviembre no ha pasado inadvertida,
ni dentro ni fuera. A la
sorpresa y malestar interno en las
bases que ya generó la asunción de
la máxima responsabilidad policial
en el nuevo Gobierno tripartito -y
que fuentes conocedoras de las negociaciones
atribuyen a las presiones
del PSC para frenar el ascenso
electoral de la formación ecosocialista-
cabe añadir el malestar suscitado
por el ‘caso Pòrtulas’. Algunos
dirigentes de ICV están negando la
responsabilidad de la formación en
el caso, aduciendo -falsamente-
que todo es competencia de la
Audiencia Nacional, y han tildado
de “fascistas y radicales” el siliconado
de ocho sedes.

Mientras, las protestas semanales
frente a las sedes de ICV se han
extendido desde Girona hasta Barcelona,
Vic o Lleida. El Ayuntamiento
de Vilafranca del Penedés
también ha aprobado una moción
con idéntica reivindicación. El último
concierto de Lluis Llach también
acogió la solidaridad: todos los
asientos de los 5.000 asistentes disponían
del manifiesto unitario que
reclama su libertad, y en el transcurso
de la actuación los familiares
de la encarcelada salieron al escenario
exigiendo su libertad.

Desde la cárcel de Soto del Real,
Pòrtulas ha remitido una carta de
agradecimiento por la amplia solidaridad
recibida.


Manual policial contra ‘okupas’

El semanario catalán
Directa ha hecho
pública la existencia
de un manual específico
contra el movimiento
social de
ocupaciones realizado
por el Sindicat
Autònom de Policia
(SAP), organización
presente en los
Mossos d’Esquadra y
las policías locales
catalanas. El
manual, de 60 páginas,
con numerosas
faltas de ortografía y
en un tono a menudo
soez, está especialmente
dirigido también
a los agentes
antidisturbios de la
Brigada Móvil del cuerpo
autonómico. En él,
los policías, además
de banalizar y ridiculizar
las denuncias por
malos tratos, cataloga,
criminaliza y ataca la
okupación e incluso
incluye un ‘kamasutra’
de las movilizaciones,
describiendo las posturas
adoptadas por
los manifestantes.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador