¿De quién es la callle? // LA COMISIÓN LEGAL SOL RECIBE UN CENTENAR DE LLAMADAS PARA DENUNCIAR AGRESIONES DE L
Interior pierde la partida contra el 25S

Más de un centenar de heridos y un total de 40 detenidos han sido el resultado de la represión policial durante las protestas alrededor del Congreso. El intento de Interior de que la Audiencia Nacional les juzgue no ha prosperado.

, Redacción
11/10/12 · 0:00
MEDALLA AL MÉRITO CON DISTINTIVO ROJO. El Ministerio de Interior condecoró a Javier Nogueroles, máximo responsable de la Unidad de Intervención Policial de la Comunidad de Madrid / Olmo Calvo

Una semana después de las protestas del 25S frente al Congreso, ya son al menos 108 las personas que  han llamado a la Comisión Legal Sol para denunciar agresiones por parte de la Policía Nacional. “Hemos hecho  un protocolo para que la gente denuncie las agresiones en los juzgados  de Plaza de Castilla”, explica Marc Sanz de Bremond, abogado de  algunos de los 40 detenidos en los tres días de protestas, quien lamenta  que la falta de identificación por parte  de la policía puede provocar que,  en muchos casos, el juez archive las denuncias al no poder identificar al agresor y que mucha gente directamente  no denuncie las agresiones. “Eso es por lo que siempre ponemos  el acento en la necesidad de que la  policía vaya identificada”, señala el abogado.

Aunque la convocatoria de manifestación  del pasado 25 de septiembre fue comunicada a la Delegación  por R.O.G.R., por iniciativa propia,  ya a primera hora de la mañana cientos de personas que salieron en  autobús hacia Madrid para unirse a las protestas fueron retenidas, registradas e identificadas por la Policía Nacional, y alrededor del Congreso se preparó un perímetro de seguridad de 500 metros formado por 1.300 agentes.

La primera carga contra los manifestantes llegó a las 19h, después de que un grupo de personas intentara tirar la valla del perímetro instalado por la Policía. “Los antidisturbios comenzaron a cargar contra nosotros. Uno de  ellos me dio en el costado y otro  en la cabeza. Hasta que no salí con  sangre en la cara no dejaron de dar palos”, explica a DIAGONAL Antonio Fernández, quien vino desde Linares (Jaén) para asistir a la manifestación.

La segunda carga llegó un par de horas después, cuando un grupo de unas veinte personas con banderas rojas y negras tuvo un enfrentamiento con la policía después de que uno de ellos pegara a un agente. “El primero que pegó al policía  era un infiltrado -asegura uno de los miembros del black block asumido por el colectivo Unión Anticapitalista-. Estamos dispuestos a ejercer la lucha pacífica, pero de forma correcta. No creemos en la violencia sin sentido y no queremos crear el caos. Nuestro objetivo es neutralizar los ataques de la policía, no provocarlos”.

Tras esto, la Policía le cogió el gusto al empleo de la porra y a las balas de goma: más de 60 personas  resultaron heridas durante la noche  del día 25 en las cargas ocurridas  en Neptuno y Atocha. Entre ellos, un hombre que se está recuperando de una lesión en la médula y un policía infiltrado entre los manifestantes que ha perdido temporalmente un 30% de visión en un ojo debido a los golpes recibidos por sus propios compañeros.

La siguiente jornada de protestas en los alrededores del Congreso, el 26 de septiembre, sumó tres heridos más y otras tres detenciones, pero fue el sábado 29 de septiembre cuando las cargas policiales en Madrid, ya previsibles tras el intento por parte de la policía de impedir a los medios de comunicación instalar sus plataformas, volvieron a dar que hablar: otros 12 detenidos y dos heridos más a cargo de la policía en una jornada que acabó con  asaltos en bares de la zona de Huertas para agredir a gente que en muchos casos ni siquiera había participado en la protesta.

Mientras, en la mayor parte del Estado, a excepción de Murcia, las jornadas de protesta se vivieron con menos incidentes. “Salimos a la calle y la policía se portó bien. Rebasamos las mil personas y no
hubo incidentes con la Policía... al contrario, hicieron su trabajo sin más”, detalla L.B., de 15M Alicante. En otros puntos, como Granada, hubo identificaciones y en Santander, J.S.G., que figura como convocante de la concentración, ha sido denunciado porque durante la protesta los manifestantes cortaron el tráfico. “Aún no me
 ha llegado la denuncia a casa, por lo que no sé si sólo era para asustar”, afirma a DIAGONAL.

Pulso entre Interior y la Audiencia

“No todos los policías me trataron mal, pero no tengo nada bueno que
decir de ninguno de los antidisturbios", afirma José Cosín, uno de los
detenidos el 25S–. Me sentí un preso político”. Los detenidos del 25S fueron puestos en libertad con cargos el día 27, uno de ellos con una fianza de mil  euros.

La mayoría de ellos también van a presentar denuncias por las agresiones de la policía y ya se ha realizado otra denuncia por dilaciones indebidas en la puesta a disposición judicial, aunque la Comisión Legal aún no tiene noticia de a qué juzgado ha ido a parar y si éste ha realizado ya alguna acción al respecto. “El auto aclara bastante lo que la policía  no debió hacer”, afirma Sanz de Bremond en referencia al auto emitido por el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz.

Con él se archiva la causa contra las ocho personas acusadas de organizar la manifestación, el juez critica el intento de la policía de imputar delitos  a los detenidos y expone que no percibe que se haya cometido delito contra instituciones del Estado en las protestas de Rodea  el Congreso, tirando por tierra los argumentos esgrimidos desde el  Ministerio de Interior y por la delegada de Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes. La Fiscalía, por su parte, ya ha anunciado que no piensa recurrir el archivo del juez Pedraz.

Aunque varios de los 35 detenidos el 25S siguen amenazados de cargos por crímenes contra altas instituciones del Estado después de que el Juzgado de Instrucción  nº 8 se inhibiera en la causa, ya se ha presentado un recurso contra esta inhibición y, según explica Sanz de Bremond, “el auto de Pedraz adelanta ya la decisión sobre la inhibición”.

La Policía atropella a un menor de edad en Murcia

"Cuando los policías le atropellaron, bajaron de las motos y le pegaron todavía más", explica José Mateos, abogado de Alan, un chico de 16 años que en las protestas celebradas el 29 de septiembre en Murcia fue agredido por la Policía. Según explica Mateos a Diagonal, al acabar la manifestación frente al edificio de Delegación de Gobierno, un grupo reducido de manifestantes cortaron la carretera. "La policía se lanzó contra ellos de forma brutal y contra otros 200 manifestantes que estaban en la acera en actitud pacífica. Fue una carga no justificada en la que participaron ocho policías en moto". Uno de esos manifestantes era Alan, al que le rompieron la tibia y el peroné. Según afirma el abogado, cuando el adolescente aún estaba en el suelo, la policía le dijo que si no quería problemas tenía que declarar que las lesiones se las había hecho al caerse, mencionándole su situación de inmigrante. "Vamos a pedir que se identifique a todos los policías que iban en moto y que se haga una rueda de reconocimiento".

Tags relacionados: Madrid Número 183 Represión
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Tienda El Salto