"ARGENTINA // ESTÁ POR FINALIZAR EL ""JUICIO DE PUEYRREDON"""
“Interesa saber por qué y por decisión de quién”

Tras más de ocho meses, el juicio por el asesinato de dos piqueteros en
Puente Pueyrredón (Buenos Aires) está a punto de finalizar. Pablo, del área de
prensa del Frente Popular Darío Santillán, se presta a hacer de cronista.

06/05/06 · 19:16
Edición impresa
JPG - 22.7 KB
 
MANIFESTACIÓN. 8 de diciembre, los retratos de Maxi y Darío en una protesta del Frente Popular Darío Santillán. / Olmo Calvo

DIAGONAL: ¿En qué momento estamos?
¿Se han cumplido vuestras
expectativas?

PABLO: A finales de noviembre
nuestros abogados, los de la defensa,
presentaron los alegatos, y a finales
de diciembre se espera la
sentencia.
El juicio tuvo para nosotros cierta
expectativa en los primeros dos meses.
Si bien se investigaban las responsabilidades
materiales -quiénes
dispararon sobre nuestros compañeros-,
estaba contemplado que
fuesen a declarar, aunque como
testigos, los responsables políticos
de la masacre, incluyendo al ex presidente
Duhalde. Durante los primeros
40 días mantuvimos un
acampe frente a los tribunales, con
movilización permanente, lo que
hizo que en el Tribunal hubiera
preocupación por hacer las cosas
prolijas. Pero no podíamos vivir
ocho meses en estado de alerta y
presión. Cuando se relajó la movilización,
empezaron a tomar decisiones
claramente funcionales a la impunidad
de los responsables políticos:
se desistió de citar a Duhalde y
a sus principales funcionarios del
área de seguridad. Esto confirmó
nuestras previsiones: iba a ser un
juicio limitado. La trampa es que
han estado, la Fiscalía y el mismo
tribunal, dispuestos a ser estrictos
en la condena a los responsables
materiales, a los policías que dispararon.

Y con esta contundente demostración
se pretende cerrar el caso:
decir ahí está el asesino y dejar
de lado una parte del Código Penal,
la que habla de la autoría ideológica
del crimen. No basta con saber
quién apretó el gatillo, interesa saber
por qué y por decisión de quién,
y eso se está ocultando en el juicio.
Aunque nunca pusimos todas las
expectativas en el plano judicial,
éste ha servido para que la problemática
calara en una sociedad que
cree en lo demostrado en un juicio.
El año próximo insistiremos
ante otra instancia judicial para
que intente depurar responsabilidades
de quienes eran funcionarios
y responsables de la planificación
de la masacre.

D.: ¿Es posible, por lo tanto, abrir
un proceso a los responsables ideológicos
en base a este juicio?

P.: Hubiera sido mejor que, aunque
sólo fuese como testigos, hubiésemos
tenido ahí a algunos de los culpables.
Nuestra estrategia judicial
era tener esa posibilidad, tener sentado
en el banquillo a Duhalde y
otros. Y a través de preguntas sobre
hechos clave, evidenciar su responsabilidad.
Pasó con algún funcionario
menor. Por soberbia y por
certeza de la impunidad que tienen,
a veces hablan. Pasó con Carlos
Soria, el ex jefe de la Secretaría de
Inteligencia del Estado, que dijo
que “se estaban empezando a integrar
diferentes reclamos, piqueteros,
asambleas, ahorristas. Eso
constituía un peligro institucional”,
más aún estando calientes las brasas
del 19 y 20 de diciembre de
2001, así que tuvieron que reaccionar.
En boca de un funcionario de
inteligencia, ofrecer indicios de
que se planificó desde el Gobierno
la existencia de crímenes en esa
marcha es útil a nuestra estrategia.

D.: ¿Cuál ha sido la actitud de los
medios?

P.: Tuvo repercusión los primeros
días, por la expectativa de saber si
Duhalde iba a declarar o no. Y ahora
la sentencia tendrá interés mediático
superficial. Sin embargo
hemos tenido la oportunidad de recorrer
el país, invitados por universidades,
centros sociales... y
fruto de nuestra constancia en la
denuncia. Lo sucedido en Avellaneda
está claro para la sociedad.
Por lo menos para los sectores organizados.

En cada centro barrial,
en cada revistita, hay imágenes de
Darío y Maxi. La explicación: se ha
creado una versión muy nítida gracias
en parte a nuestro trabajo de
difusión. Desde el principio, por
convicción militante y por balance
de otras represiones, sabíamos que
ni la justicia iba a ser justa ni los
medios de comunicación iban a informar
de cómo habían sido las cosas.
Nuestro humilde trabajo de difusión
ayudó a que en este país
cualquiera pueda explicar por qué
la policía mató a Darío y a Maxi,
cuál fue el contexto.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto