ENTREVISTA // JOAN CANTARERO, CUATRO AÑOS INFILTRADO EN UNA ASOCIACION EMPRESARIAL DE BURDELES
“Una fortuna del negocio de la prostitución va a un grupo minoritario ultraderechista”
JPG - 19.8 KB
PRESENTACIÓN DE ANELA. Primera Asamblea Nacional de ANELA celebrada en Madrid en febrero de 2001. En el centro su secretario
general técnico, José Luis Roberto El Cojo, que en 2002 fue elegido secretario general del partido España 2000.
01/02/07 · 0:05
JPG - 19.8 KB
PRESENTACIÓN DE ANELA. Primera Asamblea Nacional de ANELA celebrada en Madrid en febrero de 2001. En el centro su secretario
general técnico, José Luis Roberto El Cojo, que en 2002 fue elegido secretario general del partido España 2000.

Joan Cantarero publica Los amos de
la prostitución en España (Ediciones
B), libro que recoge cuatro años de
intensa investigación periodística
dentro de la ANELA. DIAGONAL
conversó con él sobre la intensa relación
entre la multimillonaria patronal
de la prostitución y la extrema
derecha.

DIAGONAL: ¿Qué lazos unen a la
ultraderecha en el País Valenciano
con el mundo de la prostitución?

JOAN CANTARERO: Las vinculaciones
entre la extrema derecha y el
mundo de la prostitución son muchas.
Específicamente, las vinculaciones
entre España 2000 y ANELA,
la patronal de los empresarios del alterne
son evidentes. El secretario general
de España 2000, José Luis Roberto,
es secretario general técnico
de ANELA. En las elecciones municipales
de 2003 fue cabeza de lista
para el Ayuntamiento de Paterna. El
número dos de esa candidatura, Anselmo
Domínguez, más conocido como
Rubén El Gallego es miembro de
ANELA y ejerce como dueño de varios
locales de alterne tales como
Punto G y Las Palmeras en Castellón,
La Rosa en Valdepeñas y otros
muchos. Por otra parte está el abogado
Manuel Salazar Aguado, casado
con la hija del General Escandell,
abogado del General Milans del
Bosch durante el proceso a los golpistas
del 23-F y a quien se le atribuye
la redacción del bando militar de
la asonada en la ciudad de Valencia.
Asimismo, el suegro de Salazar ha
sido defensor de generales de la
Guardia Civil como Atarés, quien
amenazó al ministro de Defensa de
Suárez, Gutiérrez Mellado, ante
cientos de testigos, civiles y militares.
Los abogados de la ultraderecha
juegan siempre el papel, especialmente
en el mundo de la prostitución,
de simples asesores. Salazar y
Roberto presiden actos, a pesar de
que los asesores no tienen que cumplir
estas funciones. Evidentemente
se lucran de la prostitución. El cuartel
general de Roberto y Salazar está
localizado en la sede de Levantina de
Seguridad, sede muy conocida en
Valencia, situada en el pasaje Ruzafa.
En otra de sus sedes, en la calle
Conde Altea, 1, puerta 22, está también
ubicada la sede de la Central de
Compras de ANELA, es decir, las oficinas
donde se gestiona tanto la revista
de ANELA (ANELA Actualidad)
como la atención de los pedidos
de los asociados: preservativos, sábanas,
bebidas isotónicas o cualquier
otra actividad. Es evidente que no solamente
tienen relación sino que, además,
se lucran. El 50% de los ingresos
de la Central de Compras de
ANELA van a parar directamente a
manos de Roberto y de José Roca.

D.: ¿Quién es José Roca y qué actividades
empresariales desarrolla?

J.C.: Roca es el jefe de márketing de
ANELA. Es un individuo sin estudios,
vive en Lloc Nou d’En Fenollet,
cerca de Xàtiva, donde fue concejal
del Partido Popular, y gestiona la empresa
Roca Asesores (situada en la
calle Hugo de Montcada), que administra,
entre otras cosas, las webs de
muchos clubs de alterne, la de Levantina
de Seguridad, la web de
ANELA y la de España 2000. Es el
responsable último de todos los
chats y fórums de estas páginas de
extrema derecha y se encarga de toda
la propaganda de España 2000,
incluidos los carteles y demás materiales
de promoción de las manifestaciones
xenófobas que organiza el
partido de Roberto. Precisamente
Roca es el autor del cartel de la manifestación
racista de Ruzafa que ha
llevado al banquillo al líder ultra [Ver
artículo contiguo]. Además de gestionar
algunas páginas pornográficas
también está relacionado con
webs sobre vale-tudo y también se
encarga de escribir las crónicas sobre
los actos “heroicos” de los vigilantes
de Levantina de Seguridad publicadas
por el diario Las Provincias.

D.: ¿Qué otros individuos completan
el organigrama de la asociación?

J.C.: Roberto coloca de jefe de márketing
a José Roca. El jefe de los servicios
médicos es Javier Ruíz Sanhauja,
analista clínico con despacho
en la calle Ángel Guimerá, pared con
pared con el Sindicato Independiente,
sindicato vertical dirigido por gente
de la ultraderecha íntimos de Roberto.
Ruíz Sahauja también es militante
de España 2000. Por cierto, su
hermano, que se dedica a la construcción,
es directivo del club de fútbol
Levante U.D.
La estructura técnica de funcionamiento
de la asociación se solapa con
la de Levantina de Seguridad. Las secretarias
de Roberto son las encargadas
de la intendencia de ANELA
que se hace desde el propio despacho
de Roberto. Por otra parte, está
Manuel Nieto como responsable de
los servicios jurídicos en Cataluña,
un miembro de la Policía Judicial de
Barcelona, ahora en ‘segunda actividad’.
Iván Domingo, pareja de María
Roberto [hija de José Luis Roberto y
abogada del emporio empresarial
paterno] es contratado como director
comercial.

D.: Roberto argumenta habitualmente
que su presencia en el mundo de
la prostitución se limita a la asesoría
técnica. ¿Qué asuntos gestiona?

J.C.: Las cosas no son como las pintan.
En un momento dado nos dimos
cuenta de que quien controlaba todo,
realmente, no era Pablo Mayo
(presidente de ANELA), sino José
Luis Roberto. El jefe de tesorería,
Marcos Montoya, no había visto un
libro de cuentas en su vida. La única
tarjeta de crédito que tiene la asociación
es de la cuenta del Banco Sabadell,
es una Visa Oro a nombre de
José Luis Roberto. El único que tenía
capacidad de disponer de las
cuentas era Roberto, que es secretario
general técnico. El tesorero no tenía
capacidad para acceder a las
cuentas. No sería hasta el año 2004
cuando se legaliza oficialmente la
asociación y el Banco Sabadell requiere
a José Luis Roberto para que
comparezca en el banco con el tesorero
para firmar el apoderamiento y
así permitirle seguir actuando como
único usuario de la cuenta de la asociación.
Esto se hizo en la oficina
principal del Banco Sabadell en la
ciudad de Valencia y yo fui testigo.
Cuando ves cómo funciona la historia,
empiezas a entender que esto no
es como te imaginas.

D.: De hecho, en el libro narras cómo
el cerebro de la creación de ANELA
es el propio Roberto...

J.C.: En definitiva el que pare la idea
es José Luis Roberto, rodeándose de
abogados y de personal de la ultraderecha.
Cuando se registra ANELA
oficialmente en febrero de 2001,
Eduardo Arias se encarga de la gestión.
Arias es dirigente de la Falange
Española y representante de Roberto
en Madrid. Tras la constitución de
esta asociación aparecen toda una
serie de personajes de afinidad ideológica
dentro de ANELA y personajes
que nada tienen que ver con la ultraderecha
pero que forman parte de
la dirección de la asociación. A partir
de ahí se da forma a la junta directiva
de ANELA, formada exclusivamente
por empresarios de locales de
alterne, a excepción de Roberto, que
es secretario general técnico, una especie
de director adjunto de total
confianza del presidente, en este caso
Pablo Mayo, propietario del famoso
burdel El Romaní. José Luis Roberto,
aun no siendo dueño de un
burdel tiene un cargo que le habilita
dentro de la organización para ostentar
la máxima representación.
Para los dueños de los burdeles, los
máximos enemigos son la policía y
la Guardia Civil. Pero si se presenta
un señor que sostiene que en su
despacho trabajan policías y guardias
civiles, que tiene medallas al
mérito militar, esta banda de proxenetas,
prácticamente analfabetos,
se piensan que acaban de contratar
al hombre de la ley.
Es un hecho único en el Estado
español, y probablemente en el resto
del mundo, que se unan en una
asociación los dueños de los burdeles.
Esto demuestra una gran inteligencia
empresarial por parte de Roberto.
Estamos hablando además
de gente con mucho dinero.

D.: ¿Cuánto dinero se puede llevar
José Luis Roberto del negocio de la
prostitución?

J.C.: Roberto se lleva aproximadamente
75.000 euros solamente
por los asociados cada año. De los
300.000 euros que obtiene ANELA
por los análisis clínicos de las
prostitutas, el 50% se lo llevan
Roberto y Roca. El restante 50%
es para el funcionamiento de la
asociación, por tanto es el propio
Roberto quien decide en qué se
gasta. Lo pintes como lo pintes todo
pasa por Roberto.

D.: ¿En qué beneficia este negocio
a los ultraderechistas valencianos?

J.C.: Da mucho trabajo en la asociación
a gente de España 2000, a
policías, a ex policías, a ex guardias
civiles, que están al servicio de los
asociados, aunque se cobra aparte.
En definitiva, esta fortuna va a parar
a un grupo minoritario ultraderechista
liderado por cuatro o cinco
personas que apenas obtiene mil
votos en Valencia. Mucho dinero
para poca gente...

D.: ¿Cómo fue la creación y puesta
en marcha de ANELA?

J.C.: Durante el año 2000, ante el
incremento de las actuaciones policiales,
un grupo notable de abogados
dirigidos por Roberto, que incluye
a Manuel Nieto, se cita en
Madrid en octubre de 2000 con dueños
de burdeles para llevar a cabo
un plan. Roberto consigue lo que
no había conseguido nadie: convencer
en una asamblea a los abogados
del sector para que éstos convenzan
a sus clientes del sector para
proponer la posibilidad de crear
una gran asociación, que plante cara
a la administración y tenga cierto
peso sectorial a la hora de reivindicar
sus intereses

D.: ¿Las contradicciones evidentes
entre su discurso y sus negocios no
les causa problemas?

J.C.: En la primera reunión a la que
me convocaron, me encontré a
Pablo Mayo, a su socio, a Roberto,
a Salazar y a Javier Martínez, jefe
de sucesos del periódico Las Provincias,
ultraderechista y amigo íntimo
de Roberto. Yo no entendía
muy bien lo que pintaba yo allí, porque
en estos tiempos de chaqueteros
yo nunca he cambiado ideológicamente
y ellos lo sabían. Pero es
que ellos cuando quieren montar
un negocio les da igual absolutamente
todo, incluida la ideología.
La ultraderecha más conservadora
evidentemente rechaza el comportamiento
de Roberto y lo que representa
España 2000. De hecho, la ultraderecha
está dividida por el lucro
y disfrute de la prostitución. La
de Roberto no encuentra problemas
de ningún tipo en pedir prostitutas
extranjeras a pesar de sus
campañas contra la inmigración.
Esto le crea enfrentamientos con
otros colectivos de la ultraderecha
que rechazan este tipo de comportamientos.
De todas maneras,
Roberto no diferencia muy bien la
militancia política de sus negocios,
además le encanta que se hable de
él, aunque se hable mal.

CUATRO AÑOS Y MEDIO DE INVESTIGACIÓN
_ Joan Cantarero ha llevado
a cabo una intensa
actividad en el campo
de la investigación
periodística. Hace veintidós
años publicó en el
diario Levante-EMV el
reportaje «Prostitución
de niñas en Valencia»,
que llevó a prisión a
una treintena de personas,
entre ellos constructores
y políticos, por
su implicación en una
trama de prostitución
de menores. Ha trabajado
en diferentes
periódicos y revistas.
Es director de la Agencia
de Investigación
Periodística Documentos
TV, que realiza trabajos,
documentales y
reportajes en diversos
programas de televisión
así como en publicaciones
internacionales.
Su reportaje Los amos
de la prostitución tienen
un plan, publicado
en diciembre de 2000
en Interviú gustó a los
empresarios de los burdeles,
y querían más.
«Les encantaba que
fuesen periodistas de
Interviú quienes se ocuparan
de su representación
ante los medios de
comunicación. Hace 15
años que buscábamos
eso». Esto permitió al
periodista tener una
relación de tú a tú con
algunos de los principales
capos del negocio
de la prostitución en el
Estado español. «No les
importó tener un periodista
de izquierdas;
pensaron que iban a
tener un pelele a su
sueldo, pero se equivocaron,
sabíamos lo que
hacíamos y lo que realmente
buscábamos».
Empezaron a recorrer
toda la geografía peninsular
prestando servicios
en el campo de la
comunicación a los
asociados de ANELA.
«Al cabo de un año
empezamos a ver que
las cosas no eran como
se pintaban, ya no era
Pablo Mayo quien controlaba,
sino José Luis
Roberto». «A partir del
año 2002 empezamos
a grabar asambleas y
reuniones, guardando
documentos y fotografías
y escondiendo
todo este material». Y
así continuaron hasta
que en 2005 la situación
se vuelve insostenible
tras el reportaje
de Mercedes Milá
sobre el vale-tudo -cuyas imágenes
grabó el equipo de
investigación de la
agencia que dirige el
periodista-, y el propio
Roberto, absolutamente
desquiciado, presionó
a los dirigentes de
ANELA para deshacerse
de Cantarero.

Tags relacionados: Valencia Fascismos Ultraderecha
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador