ASTURIAS //
Fer no volverá a entrar en prisión

La Audiencia Nacional ha concluido
que en los sabotajes por los que ha
sido juzgado el activista social asturiano
Fernando G.R., Fer, no existe
finalidad terrorista y ha desechado
el cargo de tentativa de estragos terroristas
por el que la Fiscalía pedía
ocho años de prisión.

19/03/09 · 0:00
Edición impresa

La Audiencia Nacional ha concluido
que en los sabotajes por los que ha
sido juzgado el activista social asturiano
Fernando G.R., Fer, no existe
finalidad terrorista y ha desechado
el cargo de tentativa de estragos terroristas
por el que la Fiscalía pedía
ocho años de prisión.

La sentencia del tribunal hecha
pública el 3 de marzo sentencia a Fer
a diez meses de cárcel por un delito
de tentativa de daños, condena por
la que no tendrá que volver a ingresar
en la prisión al no tener antecedentes
penales. Se cierran así más
de tres años de un proceso penal que
el joven activista ha considerado en
todo momento un montaje: “Ha sido
una farsa en sí, a pesar de que al final
la condena haya sido pequeña.

Con la actitud de las magistradas durante
el juicio quedó claro que tenían
tomada una decisión de antemano,
y que poco importaba lo que pasara
en la sala, ya que mi defensa no
era tenida en cuenta y parte de las
pruebas fueron obviadas”. Fer también
recuerda que no pudo expresarse
en la vista ya que se le negó la
posibilidad de expresarse en asturianu:
“Tenía autorizada por esa
misma sala una intérprete pero, al
iniciarse el juicio, la presidenta del
tribunal Ángela Murillo me niega el
derecho a usarla por no ser una lengua
oficial”.

102 días incomunicado

El juicio a este militante político asturiano
había empezado mucho antes,
con abundante artillería mediática,
en el mismo instante de su detención
con un artefacto explosivo
en la madrugada del 12 de septiembre
de 2005. Como Fer explica a este
periódico, con su detención la Delegación
de Gobierno trató de tapar
todo lo sucedido dos días antes en
Cangues D’Onis. El 10 de septiembre
la Guardia Civil reprimió duramente
una concentración antirracista
en respuesta a un acto organizado
en la localidad por el partido neonazi
Democracia Nacional. “La presión
mediática sobre estos hechos
–22 detenidos e identificados– y sobre
la autorización que Delegación
dio a la concentración fascista era
muy grande. Con mi detención, Delegación
consigue un giro de 180
grados en esa presión, que pasa a
recaer sobre mí y sobre el movimiento
independentista y antifascista
asturiano en general”, dice Fer.
Tras su detención y posterior encarcelamiento
en prisión preventiva,
le fue aplicada la Ley Antiterrorista y
estuvo aislado e incomunicado 102
días. El propio Fer narra estos duros
días en su libro Amarraza. 102 díes
baxu la llei antiterrorista. La
Delegación de Gobierno le atribuyó
la colocación de 22 artefactos explosivos
en Asturias, aunque muchos
de éstos hubieran sido colocados en
distintos lugares a la vez. Fer puntualiza:
“La policía, atribuyéndome
prácticamente todos los atentados
habidos en Asturias en los últimos
años, pretende solucionar de un plumazo
todos estos casos”.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto