PANORAMA // GRUPO AMORIM, BUQUE INSIGNIA DE LA OLIGARQUIA PORTUGUESA
Entra con fuerza el capital luso

Sobre el holding empresarial Grupo Amorim recaen sospechas de oscuras actuaciones extraempresariales en Portugal, así como de conexiones con la extrema derecha empresarial y política española.

09/10/06 · 1:15
Edición impresa
JPG - 14.1 KB
 
LUJO Y CONSUMISMO. En la imagen uno de centro comerciales Doce Vita propiedad
del Grupo Amorín.

El Grupo Amorim está compuesto
por una treintena de empresas vinculadas
a la industria del corcho y
a la explotación de recursos naturales
y otra quincena que actúa en
sectores tan diversos como la
construcción, la promoción inmobiliaria,
servicios, actividades vinícolas,
turismo, ETT, márketing, ingeniería
electrónica, telecomunicaciones
e informática. Está presente
en más de 46 países e interviene
mundialmente mediante
más de 6.000 operadores internacionales
y 140 empresas. Destacan
sus delegaciones en Estados Unidos,
Brasil, Argentina, Chile, Sudáfrica,
España, Francia, Holanda,
Alemania, Austria, Hungría,
Italia, Bulgaria, Moldavia, Rusia,
Australia y, cómo no, China.

Un holding peligroso

El Grupo Amorim es el más emblemático
buque insignia de la oligarquía
portuguesa. Sus orígenes se remontan
a 1870, cuando inicia su actividad
comercial en el sector del
corcho y los tapones. Con más de
un siglo de existencia ha llegado a
convertirse en uno de los grupos
empresariales más importantes de
Portugal, y Américo Amorim, actual
presidente del grupo, en una de las
fortunas lusas más boyantes.
Las actividades empresariales de
los Amorim siempre han generado
resquemores tanto en el plano político
como el empresarial y el medio
ambiental. Las irregularidades han
sido múltiples: destacan las denuncias
contra sus actividades en las ex
colonias portuguesas, pasando por
la contaminación de pantanos en el
Algarve, así como múltiples irregularidades
contra la hacienda pública
y fraude en el uso final de diversos
fondos sociales europeos. Desde
la izquierda portuguesa se sospecha
incluso que la influyente familia
lusa llegó a financiar de forma encubierta
las tramas políticas del general
Ribeiro de Spínola, presidente
de la República durante los cuatro
meses posteriores a la Revolución
de los Claveles, el 25 de abril de
1974. Spínola renunció en desacuerdo
con el viraje a la izquierda
del proceso revolucionario. Tras el
fallido golpe de Estado del 28 de
septiembre de 1974, se fugó al Estado
español y posteriormente estuvo
involucrado en un nuevo intento
de golpe, el 11 de marzo de 1975. A
pesar de ello fue condecorado por
Mario Soares en 1987 con la Gran
Cruz de la Orden Militar de la Torre
y la Espada (la mayor insignia militar
portuguesa).

El poder de los Amorim es tan
grande que controlan el 13,3% del
accionariado de la petrolera portuguesa
Galp. El Estado portugués es
el primer accionista directo de Galp
con el 17,7% del capital, a lo que se
suma otro 12,2% de la sociedad estatal
Parpública. La opción de compra
que los Amorim tienen sobre el
18’3% que posee la operadora Rede
Eléctrica Nacional hace que la familia
Amorim pueda hacerse con el
control de la petrolera portuguesa.
Iberdrola tiene el 4% de Galp.

El Grupo Amorim es el productor
de corteza más grande del mundo,
y aunque inició su rama inmobiliaria
más de un siglo después de su
fundación, es hoy una de las máximas
referencias dentro del sector.
El proyecto de internacionalización
de Amorim incluye el Estado español,
donde ya realizó su desembarco
el pasado año con la compra de
la empresa Larry Smith y dos centros
comerciales (La Gran Manzana
en Madrid y Odeón en Ferrol)
y ha comprado recientemente un
gran inmueble en el centro de
Barcelona.
Actualmente Amorim Inmobiliaria
cuenta con más de un millón de
metros cuadrados repartidos entre
los sectores residenciales, oficinas
y grandes superficies comerciales
por todo Portugal. Este grupo alardea
de que su éxito y reconocimiento
internacional son comprobables
a través de la importancia de sus
socios nacionales e internacionales.
Entre estos podemos reconocer
a ING Real Estate (uno de los mayores
bancos de inversión inmobiliaria
del planeta), Somague, Imolisboa
SA, General Electric, Euro
Hypo, varios bancos alemanes especializados
en créditos hipotecarios,
Studio Residence en el Espacio
Ibérico, Totta, Fidelidade Mundial,
Caixa Geral de Depositos,
Aucham, Realia Business, y en el
Estado español, Vallehermoso y
Chamartín Inmobiliaria. A través
de ellos, entró recientemente en el
mercado inmobiliario coruñés.
Según Ruí Alegre, presidente de
Amorim Inmobiliaria, que gestiona
120 millones de euros en territorio
español, “nuestro grupo pretende
ampliar su gestión a 1.000 millones
de euros en los próximos cuatro
años”. Aunque su actividad es dispar,
la promoción de centros comerciales
es la principal área de negocio
en el Estado español, seguida
de la residencial.
Sus centros comerciales tienen
marca propia: Dolce Vita. Hay seis
en distintas ciudades portuguesas,
y están ya en construcción dos más:
el Sportsforum Ovar y la Dolce Vita
Tejo, el mayor centro comercial de
la península, situado en el norte de
Lisboa. El desembarco de estas superficies
comerciales en el Estado
español está próximo.
Américo Amorim en España
El pasado agosto, el magnate portugués
vendió una parte su accionariado
en el Banco Popular (BP),
el 0,041% de su participación, por
el suculento ‘bocado’ de seis millones
de euros. A pesar de la venta
de estas acciones, Américo Amorim
continúa siendo el mayor accionista
individual del Popular, ostentando
la titularidad del 6,67% de
las acciones de esta entidad. Por
delante de él sólo se sitúa el 10,75%
de la sindicatura de accionistas y el
9,43% del grupo Allianz.
Américo Amorim llegó al Banco
Popular en enero de 2003, a través
de la venta a esta entidad de su accionariado
en el Banco Nacional de
Crédito Inmobiliario, que constituía
el 75% su capital. Así el Popular
entró en el mercado financiero portugués.
Américo Amorim, a cambio
de este acuerdo, tomó un 4,5%
de participación en el banco español -por un valor superior a los 390
millones de euros a precio de mercado-
y pasó a formar parte del
consejo de administración del BP.
Este tipo de operaciones no son
nuevas para el magnate portugués,
el cual está vinculado a las actividades
financieras desde la década
de los ‘80, cuando fue uno de los
fundadores del Banco Portugués
de Inversiones, primer banco privado
portugués tras la Revolución
de los Claveles. También es uno de
los fundadores del Banco Comercial
Portugués, hoy la principal
entidad financiera privada lusa.
Unos socios a la medida
Habitualmente el Grupo Amorim
actúa junto a socios locales cada
vez que se aventura más allá de las
fronteras lusas. Así, Amorim Inmobiliaria
se ha vinculado a Vallehermoso
y en la actualidad a Chamartín
Inmobiliaria en el Estado español,
diseñando un amplio marco
de actuaciones conjuntas para los
próximos años.
Chamartín Inmobiliaria está implicada
en la trama denunciada por
el líder andalucista Pedro Pacheco
con respecto a las actuaciones de la
alcaldesa de Jerez, la socialista Pilar
Sánchez, como presidenta de
Xerez 21, la sociedad mixta constituida
para gestionar el proyecto
Speed Festival. El aspecto más controvertido
de estas operaciones está
en el pago de forma anticipada
por parte de Chamartín Inmobiliaria,
promotora en Jerez del centro
comercial Área Sur, de la totalidad
del canon correspondiente a
todo el período de vigencia del derecho
de superficie, unos 12 millones
de euros, que el Ayuntamiento
ingresó y destinó a gastos corrientes,
según denuncia Pacheco.


LOS AMIGOS ESPAÑOLES DE AMÉRICO AMORIM

González de Caldas

Vinculado a Chamartín
Inmobiliaria y a los Cutillas
(ver recuadro inferior),
aparece el apoderado
taurino, ganadero
de reses bravas y promotor
inmobiliario José
María González de Caldas.
Hijo de un militar
franquista de alta graduación
que se instaló
en Sevilla y que, tras
entrar en el mundo de
la construcción, hizo
una sustancial fortuna.
Su hijo, conocido por
ser un asiduo de la
‘farándula’ y principalmente
de las ‘faldas’,
fue presidente y máximo
accionista del Sevilla
Club de Fútbol.

Famoso por su brillante
frase: “Cobrar al contado
y pagar en el Juzgado”,
ha visitado estos
en varias ocasiones,
por irregularidades en
la adquisición de acciones
en sociedades
deportivas, ha sido citado
judicialmente por el
‘caso Jesús Gil’, e implicado
como representante
de una empresa
que consiguió la concesión
irregular de una
finca en Marbella.

Cuevas, el empresario total

La prestigiosa promotora
Vallehermoso inició
su actividad en
1953. A mediados de
2002, José María Cuevas,
número uno de la
CEOE desde hace 22
años, fue nombrado
presidente de la promotora.
Fue el hombre
impuesto por la constructora
Sacyr en la
preparación de la operación
de fusión con
Vallehermoso un año
después. En 1988 fue
nombrado presidente
de Celulosa y Papel de
Ferrol SA (Cepofasa),
una de las papeleras
más importantes del
país y vinculado a
empresas familiares
de construcción y cerámicas.

También está
vinculado como consejero
a Renta 4 y como
presidente a 21 Invest.
Es vicepresidente del
Consejo Superior de
Cámaras de Comercio.
Este ex funcionario
franquista, conocido
por su escaso ‘talante
progresista’, protagonizó
una denuncia internacional
en mayo de
1990 contra la OIT,
“por pactar con los sindicatos
el control de
las contrataciones,
que obligaba a los
empresarios a entregar
una copia de los contratos
a los representantes
de los trabajadores
para su firma”.

Cutillas: al fondo a la derecha

Chamartín Inmobiliaria
invierte en los mercados
inmobiliarios de Estados
Unidos y Europa.
Inició su actividad
empresarial en 1950, y
gracias a sus conexiones
con el régimen franquista
tuvo acceso a
obras por toda la geografía
del país, tanto de
ferrocarriles, como
hidráulicas, edificios
públicos o viviendas. La
empresa es propiedad
de la familia Cutillas, de
reconocido prestigio
entre la extrema derecha.
Carlos Javier Cutillas
Cordón es su apoderado,
presidente y
consejero delegado, vinculado
también a Bodegas
Martue La Guardia
SA, FACU SA o la Mutua
Madrileña Automovilística.

También es uno de
los principales accionistas
del semanario El
Economista del Grupo
Mundo, que dirige el
periodista Carlos Salas,
quien colaboró con la
ya desaparecida revista
filonazi Hespérides. Su
hermano Jorge Arturo,
anteriormente vinculado
a las Juntas Españolas,
es el actual secretario
general del Partido
Demócrata Español
(PADE), organización de
la extrema derecha.
Francisco José, otro hermano,
aparece en las
listas del PADE al Congreso
en 2004.

Tags relacionados: Portugal
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto