privilegios a la organización privada de este evento
Los empresarios del Orgullo y la alcaldía de Madrid siguen su idilio

El Ayuntamiento pretende financiar el plan de autoprotección con fondos públicos.

, Madrid
05/07/13 · 9:00
Edición impresa
Día del Orgullo LGTB en Madrid / Sergio Rozas

La convocatoria para el año 2013 del Orgullo LGTB (lésbico, gay, transexual, bisexual) madrileño tiene lugar en un contexto continuista en cuanto a la relación de colaboración con el equipo municipal que preside Ana Botella. Así, los cambios legislativos destinados a favorecer a una fracción del empresariado local siguen en marcha, mientras que solo algunos de los aspectos más polémicos son corregidos. Espe­cialmente cuando se trata de cuestiones relacionadas con el incumplimiento más desmesurado de la legalidad.

En esta clave puede entenderse el cambio de recorrido de la cabalgata manifestación, evento que en la mayoría de sus ediciones ha transcurrido por la Gran Vía madrileña, comenzando en la Puerta de Alcalá y finalizando en Plaza de España. La pretensión de los organizadores –constituidos en el entramado MADO, organización privada que agrupa a la Asocia­ción de Empresarios Gays y Lesbianas junto con las ONGs oficialistas FELGTB y COGAM– era instalar un recinto ferial en esta plaza, pero no de libre acceso como en otras ediciones, sino cobrando la entrada.

Este modelo de apropiación del espacio público es calificado como “un negocio redondo” según algunos vecinos y activistas críticos LGTB, ya que “no pagarían por nada, al igual que no han pagado nunca la instalación de estas casetas en Plaza de España, una plaza que se supone que es un espacio público en el que se lucran, dejando además la recogida de esta basura a los servicios municipales, servicios que financiamos todas”.

La principal novedad de este año es que rodearían el perímetro con una valla de tres metros de altura e instalarían en su interior los habituales escenarios y casetas de sus bares asociados en Chueca. Sin embargo, la dudosa legalidad de cobrar una entrada por acceder a un espacio de la vía pública sería la razón que ha impulsado al consistorio madrileño a descartar esta opción y proponer como alternativa un recorrido que acabe más cerca de Chueca y de los escenarios con casetas que también se instalarían en la parte de Gran Vía más cercana a este barrio.

Prevención de riesgos

La ubicación de nuevos escenarios y la seguridad del evento son los elementos que siguen condicionando esta celebración. Así, tras muchas ediciones en las que las denuncias de los colectivos críticos señalaban al escenario de la calle Augusto Figueroa, situado sobre una salida de emergencias de Renfe-Cercanías, en esta ocasión dicho escenario se traslada a una calle cercana junto al Mercado de la calle Fuencarral.

A pesar de que los organiza­dores de MADO presen­tan este Or­gu­llo como el “más seguro y sostenible”, las críticas en este sentido continúan señalando que esta ­celebración, a la que asisten miles de personas, ha carecido de plan de auto­protección, vulnerando así la legislación de emergencias.

A pesar de su obligatoriedad, y de que su realización debe financiarse con los recursos de los promotores, el Orgullo madrileño ha carecido en ediciones anteriores de este documento imprescindible para prevenir y controlar riesgos. Esta situación, que colectivos vecinales de Chueca califican como “gravísima”, es también señalada como “servil a intereses económicos privados, ya que este año nos han comunicado en la Junta de Distrito que la redacción de dicho plan va a sufragarse con fondos públicos”.

El responsable de autorizar los Orgullos organizados por MADO, cuando estos carecían de plan de autoprotección, era el anterior concejal del Distrito Centro, José Enrique Núñez. Este político del PP ocupa desde hace pocos meses el cargo de delegado del Área de Gobierno de Seguridad en sustitución de Pedro Calvo, cuya dimisión por el caso “Madrid Arena” también estuvo relacionada con la carencia de importantes medidas de prevención de riesgos.

Registro de bolsos

Queda por determinar si en la celebración de este año volverán a repetirse las escenas de agentes de seguridad privada revisando los bolsos de las personas que pretendían acceder al recinto del barrio de Chueca sin estar acompañados de agentes de Policía Municipal, o si las vallas que delimitan los accesos de estos recintos vuelven a carecer de mecanismos anti-avalancha.

Así mismo, activistas del “Orgullo Crítico” madrileño vuelven a poner sobre la mesa la necesidad de creación de brigadas vecinales que documenten las escenas de acoso que los vendedores ambulantes de refrescos, en su mayoría migrantes, padecen por parte de los citados agentes de seguridad privada contratados por MADO, organización que en su propia web describe este año que, “Madrid, a través de MADO, se transforma en una Puerta Abierta a la Diversidad”.

Sigue su curso la ampliación de las terrazas

La relación de colaboración entre el Ayuntamiento de Madrid y los empresarios afines a MADO sigue profundizándose mediante reformas de la Ordenanza Municipal de Terrazas. La anterior ya provocó que los empresarios beneficiados por la norma editasen un vídeo de agradecimiento al Ayuntamiento.

En la nueva reforma, que actualmente está en fase de alegaciones, el gobierno de Ana Botella pretende eliminar cualquier superficie máxima para las terrazas, con lo que quedaría libre el camino para cumplir el objetivo de instalarlas en la mayor parte de la Puerta del Sol y obstaculizar así que este espacio siga convirtiéndose en un habitual lugar de protestas ciudadanas.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Tienda El Salto