El ministro de Interior miente sobre la limitación de los escraches a más de 300 metros
El director operativo de la Policía sí ordenó el perímetro de 300 metros para los escraches

La dirección de la Policía nacional emitió ayer mismo una circular que limitaba los escraches a distancias de más de 300 metros, según ha revelado Eldiario.es. El Sindicato Unificado de Policía considera "imposible de realizar" la prohibición.

10/04/13 · 13:41
Policías frente a la sede del PP el martes 9 de abril. La acción de la PAH, que consistió en celebrar en la calle su asamblea ordinaria de los martes, se había convocado formalmente como un escrache. / Álvaro Minguito

Una circular de la Policía nacional revelada por Eldiario.esespecifica el perímetro de 300 metros para las acciones de escraches a políticos desarrolladas por el movimiento antidesahucios. La circular fue distribuida el martes por la noche con instrucciones del director adjunto operativo, unas horas antes de que tanto el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, como el director general de Policía, Ignacio Cosidó, negaran la existencia de órdenes escritas en este sentido. La circular se refiere textualente a "los domicilios" y no dice nada de los lugares de trabajo o edificios administrativos donde también se están realizando escraches.

El Sindicato Unificado de Policía (SUP), mayoritario en el cuerpo, ha declarado no obstante que esta prohibición "es imposible de realizar, ya que la Policía debería estar en todos los domicilios de todos los políticos que son susceptibles de sufrir un 'escrache'". A esto se suma a la dificultad de establecer perímetros de seguridad de 300 metros en algunos casos en los que incluso habría que interrumpir la circulación de vehículos.

En declaraciones a Terra.es, el portavoz del SUP, José María Benito, ha explicado que hay tres escenarios posibles en un 'escrache': "En primer lugar, es legal cuando se produce sin violencia y no hay más de veinte personas (la Policía no puede actuar) ; en segundo lugar, cuando se produce un delito contra el orden público (la Policía actúa); y en tercer lugar, cuando hay más de veinte personas, se procede a identificar a los participantes, ya que es sancionable por una infracción administrativa".

Mañana de declaraciones cruzadas

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, había negado hoy "tajantemente" que su departamento haya ordenado a la Policía como norma general prohibir los escraches a menos de 300 metros de los domicilios de políticos. Según recoge la agencia Efe, el ministro ha precisado que la distancia de seguridad dependerá de la ubicación exacta de cada vivienda y que los criterios serán "flexibles y proporcionales".

"No se ha adoptado ninguna medida que diga que se ha establecido un perímetro de seguridad de 300 metros, eso como ministro lo desmiento", han sido las palabras de Fernández Díaz en los pasillos del Congreso.

El mentís llegaba después de que tanto el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, como el director general de Policía, Ignacio Cosidó, hayan declarado tras un encuentro en Madrid con 330 mandos de la Policía nacional que darían órdenes "claras" para el establecimiento de perímetros policiales durante las acciones de señalamiento público o escraches que está desarrollando estos días el movimiento contra los desahucios. Martínez fue el que mencionó la distancia de 300 metros y atribuyó este criterio al operativo de la policía autónoma vasca contra un escrache convocado el lunes en San Sebastián.

En el encuentro Cosidó ya había aseverado que “no hay un plan específico contra los escraches”, pero sí habló de “instrucciones claras para que se proteja el derecho de reunión y manifestación al tiempo que los derechos fundamentales en liza, como el derecho a la intimidad, al honor y la inviolabilidad del domicilio”.

El cargo de Interior no precisaba si los perímetros se dispondrán en todos los casos o si se hará sólo cuando la acción de escrache se desarrolle frente al domicilio del político escracheado. Las acciones convocadas estos días por la PAH se han desarrollado tanto en lugares de trabajo (caso de la diputada Dolors Montserrat, en Barcelona), centros públicos (caso de la diputada y concejala Eva Durán) como en su lugar de residencia habitual, tal y como ocurrió el viernes 5 ante el domicilio de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en el barrio madrileño de Salamanca.

Cosidó se refirió al perímetro de “300 metros”, para señalar después que esta distancia es “orientativa” y que, de hecho, no se ha dado por escrito. Jaume Asens, miembro del Observatori Desc de Derechos Humanos, ha declarado a DIAGONAL que las palabras de Cosidó “suponen un intento de ahuyentar y disuadir a la gente de participar en este tipo de acciones. Quiere criminalizar y deslegitimar un movimiento pacífico”. El abogado insiste en que, de hecho, “la saturación de policía en el espacio público, lejos de evitar el conflicto, puede llegar a espolearlo”.

Las acciones de escrache promovidas por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca para promover la Iniciativa Legislativa Popular antidesahucios se rigen por un protocolo público que excluye las “agresiones tanto físicas como verbales” que pudieran ejercer personas no familiarizadas con el estilo de protesta pacífico de la PAH. Las declaraciones de Cosidó se han producido durante la primera convención de mandos de la Policía Nacional, que reúne en Madrid a más de 330 altos mandos del Cuerpo, desde la Junta de Gobierno hasta los jefes de unidades centrales, jefaturas superiores, comisarías locales y de distrito y puestos fronterizos.

Próximos escraches en Madrid

"Lo de los #300m no sucederá si somos miles. #Escraches de la semana en Madrid", insiste un miembro de la Asamblea de Vivienda de Madrid. La PAH y los grupos del 15M están difundiendo dos escraches más, previstos para el jueves a las 18h junto al depósito de la plaza de Castilla y el viernes a la misma hora en la salida del metro Serrano.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Tienda El Salto