CHILE // DENUNCIAN DISCRIMINACIÓN SECULAR
“En diez años han sido judicializados 700 mapuches”

El eco internacional de la larga huelga de hambre de
cuatro presos políticos obliga a Chile a considerar las
demandas mapuches de ser reconocidos como pueblo.

05/06/06 · 23:58
Edición impresa
JPG - 4.2 KB
 
ASILO POLÍTICO. Pichun Collonao ha
pedido refugio político en Argentina. / Hernán Scandizzo

Una huelga de hambre que ha sido
reanudada por los presos políticos
mapuches Juan Huenulao, Jaime
Marileo, Patricia Troncoso y Juan
Marileo puso nuevamente en el
candelero la represión del Estado
chileno a la demanda indígena. Si
bien al cierre de esta edición el
parlamento trataba un proyecto de
ley que posibilitaría la libertad de
los prisioneros -promesa que dio
lugar a la suspensión temporaria
de la huelga-, las movilizaciones
continuaban en diferentes ciudades
de Chile y Argentina, atentas
a un posible incumplimiento del
acuerdo por parte de la dirigencia
política chilena.

Si bien el enfrentamiento entre el
Pueblo Mapuche y el Estado chileno
se remonta al siglo XIX, cuando este
último lo sometió militarmente, la
coyuntura actual está determinada
por la ocupación del territorio indígena
por empresas forestales y el no
reconocimiento de sus derechos políticos.

“Estas inversiones (promovidas
desde 1974 por la dictadura militar
del general Augusto Pinochet)
ocuparon grandes extensiones de
tierra y disminuyó el desarrollo de
las comunidades, hubo baja en los
rindes de la siembra porque las
plantaciones (de pino y eucalipto)
fueron degradando las tierras, terminando
los nutrientes y se volvieron
improductivas. Eso obligó a los
mapuches a emigrar a la ciudad...
La migración masiva se dio en los
‘80 y en los ‘90 las comunidades decidieron
organizarse y exigir más
preocupación del Estado por la situación
de pobreza en que estaban y
el reconocimiento como pueblo”,
explicó Pascual Pichun Collonao.
En los ‘90, siendo un adolescente,
Pichun Collonao se sumó a las demandas
de su pueblo, en 2003 fue
condenado a cinco años de prisión
por el incendio de un camión forestal,
en diciembre pidió el asilo político
en Argentina. Su padre, el lonko
(autoridad política) de la comunidad
Temulemu, Pascual Pichun
Paillaleo, y su hermano Rafael
Pichun Collonao, están detenidos
en la cárcel de Traiguén (Chile).

Leyes antiterroristas

“Se conformó una instancia de organización
de las comunidades
que llevó adelante la política de recuperación,
eso significaba entrar
a los predios y producir. Y a finales
de los ‘90 el Gobierno criminalizó
estas prácticas y profundizó la persecución
al pueblo mapuche. A partir
de 2000, cuando se reformulan
las políticas públicas en Chile, el
Gobierno decide aplicar las leyes
antiterroristas -que estamos padeciendo
hoy muchos de los luchadores
mapuche- buscando destruir
totalmente cualquier resistencia y
el espacio de discusión política que
se estaba dando en ese entonces”,
relató el joven Pichun Collonao.

“Entre el ‘97 y la actualidad han
sido judicializados cerca de 700
mapuches y cerca de la mitad han
pasado por las cárceles por distintos
procesos, acusados de robo,
hurto o desorden público. Y lo más
duro, a unas 40 personas se las sindicó
como pertenecientes a una organización
(la Coordinadora Arauco
Malleco) que supuestamente se
había conformado para cometer actos
terroristas y se les aplicó la Ley
Antiterrorista (sancionada durante
la dictadura de Pinochet)”, concluye
el militante mapuche.

Tags relacionados: Chile mapuches Ocupación de tierras
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto