"FRANCIA: APROBADA HACE UNOS MESES LA ""LEY DE RETENCIÓN DE SEGURIDAD"""
Detención indefinida por la posibilidad de reincidencia

A iniciativa de Sarkozy fue
aprobada una ley que permite
“retener” indefinidamente
a ciertos presos en el
caso de que presenten una
“probabilidad muy elevada
de reincidencia”.

04/09/08 · 0:00
Edición impresa
JPG - 32.4 KB
CÁRCEL PREVENTIVA. La nueva ley de Sarkozy, aunque se limita a ciertos delitos
concretos, puede sentar un peligroso precedente.

“¡Es increíble! Pretenden que cambie
la ley cada vez que aparece un
tema de interés mediático”, se quejaba
recientemente Sarkozy en una
aparición televisiva. La pretensión
no era, sin embargo, descabellada.
El año anterior, en agosto, los titulares
de los telediarios y de los periódicos
se centraron, durante varios
días, en el caso de un niño de
cinco años raptado y violado por un
delincuente sexual que acababa de
salir a la calle. El propio Sarkozy
recibió en el Elíseo y ante las cámaras
a los padres del niño. En el telediario
de la noche declaraba:
“Quiero que haya cuanto antes penas
más severas y un texto de ley
sobre los delincuentes sexuales
reincidentes”. Bajo el nombre de
Ley de Retención de Seguridad, ésta
fue aprobada en febrero de 2008.
La ley instaura la posibilidad de retener
indefinidamente en prisión a
una persona tras haber cumplido
su condena en el caso de que presente
una peligrosidad “caracterizada
por una probabilidad muy elevada
de reincidencia”.

Es cierto que la ley especifica que
la medida se aplicará a delitos específicos
de violación, asesinato, tortura,
actos de barbarie, rapto y secuestro
agravados. Igualmente la limita
a los condenados a 15 años o
más de prisión. Pero no es menos
cierto que gracias a ella se legaliza
la detención de una persona de forma
indefinida, no por los delitos por
los que se la ha detenido y declarado
culpable en juicio, sino por los
que podría cometer en el futuro en
virtud de una “peligrosidad” de la
que no se puede dar ninguna definición
precisa. Serían los psiquiatras
los encargados de determinar
esta peligrosidad. Pasarían de la difícil
tarea de establecer diagnósticos
a la casi imposible de realizar
pronósticos, es decir, de determinar
si existe una probabilidad elevada
de cometer un delito.

La defensa de la ley fue enconada.
Sarkozy la ilustró declarando
“imagine que su nieta es la víctima”
o insinuando que los que se oponían
a dicha ley defienden a monstruos
despiadados.

Varios psiquiatras y miembros
del Sindicato de la Justicia, organización
de magistrados, señalaron
que, tras al menos 15 años en la cárcel
y con la perspectiva de una retención
ilimitada después, la nueva
ley producirá presos con una elevadísima
posibilidad de sufrir graves
trastornos psicológicos y, por lo
tanto, de ser perfectos candidatos a
la Retención de Seguridad. Los estragos
producidos en los reclusos
debido a las condenas largas se han
constatado desde hace tiempo, así
como su incompatibilidad con las
pretensiones de reinserción que la
propia ley francesa establece como
finalidad de las condenas.

Tanto es así que, frente al endurecimiento
generalizado de las penas
y de las condiciones de acceso
a la libertad condicional, un grupo
de presos firmó, en 2006, un llamamiento
en favor del restablecimiento
efectivo de la pena de muerte.
“¡Basta de hipocresía! –decían–.
Desde el momento que estamos
destinados en realidad a la cadena
perpetua, sin ninguna perspectiva
efectiva de liberación al final del periodo
de pena mínima, antes que
vernos morir a fuego lento sin esperanza
alguna tras más de 20 años
de miseria absoluta, preferimos
acabar de una vez por todas”.
Mientras, otro gran proyecto del
Gobierno es la reforma del derecho
comercial, para eliminar las penas
de prisión para los delitos económicos
de sociedades y empresarios.

Tags relacionados: cadena perpetua
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto