LISBOA // LAS TRETAS DE UN HOLDING QUE SE ESTÁ EXPANDIENDO EN TODA LA PENÍNSULA
Derriban un barrio por un centro comercial

Las presiones del Grupo Amorim para el derribo inmediato de una barriada genera una fuerte lucha popular en defensa del derecho a la vivienda.

09/10/06 · 1:09
Edición impresa
JPG - 4.9 KB
 
"EL PLAN de realojos contemplaba solamente reubicar a los vecinos censados en el barrio en 1993, y no todos los realmente existentes", según Solidaridad Inmigrante.

Azinhaga dos Besouros, barriada popular
del distrito de Amadora, en el
norte de Lisboa, ha sido el lugar elegido
por el Grupo Amorim para ubicar
el centro comercial Dolce Vita
Tejo. Ésta será la superficie comercial
más grande de toda la península,
y la bandera para la expansión internacional
de la marca Dolce Vita a
Europa. Su inauguración está anunciada
para 2007.

El 22 de agosto comenzaron los
derribos de viviendas, aunque las excavadoras
y la policía encontraron
una fuerte resistencia vecinal. Varios
centenares de personas resistían en
los tejados de sus casas los derribos,
mientras la Coordinadora Vecinal reclamaba
que el plan de realojamiento
auspiciado por el Gobierno municipal
cubriera las necesidades de vivienda
de todos sus habitantes.
Según declaró a DIAGONAL Rita
Silva, miembro de Solidaridad Inmigrante,
una de las organizaciones
sociales que se solidarizó con esta lucha,
“el plan de realojos contemplaba
solamente reubicar a los vecinos
censados en el barrio en 1993, y no
todos los realmente existentes”.
La policía actuó de forma muy violenta,
cargando contra los resistentes,
deteniendo a dos personas y utilizando
gases lacrimógenos para dispersar
a los vecinos. Diversas asociaciones
de periodistas han protestado
públicamente porque la policía no
permitió el acceso de los informadores
a la zona, para ocultar lo que estaba
sucediendo.

Según afirmó el portavoz de la
Comisión de Vecinos: “No se puede
aceptar que el municipio no haya publicado
un cronograma de demoliciones
como habíamos solicitado.
Esta precipitación responde a otros
intereses, no a los del municipio. Y
que son los de comenzar las obras
con el fin de inaugurar el centro comercial
lo antes posible”. Gracias a
la resistencia popular, los vecinos
que no están incluidos en el plan de
realojo serán hospedados en pensiones
a cargo de la seguridad social los
próximos tres meses, a la espera de
un plan de actuación municipal.

Tags relacionados: Portugal
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto