CATALUNYA // DENUNCIA DE BRUTALIDAD POLICIAL
CiU censura un vídeo que denuncia malos tratos

Retirado de doce webs un testimonio de malos tratos tras una “solicitud gubernativa” del departamento de Interior catalán.

, Barcelona
09/10/12 · 0:00
BARCELONA. Manifestación contra la brutalidad policial / ARNAU BACH

“Por orden gubernativa; era el laconismo habitual de la censura cotidiana de la dictadura franquista. “Por solicitud gubernativa; podría convertirse en el nuevo santo y seña de la mordaza moderna. Si la censura es la continuación de la guerra por otros medios, hasta doce páginas web catalanas recibieron el pasado 12 de septiembre un emplazamiento policial, bajo mandato judicial, para que retiraran un vídeo sobre la deriva represiva que se vive en Catalunya en los últimos meses.

¿Motivo? El vídeo censurado, con amplia difusión en las redes sociales, recoge el testimonio en primera persona de Sergi García, un joven barcelonés de 33 años detenido el 13 de julio pasado tras una cacerolada contra los recortes ante la sede del PP. Tras la protesta, García fue retenido, agredido y detenido por agentes antidisturbios de los Mossos d’Esquadra. Permaneció 48 horas detenido en la comisaría de Les Corts en un periplo durante el que su familia fue deliberadamente desinformada y García sometido a presiones psicológicas. Tras quedar en libertad con cargos –atentado, desórdenes y daños–, García registró en vídeo su testimonio, relatando las agresiones y vejaciones sufridas e identificando a uno de los autores. Gracias a las imágenes de la protesta, García –que ha denunciado judicialmente los hechos– identificaba al caporal [cabo] que le propinó un puñetazo y que le acosó psicológicamente durante el período de detención. Antes de la orden judicial, el vídeo había alcanzado un amplio eco en Youtube con cerca de 200.000 visitas. Hoy se puede leer: “Este contenido no está disponible en tu país a causa de una solicitud de eliminación por parte del Gobierno”.

Mandamiento judicial

Esa expansión de la denuncia en las redes sociales motivó que los Mossos d’Esquadra acudieran al juzgado de instrucción nº 17 de Barcelona para forzar su retirada. El magistrado firmó la orden y la Unidad de Investigación de Barcelona del cuerpo policial contactó por mail con los gestores de las web, solicitando una dirección física donde librar la orden judicial. Entre las 12 web afectadas –también blogs personales– constan portales informativos como Llibertat.cat, el espacio antirepresivo Rereguarda en Movimento la página digital de Solidaridad Obrera. El requerimiento judicial incorporaría únicamente la retirada del vídeo y no derivaría en denuncia penal alguna. Los abogados no han podido acceder a las diligencias ni comparecer como parte y, según fuentes judiciales, sólo consta orden judicial de eliminación de contenidos audiovisuales pero sin denuncia asociada.

La persecución y el hostigamiento a las personas que denuncian malos tratos en el Estado español tampoco es, desafortunadamente, nuevo. El caso más grave se produjo tras el cierre del diario Egunkaria, cuando el entonces ministro de Interior, Ángel Acebes, compareció en rueda de prensa para anunciar acciones penales contra Martxelo Otamendi por haber denunciado públicamente la tortura y el maltrato del que fue objeto a manos de unidades antiterroristas de la Guardia Civil. Para Jorge del Cura, de la Coordinadora de Prevención de la Tortura, la eliminación de testimonios molestos “prosigue la campaña de acoso y derribo y la voluntad política gubernamental de silenciar la práctica de la tortura; pero cabe recordar que los organismos internacionales de derechos humanos prestan especial atención a las dificultades y trabas que sufren las entidades de defensa de los derechos humanos y al trato institucional que reciben las víctimas”.

Antes de la orden judicial, el vídeo había alcanzado un amplio eco en Youtube con cerca de 200.000 visitas

Con todo, en el trasfondo de un nuevo episodio de censura aparecen las malas relaciones con internet y las redes sociales que mantiene el Departament d’Interior comandado por Felip Puig. Tras la última huelga general éste impulsó una web de delación ciudadana, que dio paso a un debate sobre su legalidad, en el que se colgaron 69 fotografías. Según datos oficiales, la web recibió tres millones de visitas y 3.970 ataques
informáticos. En mayo, un vídeo casero grabado desde un balcón ya demostraba la humillación y la bofetada humillante que recibía un joven que acudía a la manifestación del primero de mayo, a manos de agentes antidisturbios de los Mossos.

Junto a la censura digital, septiembre deja más impunidades: un juicio imposible contra una persona discapacitada acusada de agresión a los Mossos d’Esquadra, un proceso judicial contra la revista Cafè amb Llet por destapar la corrupción continuada de CiU en la sanidad pública catalana, un anuncio de nuevo modelo policial intensivo en “colaboración ciudadana” y unas jornadas internas en la escuela de policía para este mismo octubre: “Inteligencia contra la radicalización”.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

1

  • |
    Jnj
    |
    10/11/2012 - 9:00am
    Les dejo el vódeo en cuestión. Salud