LGTB // POSIBLES REBROTES HOMOFÓBICOS EN LOS EMIRATOS ÁRABES UNIDOS
Cinco años de prisión para 26 ‘novios gays’

El caso de los detenidos en noviembre por participar en una ‘boda gay’ festiva
ha puesto de manifiesto los prejuicios homofóbicos de la sociedad de los
Emiratos. Los procesados consiguieron sortear la sharia(ley islámica), por lo
que evitaron la acusación de sodomía y una posible pena de muerte.

06/04/06 · 0:18
Edición impresa
JPG - 7.1 KB
IRONÍA. La península arábiga tiene una larga tradición de bailarines y cantantes gays.

El 11 de febrero 26 hombres fueron
condenados a cinco años de prisión
en Abu Dhabi, uno de los Emiratos
Árabes Unidos (EAU), por delitos relacionados
con la homosexualidad.
Durante el juicio, los imputados -tres
de ellos procedentes de otros países
árabes del Golfo y uno de nacionalidad
india- declararon ser homosexuales
y se negaron a pedir disculpas
o a arrepentirse ante el tribunal, en
una muestra de ‘orgullo’ y reivindicación
gay sin precedentes en el país.
Los procesados habían sido detenidos
a principios de noviembre de
2005 en un hotel de Ghantut, en una
región desértica entre Abu Dhabi y
Dubai, durante la celebración de una
‘boda gay colectiva’ en la que 12 de
ellos estaban vestidos de novia y
otros doce de novio. La fiesta fue interrumpida
por la Policía de Abu
Dhabi tras recibir un chivatazo por
teléfono. Las detenciones tuvieron
cierta repercusión en los medios de
comunicación de dicho país, que incluso
señalaron la presencia de menores
de edad, lo que fue finalmente
desmentido. Isam Azuri, representante
del Ministerio del Interior, señaló
en un primer momento que les
podría ser aplicada la sharia, bajo la
que habrían podido ser juzgados por
el delito de sodomía, asociado a la
prostitución y al adulterio, y enfrentar
hasta penas de muerte mediante
lapidación. Finalmente fueron juzgados
por un delito menor en un régimen
penal ordinario.

Es habitual que la comunidad
gay de los Emiratos convoque fiestas
clandestinas en forma de bodas
en hoteles o urbanizaciones
privadas. Estas ‘bodas gays’, obviamente,
carecen de valor legal
en los EAU, donde el matrimonio
gay no está reconocido. Algunos
observadores señalan que estas
nuevas detenciones y el juicio posterior
obedecen a un repunte de
las redadas policiales contra las
reuniones de homosexuales.
El caso de la ‘boda gay de Ghantut’
ha abierto un debate social en
los Emiratos. Por primera vez en la
televisión del país se ha abordado
la homosexualidad de forma pública,
si bien el tratamiento se ha caracterizado
por los prejuicios y los
estereotipos. Así, se debatió sobre
la posibilidad de tratar a los detenidos
con hormonas masculinas para
que se curaran de su “adicción”,
idea que fue incluso recogida por
un portavoz gubernamental, aunque
posteriormente tuvo que retractarse.
La inyección de hormonas
como castigo penal está prohibida
por las leyes internacionales y
no tiene efectividad alguna para
cambiar las preferencias sexuales
de las personas. En otras declaraciones
públicas se denunció la influencia
nociva occidental como el
motivo de una presunta “expansión
de la homosexualidad” en el país.
Los condenados serán probablemente
enviados a la prisión central
de Al Wazba, situada en el desierto y
carente de sistema de ventilación,
donde las temperaturas sobrepasan
en verano los 40 grados. Diversos
observadores de derechos humanos
denuncian las condiciones extremadamente
precarias de las cárceles de
EAU, donde no son raras las prácticas
sistemáticas de humillación y
tortura, que pueden incluir latigazos.
La federación de los EAU, una de
las dictaduras árabes aliadas de
Occidente y con estrechos vínculos
políticos y comerciales con EE UU,
está compuesta por siete emiratos
soberanos dependientes de cada
emir. Dubai, el más permisivo y modernizado
de los Emiratos, es una de
las ‘mecas gay’ del mundo árabe,
donde incluso existe un discreto pero
creciente ambiente comercial gay
formado por algunos locales nocturnos
que son consentidos por el emir
siempre que no se realicen manifestaciones
públicas de carácter homosexual.
Una muestra de esta ley tácita de ‘permisividad’,
con ciertos visos de hipocresía,
fue la clausura, hace algunos
años, de una de las discotecas gays
de Dubai, normalmente tolerada por
la Policía y el Gobierno, por hacer
por primera vez publicidad explícita
del establecimiento como punto de
encuentro gay.

Irónicamente, los países de la península
arábiga tienen una larga
tradición de bailarines y cantantes
gays que son particularmente apreciados
por los oligarcas petroleros
del Golfo Pérsico y las familias gobernantes
de la región.

Tags relacionados: Abu Dhabi Dubai
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto