CONDENAN A DOS AÑOS AL EX DELEGADO DEL GOBIERNO
Ceuta: corrupción policial y abusos contra migrantes

Luis Vicente Moro, elegido por Aznar, es sentenciado a la
mayor pena contra un cargo político en Ceuta. También
suspenden de sus cargos a dos de sus colaboradores. La
trama para difamar a un juez se volvió contra los policías.

01/11/07 · 0:05
Edición impresa

El pasado 15 de septiembre, la sección
VI de la Audiencia Provincial
de Cádiz dictaba la mayor condena
para un cargo político que se recuerda
en Ceuta. Designado a dedo
para el cargo en 1998 por José
María Aznar, el estilo expeditivo
de Luis Vicente Moro encontraba
el lugar idóneo en una ciudad donde
la delincuencia organizada podía
pasearse sin dificultades por
las calles de una ciudad en manos
del GIL (Grupo Independiente Liberal),
el partido del conocido mafioso
Jesús Gil. Se iniciaba una
etapa marcada por las denuncias
contra las expulsiones ilegales de
menores y el trato violento en las
dependencias policiales.

Años más tarde, sin embargo,
una trama puesta en marcha para
difamar la carrera de un juez contrario
a sus métodos le ha supuesto
una pena de dos años y dos meses
de prisión, 12 de inhabilitación y
120.000 euros de multa. Junto a
Moro, otros dos de sus colaboradores
también deberán abandonar su
cargo. Y las sesiones en el banquillo
de los acusados aún no terminan
para el ex delegado. Todavía le
queda un juicio pendiente, en esta
ocasión por las expulsiones ilegales
de menores extranjeros.
Con Luis Vicente Moro se juzga
no sólo a un ex delegado del Gobierno,
sino una forma de entender
la actuación de las fuerzas y cuerpos
de seguridad. Repasamos sus
métodos policiales, así como otras
actuaciones delictivas ocurridas en
Ceuta que de momento continúan
impunes.

Corrupción policial y abusos contra migrantes en Ceuta

Siete años de inhabilitación para Valle

“Los metían en una furgoneta para la basura”

Una ciudad bajo vigilancia militar

Tags relacionados: Ceuta Luis Vicente Moro
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto