‘CAYUCOS’: PRENSA, TITULARES Y TÓPICOS



Cayucos. Parece un regalo esta
palabra para quienes informan
de lo que pasa en la frontera
sur de Europa. Un término
nuevo y una ruta nueva, que
evite la rutina tediosa de
hablar siempre de lo mismo,
pateras, Sáhara... Ya se sabe
que el periodismo busca la precisión

29/04/06 · 13:36
Edición impresa



Cayucos. Parece un regalo esta
palabra para quienes informan
de lo que pasa en la frontera
sur de Europa. Un término
nuevo y una ruta nueva, que
evite la rutina tediosa de
hablar siempre de lo mismo,
pateras, Sáhara... Ya se sabe
que el periodismo busca la precisión
y la novedad. ¿O no?
Pues igual va a ser que no.
Porque en las dos semanas en
que nos vienen hablando de
esto, seguimos encontrando el
grueso de tópicos que se usaban
hace unos meses en la
crisis de las fronteras de
Ceuta y Melilla.
El núcleo duro de ese tópico es
la presentación de estos centenares
de personas como un
peligro y como una amenaza.
ABC nos habla, el día 13, de que
“la albanización de la inmigración
podrá afectar al archipiélago”.
El Diario Vasco del día 16 titula
su editorial “Fronteras desbordadas”
y lo inicia “La avalancha
de inmigrantes ilegales...” El
18, titula “España pide ayuda
urgente a la UE para frenar la
avalancha de inmigrantes de
Mauritania”, y en el texto habla
de “oleadas de subsaharianos”.
El editorial de El Mundo del 21
de marzo se iniciaba “La semana
pasada se produjo frente a
las costas de Canarias la
mayor avalancha de pateras
de la Historia”.
La utilización del ejército
empieza a tomar carta de naturaleza
en estas cuestiones, lo
que incluye la utilización de
los servicios de inteligencia
militar, como ratificaba el propio
ministro de Defensa, José
Bono, al confirmar que era el
CNI el autor del informe del
pasado año sobre la muerte de
1.500 inmigrantes en la ruta
desde Mauritania y mostrar su
imposibilidad de hablar sobre
su contenido al ser un informe
“clasificado”. Un informe de
inteligencia militar, y clasificado
como secreto, sólo se
entiende si hablamos de algo
realmente peligroso.
Esta forma de abordar la realidad
lleva al absurdo de convertir
a las víctimas en la potencial
amenaza. Y es que, justo cuando
se está hablando de varios
miles de ahogados en unos
pocos meses, en la ruta desde
Mauritania, el foco de atención
de los medios de comunicación
es “el colapso de los centros de
atención de Canarias”. Y eso
que estamos ante una de las
mayores tragedias que están
ocurriendo en las puertas de
Europa y, debido precisamente,
a la acumulación de obstáculos
que venimos poniéndoles
para que cada vez les cueste
más caro, en vidas humanas,
el intento de llegada.
Tamaño desenfoque mediático
sólo responde a la conciencia
de la responsabilidad que nos
alcanza y a la necesidad de
maquillar, como sea, el sentido
de la realidad. Ésta es demasiado
dura y la impoluta conciencia
europea, patrocinadora
de la defensa de los Derechos
Humanos en todo el orbe, no
podría resistir el dedo acusador
de semejante tragedia. Veamos
lo absurdo de este intento, en
el siguiente ejemplo: El País
del día 22 titula que “El CNI
informó al Gobierno en diciembre
de la muerte de más de
1.700 inmigrantes ahogados”,
pues bien, el titular del día
siguiente es “El Gobierno asegura
que ha salvado la vida a
1.700 inmigrantes.” Puede
parecer absurdo, pero es algo
peor, es insultar a la memoria
de las personas muertas e
insultar al público lector al tratarlo
como menor de edad.
Ahora que parecen asomar
tiempos de paz en el conflicto
vasco, ¿habrá un hueco para
mostrar iguales ansias de justicia
para estas otras víctimas?
¿O tal vez no merezcan la
misma consideración por culpa
del color de su piel?

Tags relacionados: Conflicto vasco
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto