Canarias, ante la inmigración, mira a África

Lejos quedan aquellos días de 1994
cuando los habitantes de Fuerteventura
socorrían con café con leche y
mantas a los primeros inmigrantes
que arribaron a sus playas. El destino
de estos ya no son las costas de
Fuerteventura o Lanzarote sino el
sur de Tenerife, Gran Canaria o El
Hierro, la isla más meridional y despoblada
de todas. Y amplias capas
de la sociedad canaria han pasado a
un miedo cerval al inmigrante, fomentado
por líderes políticos y medios
que llegan a hablar de “invasión”.

24/04/06 · 1:19
Edición impresa

Lejos quedan aquellos días de 1994
cuando los habitantes de Fuerteventura
socorrían con café con leche y
mantas a los primeros inmigrantes
que arribaron a sus playas. El destino
de estos ya no son las costas de
Fuerteventura o Lanzarote sino el
sur de Tenerife, Gran Canaria o El
Hierro, la isla más meridional y despoblada
de todas. Y amplias capas
de la sociedad canaria han pasado a
un miedo cerval al inmigrante, fomentado
por líderes políticos y medios
que llegan a hablar de “invasión”.

El Gobierno y todo el arco
parlamentario canario siguen concibiendo
el proceso migratorio como
un producto de mafias extranjeras,
y hacen de su control el nodo central
de toda política. Por su parte,
José M. Soria, líder del PP, reclama
recurrir a la Armada para impedir la
temida invasión. Así, no es extraño
que hayan sido atacados centros de
acogida como sucedió con la quema
del Tunte (sur de Gran Canaria) hace
un mes o que se manifestaran en
2001 más de 3.000 personas contra
la instalación de un centro para menores
en La Esperanza.

Las casi 4.000 personas sin papeles
llegadas a las islas este año han
saturado los centros de internamiento
(CIE), sobre todo en Tenerife.
Las ONG han denunciado que
no se les permite el acceso y que
existe una clara vulneración de los
derechos humanos, algo similar a lo
denunciado por Human Rights
Watch en 2002. Según Carlos Boggio,
representante de ACNUR, esta
incomunicación impide el acceso
de abogados que los orienten. Al
mismo tiempo, la fundación Paz y
Solidaridad ha hecho público su malestar
por el mal funcionamiento de
la oficina de inmigración de S. C. de
Tenerife y por la pasividad del subdelegado
del Gobierno ante esta situación.
Senegaleses, malienses,
guineanos, etc. están siendo embarcados
en aviones rumbo a Nouackchott,
capital de Mauritania, donde
las autoridades no han dejado claro
cual será su destino final.

África, socio preferente

Desde 2004 África ha sustituido a la
UE como socio comercial preferente
de Canarias. Marruecos es el primer
cliente, seguido de Nigeria y
Mauritania, con quien las autoridades
han mantenido recientemente
encuentros al más alto nivel. Tanto
el Gobierno de Canarias como las
asociaciones empresariales, reacios
a la instalación de CIE en las islas, sí
pretenden hacerse con las importantes
subvenciones para el blindaje
de las fronteras de la UE que se incluyen
en la Iniciativa de Gran
Vecindad para las Regiones Ultraperiféricas.

El miedo a la invasión

también es utilizado para justificar
la posible inversión de capitales
Reserva de Inversiones de Canarias
(RIC, bonificación fiscal sobre los
beneficios empresariales para, exclusivamente,
la creación de empleo
en las islas) en África. José C.
Mauricio, consejero de Economía,
llegó a manifestar que “o se crea allí
una zona de prosperidad o nos invaden
20 millones de africanos”.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto