Montajes policiales y movilización vecinal
Diego Lores: "Estamos hartas de discursos y de 'clics', pero escasas de experiencias corpóreas, de juntarnos"

Diego Lores se enfrenta a tres años de cárcel y al pago de más de 30.000 euros por una supuesta agresión a un policía durante las protestas contra la instalación de un barco en una rotonda de Coia (Vigo).

13/01/17 · 15:04
Diego Lores, entrevistado por la Televisión de Galicia. / Asemblea Aberta de Coia

El 15 de diciembre de 2014, en una de las jornadas en las que el vecindario de Coia intentó impedir la instalación del barco Bernardo Alfageme en una de las rotondas de ese barrio vigués, Diego Lores fue acusado de agredir a un policía municipal. La Asemblea Aberta de Coia, a la que Lores pertenece, denuncia que no existen pruebas para acusarlo, que las protestas fueron pacíficas en todo momento y que el proceso judicial buscar servir de ejemplo al resto: “Diego siempre fue una de las caras más visibles de la lucha de la rotonda de Coia, por lo que creemos que su procesamiento no es casual. Pretenden que pague por todos los vecinos, para que quede claro qué sucede con las voces disonantes”. Señalan, además, que el proceso incurrió en numerosas “contradicciones e incongruencias”, que hicieron que la Fiscalía se negase a presentar cargos, de manera que sólo lo hace la acusación particular: la Policía Local de Vigo.

El próximo martes 17 tendrá lugar el juicio, en el que se piden para Diego Lores tres años y medio de cárcel, junto a una responsabilidad civil de 30.355,84 euros. Durante esta semana, la Asemblea Aberta de Coia está presentando el caso por diversas localidades gallegas, buscando “compartir experiencias, unir luchas y tejer redes, bajo el lema “nos quieren en soledad, nos tendrán en común” y presentando el cortometraje que recoge la historia de la movilización. Este domingo, además, se iniciará un cierre de 48 horas en la Parroquia Cristo da Victoria (sede de la Asamblea Aberta de Coia), con diversas actividades (conciertos, debates, talleres…), que terminará el martes por la mañana con una manifestación hasta los juzgados de la ciudad. Hablamos con Diego Lores.

Primero, quería saber cómo estás de ánimo y con qué expectativas llegas al juicio, teniendo en cuenta que la Fiscalía no ve indicios de delito y no presentó acusación.

De ánimo estoy bien. A pesar de ser una situación anormal tener que ir al juzgado por una causa tan injusta, estoy tranquilo y me siento muy acompañado, con mucha gente alrededor, mucha gente preocupada por nosotros y sosteniéndonos. En la parte más personal, me siento muy agradecido por la cantidades de cariño que estoy recibiendo, tanto de gente próxima como de otras personas desde fuera. Pero aunque esta situación cayó sobre una persona –ahora me toca a mí como antes le tocó a Xurxo– siempre lo hemos entendido como un asunto colectivo. En lo que respecta al propio desarrollo del juicio, a pesar de que este tipo de situaciones  –en las que un policía realiza una acusación de atentado– habitualmente terminan en condena, el hecho de que dos fiscales hayan pedido el sobreseimiento porque no veían materia para la acusación fue una agradable sorpresa. Y por tanto estamos confiados en que esto termine bien.

¿Qué pasó aquel día en el que te acusan de atentado contra la autoridad?

Estos días pienso mucho en que la verdadera noticia no es preguntarme a mí, sino que estaría muy bien preguntarle al policía que me acusó cómo está viviendo todo esto. Estaría bien saber la otra parte. Pero cuento cómo viví yo ese momento. Un grupos de vecinos y vecinas del barrio intentamos parar las obras. Desde el primer momento, el Gobierno local empezó a decir que nosotros no éramos del barrio, que éramos sindicalistas, que éramos Celtarras, que éramos violentos y no sé qué más. Después de estar varios días parando las obras, aparece un grupo muy grande de policías locales y con malos modos. Frente a ellos estábamos un grupo de vecinos muy mezclado, muy heterogéneo: gente mayor, gente joven, personas que de camino a hacer la compra se paraban allí momento, otros que como yo venían de llevar a los niños al colegio…

El 15 de diciembre la policía toma la rotonda y no nos deja entrar, formando tres cordones de agentes. Yo estaba un poco retirado, sobre todo porque estaba pendiente de controlar que no pasase nada. Vi que tres policías salieron corriendo detrás de un chaval, y empecé a correr detrás y cuando llegué donde estaba, un policía lo tenía cogido por el brazo, un policía que reconocí en ese momento, porque había hablado con él en los días anteriores. Le pedí que no le hiciera nada. Y en ese momento que estaba hablando con el agente, el chaval aprovechó para soltarse y huir. El policía se resbaló y se cayó sobre sí mismo, haciéndose daño en la mano, haciendo un gesto de dolor. Después de eso, volví a la rotonda, donde los vecinos y vecinas finalmente conseguimos romper el tercer cordón y entrar nuevamente en la zona de las obras. Pasó la mañana, y mi sorpresa fue que a la hora de comer un policía estaba preguntando por mí. Me presenté ante él y me tomaron los datos. Tres semanas después me llamaron de la Policía Nacional, fui a la comisaría y me detuvieron allí, acusándome de un delito de atentado.

Desde la Asemblea de Coia denunciáis que estás siendo un cabeza de turno, en un proceso que se dirige contra todo el movimiento, con el objetivo de “dar una lección” y atemorizar… ¿Te sientes así?

Hace unas décadas, seguramente, el poder resolvería esta situación con una carga mayor de violencia contra los que estábamos allí. Pero ahora las formas de control y de represión son otras, y les llega con acusar a unas pocas personas o imponer fuertes multas, para conseguir el mismo fin: desmovilizar y meter miedo. Estábamos siendo incómodos y ésta fue una forma de intentar callarnos. El tiempo fue pasando, estamos recuperados, y lo que queremos es aprovechas las movilizaciones como la que estamos teniendo esta semana para juntarnos y hablar de estas cosas: del camino para construír una vida y una sociedad en la que quepamos todas, y para conformar otro modelo de ciudad –en este caso, Vigo– que esté al servicio de las personas, no de los intereses inmobiliarios y de los poderes económicos, que lo único que hacen es expulsar cada día a más gente.

¿Cómo valoras la fuerza y la situación de los movimientos sociales en Vigo, teniendo en cuenta el contexto actual: un Gobierno de Abel Caballero (PSOE) con mayoría absoluta, una situación de cierto impasse después de años de intensa movilización…?

Nosotros entendemos que hay unos tiempos, marcados por la política partidaria, pero nosotros jugamos en otra liga. Tenemos en cuenta esta lógica de partidos, pero nosotros jugamos en unos tiempos más a largo plazo y en una lógica de construir procesos que nos lleven a escenarios en los que la vida sea posible. En Vigo asistimos a ese discurso de “ciudad hermosa”, que trabaja en el diseño de una ciudad de cartón, hecha sólo para los poderes económicos y para el turismo. Un discurso, desde el Ayuntamiento, de fomento de la política social, desmentido por las cifras y la realidad, pues la inversión social en Vigo está por debajo de la media de las ciudades del Estado. Es muy triste que pasado este y otros conflictos, Caballero ganase con mayoría absoluta, también en este barrio. Pero el escenario es el que es y nosotros trabajamos para construir dinámicas y redes humanas que vayan generando desde abajo una vida que nos permita cubrir las necesidades básicas de todas y cuidarnos. Lo cierto es que sigue habiendo mucha miseria y mucho dolor en la periferia, y encima quieren hacernos creer que esta situación tiene que ver con nuestras conductas, con razones individuales, cuando lo que estamos hablando es de problemas sociales y de una estructura que impide que todas podamos vivir con unos mínimos.

Da la impresión de que la lucha contra la instalación del barco en la rotonda tenía mucho de simbólico, pero que por debajo de ella se sumaban muchos elementos, muchas luchas: las prioridades económicas y el reparto de la riqueza, el derecho de los vecinos y vecinas a decidir sobre su barrio, la gestión del espacio público… ¿Lo consideras así?

Para nosotros la lucha del barco fue posible gracias a años de trabajo y de luchas que venía desarrollándose es espacios como la Parroquia del Cristo da Victoria de Coia, un espacio en el que se lleva construyendo comunidad, en el que se lleva construyendo barrio y ciudad desde hace mucho tiempo. Un lugar en el que muchas personas participamos, y en el que tuvimos experiencias de ganar luchas similares a ésta. Por ejemplo, en el caso del Parque de la Bouza, que era un espacio que estaba destinado a acoger edificios y que gracias a la lucha vecinal se consiguió que fuese un espacio verde. Sin entender esta lucha o el trabajo que llevamos años desarrollando en el ámbito de los derechos sociales a través de la ODS [Oficina de Derechos Sociales] no se puede entender la lucha del barco. Estábamos hartas de escuchar en las oficinas del Ayuntamiento que no había dinero para ayudas sociales o para pagar agua y luz a las personas que lo necesitaban. Y resulta que un día abrimos el periódico y el Ayuntamiento dice que va a gastar 300.000 euros en meter un barco en una rotonda.

El proyecto del barco se enmarca además en un proyecto de ciudad en el que Vigo se está transformando, dejando de lado a la gente. Estamos viendo cuáles son los métodos que emplea Caballero para llevar adelante el proyecto: si tiene que utilizar la violencia, la utiliza; si tiene que usar el dinero de todas para propaganda y esconder la realidad, lo hace. El barco fue muy simbólico, pero es que fue la chispa que prendió el trabajo hecho durante muchos años. Nos encontramos muchas en la rotonda. Siempre decimos que fue una lucha muy intergeneracional, muy diversa, con gente que venía de espacios muy politizados y otra que no estaba en absoluto politizada.

El barco, finalmente, se instaló. Hoy, ya con algo de perspectiva, ¿valoráis aquella lucha como una derrota? ¿O como una victoria, por la experiencia y las redes que permitió tejer?

Unos meses después de que el barco finalmente se instalara, publicamos un texto en el que decíamos que habíamos ganado. Ganamos porque fue muy importante tener esta experiencia concreta, corpórea, cargada de emociones, de miedo y de intensidad. Estamos hartas de discursos, de debates, de clics, de darle a “me gusta”, pero estamos escasas de experiencia corporales, de juntarnos las personas y de volver a hacer natural lo que era natural. De que las vecinas se encuentren, cada una desde su diversidad. De que nos juntemos para cubrir las necesidades que tengamos. Eso hicimos en la rotonda. No sé si ganamos o perdimos, pero nos dotamos de una práctica que es un potencia muy grande para, a partir de ese hilo, seguir tirando de él y seguir generando dinámicas alternativas a las del poder. Además, sirvió para crear multitud de vínculos y relaciones tanto en Vigo como fuera de la ciudad. Ahora tenemos que construir a partir de esas redes, buscando eso que siempre reivindicamos: vivir dignamente como derecho para todas. En Vigo ese derecho no existe, y tenemos que luchar para hacerlo posible.

El domingo iniciaréis un cierre de 48 horas en la Parroquia del Cristo da Victoria. Durante toda esta semana estáis manteniendo encuentros en toda Galicia, con el objetivo de “compartir luchas y tejer redes de defensa”. ¿El camino pasa por fortalecer ese trabajo en común?

El tema represivo es el que menos nos interesa de todo esto. Pero el juicio está permitiendo que mucha gente mire hacia nosotros, y queremos aprovecharlo para hablar de otros temas, fortaleciendo las alianzas ya iniciadas. El domingo empezaremos un cierre, invitamos a todo el mundo, de Vigo y de fuera, de Galicia y de fuera, a que venga a echarnos una mano y a compartir. En el final de la dictadura era muy habitual meterse en iglesias para protestar y defenderse. Ya que este Gobierno local dijo tantas veces que los que protestábamos no éramos de la parroquia, vamos a reivindicar que de allí somos. Los zapatistas dicen aquello de “nos tapamos para que nos vean”, pues nosotros nos metemos en la parroquia para que no nos ignoren. Tendremos cuentacuentos para los niños y niñas, música, charlas y talleres. Queremos que sea un espacio popular y festivo, que nos permita seguir conociéndonos y, de cara al futuro, trabajar juntos y juntas, abriendo brechas o aprovechando las distintas brechas que se abran en cada momento.

Artículo original publicado en gallego por Praza Pública.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0