Opinión
De protestas, rostros y quimeras

Hay una voluntad manifiesta por parte del Estado de que cualquier reivindicación social se diluya, de que toda la protesta posible acabe por reducirse a los me gusta de las redes sociales o las firmas digitales.

06/11/16 · 9:26

El pasado 19 de octubre se realizó un sonado boicot a la presencia de Felipe González y Juan Luis Cebrián en la Universidad Autónoma de Madrid. No tengo intención alguna de explicar unos hechos en los que no participé (ni soy estudiante universitario, ni vivo en Madrid), y sobre los que han reflexionado ya algunas de las personas que allí estuvieron.

Tampoco voy a escribir sobre ese campo de batalla que es la llamada "libertad de expresión", donde parece que sólo pueden pasear a sus anchas quienes ostentan el poder, siendo un terreno vedado para el resto de mortales. Y, aunque me cuesta, tampoco voy a responder a los cómicos desbarres de El País, donde se llegó a comparar a los estudiantes con ETA o Tejero.

No soy un tertuliano, no opino alegremente de todo lo que sucede a mi alrededor. Trato de hacerlo cuando tengo algún tipo de conocimiento al respecto. Y si ese conocimiento es vivencial, pues mejor. Por eso me ha escocido especialmente leer y escuchar a periodistas, escritores o a la alcaldesa de Madrid desatar una polémica tan absurda como sorda sobre el tema de las capuchas y las caretas.

Ello sólo demuestra que, o bien cumplen un papel deliberado en la criminalización de la protesta social en este país, o bien desconocen por completo las condiciones objetivas en las que ésta se desarrolla actualmente.

Cuando Manuela Carmena dice: "No entiendo la libertad de expresión con capuchas y caretas", sólo evidencia su absoluta desconexión de la realidad.

Quienes pertenecemos a movimientos sociales sabemos perfectamente que la idea de una democracia garantista es una quimera. No la habitamos ni tampoco la conocemos: ni de oídas ni de vista.

Nos movemos en un territorio donde la represión está a la orden del día (más todavía desde la instauración de la llamada "Ley mordaza"). Cualquiera que haya participado en el último ciclo de luchas que se abrió con el 15M puede dar cuenta de ello: constantes sanciones económicas, detenciones aleatorias, existencia de listas negras de activistas, procesos judiciales con peticiones fiscales desorbitadas, etc.

Hay una voluntad manifiesta por parte del Estado de que cualquier reivindicación social se diluya, de que toda la protesta posible acabe por reducirse a los me gusta de las redes sociales o las firmas digitales.

Tal y como indicaba un poco más arriba, trato de escribir sobre lo que conozco, así que vamos a ir zanjando la cuestión: Mi nombre es Ciro Morales, estoy condenado por el Tribunal Supremo a tres años de prisión por el llamado caso Parlament de Catalunya, pendiente de indulto desde hace año y medio.

El único hecho probado de la sentencia nº 161/2015 fue –cito textualmente-"entre las personas que le rodeaban y coreaban los lemas de la manifestación se hallaba D. Ciro Morales Rodríguez, siempre a la espalda" del diputado D. Ernest Maragall i Mira.

Fui a cara descubierta, ilustres biempensantes y demás gente de orden.

Dicho lo cual, ¿de verdad puede aceptarse como escandaloso el taparse el rostro en una protesta?, ¿tienen sentido esos aullidos mediáticos, clamores y vestiduras rasgadas?, ¿o es que se están riendo de nosotros?

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0