Política de fronteras
SOS Racismo y la Coordinadora de Barrios denuncian las agresiones a los 39 del CIE de Aluche

Las ONG de apoyo a las personas migrantes han presentado una denuncia en el Juzgado de Guardia para que se investiguen los testimonios de malos tratos por parte de la policía a las 39 personas que el martes se encerraron en la azotea del Centro de Internamiento de Extranjeros de Aluche (Madrid).

21/10/16 · 10:55

SOS Racismo y la Coordinadora de Barrios han presentado una denuncia hoy, ante los juzgados de Plaza de Castilla, para que se investiguen las agresiones, por parte de la policía, a los 39 internos del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Aluche que pasaron la noche del martes 18 al miércoles 19 en la azotea del edificio en protesta por su encierro y por las malas condiciones de vida en la institución.

Tras 12 horas de negociaciones con la Policía Nacional y personal del Ministerio de Interior, los internos decidieron bajar de la azotea a las 9h de la mañana del miércoles. Según la información que han recibido SOS Racismo y la Coordinadora de Barrios, los agentes les prometieron que no habría represalias contra ellos, pero al abandonar la protesta les sentaron en salas y les golpearon a todos.

“En las visitas que hemos realizado al CIE hemos recogido testimonios en los que nos contaban que, a pesar de las negociaciones con la policía, que les prometió que no habría represalias, sí las hubo. Nos han contado que hubo agresiones y malos tratos”, explica a Diagonal Clara García, de SOS Racismo. “Los compañeros que visitaron el CIE pudieron ver las heridas y hematomas de estos internos”, añade. Ayer, la web Desalambre, de Eldiario.es publicaba fotografías y testimonios de las heridas de algunos de los represaliados.

Desde SOS Racismo y la Coordinadora de Barrios explican que hay testimonios de internos que aseguran que las agresiones fueron dirigidas tanto a personas que habían participado en la reivindicación como a personas internas que no habían participado.

Los colectivos denuncian también la restricción de las comunicaciones con los internos del CIE. “Pese a que personas acreditadas para el acceso al CIE de diferentes colectivos intentaron realizar visitas al mismo, la entrada no fue permitida por la policía durante todo el día 19 de octubre. No fue hasta la mañana del 20 de octubre cuando se permitió a los colectivos acceder, si bien con obstáculos y restricciones como la negación de la posibilidad de utilizar traductores para la comunicación con las personas encerradas”, explican.

Esta mañana, las dos organizaciones han presentado una denuncia en el Juzgado de guardia, apoyada también por la Coordinadora para la Prevención y Denuncia de la Tortura (CPDT). La denuncia pide la investigación de lo ocurrido y la asunción de medidas cautelares que eviten la expulsión de las personas que hayan sufrido las agresiones o que hayan sido testigos de las mismas hasta que se esclarezcan los hechos.

Hasta el momento, desde SOS Racismo señalan que no saben si ya hay una fecha fijada para la deportación de las 39 personas que participaron en las protestas del pasado martes. Lo que sí pueden confirmar es que hasta el momento no se han producido deportaciones entre los amotinados el martes.

Malos tratos en las últimas semanas

“El CIE continúa siendo un lugar opaco, en el que se violan sistemáticamente los derechos humanos”, denuncian desde los dos colectivos. “Ni siquiera la enorme atención mediática y social a los hechos producidos disuadió a la policía de utilizar la violencia contra las personas encerradas. No se trata por tanto de un hecho aislado sino de la práctica sistemática en estos centros y en general hacia la población migrante”, añaden en el comunicado.

Los colectivos recuerdan que la protesta ha estado motivada por los malos tratos ejercidos por la policía durante las últimas semanas: “A través de testimonios de las personas encerradas hemos podido tener constancia una vez más de la insuficiente atención médica en el CIE, incluso de la negación de ésta en algunos casos, habiéndose llegado a deportar a personas enfermas contra su voluntad. Asimismo, la policía ha ejercido estos malos tratos a distintos niveles, no respetando el descanso de las personas internas mediante la reproducción de música estridente en la madrugada y comentarios obscenos durante las horas de rezo“.

Es por ello que condenan la respuesta policial y se reafirman en la denuncia que vienen realizando, junto con otras organizaciones, desproporcionado uso de la fuerza, la violencia, los tratos vejatorios y los malos tratos como práctica frecuente en el CIE. “Denunciamos los CIE como lugares de no-derecho, en los cuales se priva de libertad a migrantes por encontrarse en situación administrativa irregular“.

Testigos incómodos

Clara García explica la necesidad de que se esclarezcan estos casos de malos tratos antes de que se produzcan deportaciones de víctimas y testigos de las agresiones: “Muchos casos de este tipo acaban en la impunidad porque ya no están las víctimas o testigos”, explica Clara, que recuerda el caso de Alik, muerto en el CIE de Barcelona. En este caso, todos los testigos de los hechos que llevaron a la muerte de Alik fueron deportados a mitad de investigación, a pesar de que el juez había ordenado que declarasen como testigos. El caso se archivó poco después.

Leer: Deportados dos testigos clave en el caso del armenio encontrado muerto en el CIE

Denuncia SOS Racismo y Coordinadora de Barrios CIE de Aluche by Periódico Diagonal on Scribd

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

1

  • |
    LA VILEZA DE LOS COBARDES.
    |
    21/10/2016 - 1:11pm
    ¿Cómorrrr, funcionarios de policía perpetrando torturas, malos tratos, palizas, humillaciones, acosos, etc.?; eso es imposible, puesto que en España nos hemos dado entre todos LA DEMOCRACIA. Eso no es posible en España, hombre.
  • Foto publicada por Desalambre de las heridas de un interno que participó en la protesta y asegura haber sido represaliado. / Eldiario.es
    separador